Edición Impresa, Policiales

Cogollos venían por encomienda

Hubo detalles sobre la desbaratada “banda de las flores”

Aclararon que el efectivo federal detenido convivía con una persona sindicada como integrante de la organización que dedicada a la comercialización de marihuana de gran calidad que llegaba desde Misiones para ser vendida en el norte de la ciudad.


La Justicia federal local indagó ayer a cuatro de los 15 apresados un día antes en un megaoperativo de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Rosario, en el marco de una investigación para dar con una banda de vendedores de flores de marihuana que eran enviadas desde la provincia de Misiones por encomienda a la ciudad. La operación fue bautizada Gringo, en referencia al sindicado jefe de la distribución y comercialización en Rosario, Mario Visconti, un integrante de la pesada canalla que fue acribillado a balazos en mayo pasado como vuelto por otro crimen (ver aparte). Asimismo, tal como este diario publicó ayer, entre la decena y media de detenidos figura un policía antinarcóticos de la propia Federal y un ex candidato a legislador nacional oriundo de Casilda.

Fuentes judiciales indicaron ayer que las medidas ordenadas aún no terminaron, pero como balance previo enumeraron que se hicieron 27 allanamientos (23 en Rosario y 4 en la provincia de Misiones), hubo 15 detenidos (12 hombres y 3 mujeres), y se secuestró 70 kilos de flores de marihuana (conocidos como cogollos), 90 mil pesos, 800 gramos de cocaína, siete armas de fuego, precursores y tres autos.

Esta investigación surgió como apéndice de la causa Los Patrones, por la cual el 30 de noviembre de 2015 la Justicia federal realizó más de 40 allanamientos para desbaratar la operatoria narco de la banda Los Monos y a la vez desarticular a algunos de sus proveedores. En julio pasado, la pesquisa siguió y en la localidad misionera de Apóstoles detuvieron al conductor de un camión y sus dos acompañantes que llevaban 500 kilos de marihuana con destino a territorio santafesino. En esa operación, la Fiscalía Federal N° 3 de Rosario, a cargo de Marcelo Degiovanni, decidió enfocarse en la pata rosarina y descubrió que en un primer momento el hombre de Rosario que llamaba para pedir la droga se hacía llamar Robertito, el cual resultó ser Visconti. Sin embargo, tras ser asesinado, el mando pasó a “Picu”, identificado como Edgardo S., también rosarino y detenido el pasado miércoles, un día antes de los allanamientos que en su mayoría se efectuaron en la zona norte de Rosario, explicó ayer el jefe del departamento Antidrogas Este de la Policía Federal, Osvaldo Roberto Magnoli.

Otro de los sospechados de integrar la banda, Juan Javier G., ex candidato a senador nacional en 2015 por la Alianza Compromiso Federal en la localidad de Casilda, cabecera del departamento Caseros. Las fuentes indicaron que con su esposa, también detenida, están acusados de participar de la distribución de las drogas.

“El policía detenido no tenía un rol preponderante en la estructura de la banda pero vivía con una persona implicada en la causa y por ese hecho fue separado de la fuerza. Se encuentra detenido a disposición de la Justicia por órdenes de la ministra Patricia Bullrich”, precisó Magnoli.

Los pesquisas detallaron que tras el decomiso de los 500 kilos en Apóstoles la banda cambió de modalidad. En este último tiempo, Picu, quien había tomado el lugar del Gringo, pedía el cargamento vía encomienda y la redistribuía a sus puntos de venta para comercializarla por delivery.

En ese marco, mientras se producían los allanamientos en los distintos domicilios –en barrios Nuevo Alberdi, Alberdi y Cristalería, así como en el centro y también la vecina localidad de Funes–, otro grupo de efectivos se apostó en las oficinas del Correo Argentino de la ciudad de Rosario, donde secuestraron las encomiendas que habían rastreado desde Misiones. De esos envíos incautaron unos 70 kilos de flores de marihuana –cuyo valor es superior al de la marihuana prensada debido a su pureza– y 19 plantas de la misma sustancia, 800 gramos de cocaína, otros elementos vinculados con el narcotráfico, 90 mil pesos, 7 armas de fuego y tres autos.

En ese marco, ayer el magistrado Marcelo Bailaque, a cargo Juzgado Federal N° 4, indagó a cuatro de los 15 detenidos. “Aún falta concluir actuaciones tanto en Misiones como en Rosario”, dijo ayer un vocero del caso.

El Gringo Visconti

Mario “Gringo” Visconti tenía 37 años y había sido parte de la barra de Central. A fines de mayo pasado fue acribillado a balazos en Ibarlucea. Una hipótesis del crimen es que Visconti había sido nombrado como uno de los homicidas de Julio “Cara de Goma” Navarro, en barrio 7 de Septiembre, semanas antes. Visconti fue investigado por dos causas de narcotráfico en la zona norte de Rosario.

Comentarios