Coronavirus, Últimas

“Hoy los chicos y adolescentes son los más vulnerables al virus”

El presidente de la Sociedad Argentina de Pediatría planteó que es importante sostener los cuidados. El panorama epidemiológico en la ciudad es muy bueno pero las experiencias en otros países muestran que la pandemia tiene una evolución muy cambiante


Los nuevos casos de covid vienen bajando hace semanas en Argentina, las unidades de terapia intensiva ya no están saturadas y hay cada vez menos internaciones. Las vacunan funcionan y la campaña avanza de forma notable, esta semana se empezaron a vacunar a jóvenes de 17 años sin comorbilidades en la provincia de Santa Fe.

El presidente de la Sociedad Argentina de Pediatría Omar Tabacco habló con El Ciudadano sobre los aspectos a tener en cuenta en este momento de la pandemia donde la población menor de 12 aún no cuenta con un esquema de vacunación a la vista.

“Estamos en una fotografía de un buen momento. Digo fotografía porque sabemos que la pandemia es una película y esto puede cambiar. De hecho la variante delta ha tenido alguna circulación, hubo casos de hipercontagios en escuelas. Estamos en un momento epidemiológico que hoy es muy bueno pero no debemos descuidarnos  ni pensar que la pandemia ha terminado”, advirtió.

Destacó que en este contexto “los chicos y los adolescentes son los más vulnerables a adquirir la enfermedad” y aunque “la gran mayoría de los casos son leves y asintomáticos y los que la pasan mal son aquellos con comorbilidades” pidió no bajar la guardia  con las medidas de cuidado más efectivas: uso correcto de barbijo, aire libre o ventilación cruzada, distanciamiento y limpieza de manos.

En el mundo hay un caso que alarma: en Estados Unidos las salas de terapia intensiva pediátricas se están llenando desde hace algunas semanas. Sobre esto, Tabacco subrayó algunas cuestiones: el virus -incluso las nuevas variantes- no es especialmente más severo en niños que en adultos sino que el disparo de casos en la población no vacunada -en este caso niñas y niños- fue proporcionalmente mayor a las primeras olas y, por ende, los casos graves también tienen más chances de aumentar.

Señaló que hay expectativas sobre la aprobación de vacunas en menores, tanto pacientes sanos como no, Pfizer y Sinopharm y si bien está encaminada todavía faltarían unas semanas para que se de curso a su aplicación.

En Santa Fe, la ministra de Salud Sonia Martorano detalló este miércoles que los testeos dan un 4 por ciento de positividad, que solo hay un 60 por ciento de ocupación de camas y que los casos de la variante Delta, 21 hasta ahora, están controlados. Sin embargo, el gobierno provincial fue cauteloso con respecto a los anuncios de flexibilización a nivel nacional. Hicieron especial hincapié en la importancia de usar una medida tan efectiva como el barbijo, sobre todo en espacios cerrados. Las declaraciones las hizo desde uno de los centros de vacunación en Rosario, la ex Rural, donde se comenzó la inoculación en jóvenes de 17 años sin comorbilidades.

A principios de septiembre, la provincia duplicó las camas de terapia en hospitales pediátricos de Santa Fe. En el José María Cullen de Santa Fe, en el Zona Norte en Rosario y los efectores de Venado Tuerto y Rafaela. La expectativa es que no sea necesario su uso, pero ante lo que ocurrió en otros países cuando se expandió la variante Delta aumentaron los recaudos.

Tabacco recordó que, además de sostener las medidas de prevención e incentivar a toda actividad extraescolar al aire libre, es importante no mandar a los chicos a la escuela si presentan algún síntoma -sea dolor de cabeza o garganta, fiebre, tos o incluso síntomas gastrointestinales- y hacer una consulta inmediata al pediatra de cabecera.

En este punto estableció una diferencia con el tratamiento de adultos que no necesariamente se atienden con sus médicos habituales a la hora de una consulta por sospecha de covid. En niñas y niños recurrir al pediatra que ya los conoce a ellos y su familia, ayuda a tener una mirada más amplia del estado de salud para así definir si se requiere o no un hisopado. Además, planteó que entre los más chiquitos es muy difícil que manifiesten algo tan específico como la pérdida de gusto u olfato porque muchas veces no saben cómo nombrarlo.

Es importante estar atentos y ayudarlos con las medidas de cuidado, sobre todo en ambientes cerrados, procurando que sea también poco el tiempo de exposición temporal al virus.

Finalmente, sobre los anuncios del gobierno nacional de próximas habilitaciones, el presidente de la Sociedad de Pediatría dijo que le parece peligroso que se genere una sensación de que la pandemia terminó. “Si tomamos la experiencia de otros países vemos que hubo anuncios de terminar con el uso de barbijos y apertura de espectáculos pero después tuvieron que dar marcha atrás”, recordó.

“El tiempo dirá si es la medida correcta o no. Si miramos los indicadores fríos, la ocupación de camas y casos nuevos, por ahí uno dice es un buen momento para liberar actividades. Pero no hay que tener la falsa sensación de que ya pasó. Sobre todo porque no se están haciendo la cantidad de testeos necesarios. Esa es una decisión sanitaria, y en lugares como Buenos Aires no se está haciendo como se hizo en otro momento. Si no se hacen más testeos aleatorios, es decir no solo a los que tienen síntomas sino a los asintomáticos, porque son éstos los testeos que te orientan en cómo circula el virus y que daría una idea mayor sobre si hay mayor circulación de la variante Delta”, planteó.

“Los viajes de estudio, de jubilados y la habilitación de las canchas es demasiado, es un riesgo demasiado exagerado”, concluyó.

Comentarios