Edición Impresa, Mundo

Horror y caos conforman el nuevo paisaje de Haití

Entre barricadas de cadáveres la capital fue sacudida ayer con una réplica del sismo del martes pasado

La cara más dramática de la tragedia: muerte y desamparo sobre un mar de pobreza.
La cara más dramática de la tragedia: muerte y desamparo sobre un mar de pobreza.

Haití, el país más pobre de América Latina, tras el trágico terremoto presenta un paisaje caótico de muertos, heridos y desamparados, a modo de emergente mostró ayer el congestionamiento del aeropuerto principal, dificultando la llegada de asistencia humanitaria.

En este marco, mientras haitianos desesperados cortaban rutas con barricadas de cadáveres, Puerto Príncipe, la devastada capital, fue sacudida en la mañana de ayer por un sismo de magnitud 4,5 grados, una réplica del terremoto que el martes pasado destruyó la ciudad, anunció el instituto geológico estadounidense (USGS).

El epicentro del sismo fue situado a una profundidad de 10 kilómetros y a unos 25 kilómetros de la capital, según un comunicado del USGS.

La envergadura del desastre empujó al presidente de Estados Unidos Barack Obama a decir que el terremoto de Haití originó “una de las mayores operaciones de socorro” de la historia de Estados Unidos.

Para la Organización de las Naciones Unidas (ONU) también se trata de un hecho inédito: “Nunca estuvimos confrontados a un desastre de esta magnitud. No se parece a ningún otro, pues el país fue decapitado”, señaló desde Ginebra Elisabeth Byrs, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios.

Mientras tanto en Puerto Príncipe y sus adyacencias la desesperación comenzaba a dar paso a la ira de la gente que deambula por las calles y entre los cadáveres que se pudren al sol.

Barricadas de neumáticos en llamas, escombros y cuerpos sin vida bloqueaban la ruta principal entre la capital de Haití y la cercana Carrefour.

Los funcionarios de la ONU advirtieron que no pueden extender sus operaciones a las zonas circundantes de la ciudad hasta que no se les garantice seguridad.

Por su parte, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) afirmó que son decenas de miles los que desde hace cuatro días viven a la intemperie en los espacios públicos de la capital.

“Decenas de miles de personas viven actualmente en las calles y en campamentos improvisados en cualquier lugar público abierto de Puerto Príncipe”, remarcó Simon Schorno, portavoz del CIRC.

Y agregó lapidario: “Es un gran caos. En todos los barrios hay destrucción. La gente anda errante en busca de alimentos, de ayuda. Muchos de ellos llevan máscaras para protegerse del olor de los cuerpos en descomposición. No hay carpas, ni cubiertas de plástico. No hay dónde cocinar, ni retretes”.

Según el CICR las personas sin techo están repartidas en 40 lugares de la capital, Puerto Príncipe. Sólo en la principal plaza de la ciudad, la Plaza del Champ de Mars, hay unas 50.000 personas, señala el organismo humanitario, quien indicó que la cifra de damnificados ronda las tres millones de personas.

Simultáneamente entre los países y organismos que quieren hacer llegar la ayuda se generaron “roces” por la coordinación de las operaciones en el aeropuerto de Puerto Príncipe.

Los estadounidenses a cargo de la operativa del mismo, a pedido del gobierno haitiano, son cuestionados por las fallas en la coordinación del ingreso de la ayuda, al punto que Francia protestó oficialmente luego de que su avión hospital no pudiera aterrizar.

Por su parte, el coordinador de operaciones para las Américas de la Federación Internacional de la Cruz Roja, Mauricio Bustamante, confirmó a AFP que existe una “congestión gigantesca en el aeropuerto”.

El Jefe de los Cascos Blancos argentinos Gabriel Fucks calificó a Radio Mitre desde Santo Domingo de “anarquía” la situación que se vive en el aeropuerto y consideró que el funcionamiento del mismo estaba “fuera de control”.

Ortega acusa al pentágono

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, acusó ayer  a Estados Unidos de aprovechar la tragedia que vive Haití para instalar sus tropas en el país. “Se está manipulando un drama, el ejército norteamericano ya tomó el control del aeropuerto en Puerto Príncipe”, disparó contundete Ortega según informaron medios internacionales. El mandatario nicaragüense se referió al despliegue que los soldados de la división aerotransportada de Estados Unidos realizaron anteayer  en el principal aeropuerto del país caribeño. Con todo, el Pentágono anunció ayer que unos 10 mil efectivos serán movilizados en la zona de catástrofe en los próximos días, aunque muchos permanecerán en una flota de la Marina cerca de la costa. “Lo que se está pidiendo es ayuda humanitaria, sería una locura que todos empecemos a enviar tropas”, advirtió el presidente de Nicaragua, al tiempo que aclaró que espera que retiren los soldados del territorio latinoamericano.

El segundo avión argentino ya llegó a Puerto Príncipe

El segundo avión argentino con ayuda humanitaria para Haití llegó este mediodía a Puerto Príncipe, pocos minutos después de que arribara la primera aeronave que salió de Buenos Aires.

El segundo Hércules llevó al país caribeño otra planta potabilizadora de agua y cinco baños químicos. También llegaron a bordo el escuadrón de perros del ejército uruguayo, personal de la organización humanitaria Cascos Blancos y el director del hospital de la Fuerza Aérea, Juan Domínguez, además de médicos y periodistas y equipamiento para el hospital argentino donde se está atendiendo a las víctimas del terremoto.

El vuelo duró 17 horas y aterrizó a las 12.30, luego de sobrevolar la zona por 40 minutos a la espera de que otros cinco aviones bajaran su cargamento.

Las donaciones que arriban al aeropuerto de la capital haitiana deben ser descargadas rápidamente, para que los aviones puedan retirarse a República Dominicana cediendo el lugar a las naves que esperan aterrizar. Según la agencia de noticias NA, la situación que se vive en el aeródromo es caótica, ya que el lugar está colmado de distintas delegaciones de Naciones Unidas y camiones que trasportan los aprovisionamientos.

“Una de las mayores operaciones de socorro”

El terremoto en Haití originó “una de las mayores operaciones de socorro” de la historia de Estados Unidos, declaró ayer el presidente Barack Hussein Obama, en un encuentro organizado con los periodistas, junto a sus predecesores George Walker Bush y Bill Clinton.

Los dos ex presidentes aceptaron dirigir el “Fondo Clinton-Bush para Haití”, declaró conforme  Obama.

El presidente estadounidense advirtió que la distribución de la ayuda en Haití representa un “desafío enorme” para los socorristas y que la ayuda al pequeño Estado caribeño deberá contarse “en meses y años”.

Estados Unidos “sigue unido con el pueblo de Haití”, remarcó Obama, quien ha repetido a diario las intervenciones públicas para informar a sus ciudadanos de las acciones que toma su gobierno para hacer frente al desastre en el país caribeño.

“Al unir esfuerzos de esta manera, estos dos líderes envían un mensaje inconfundible al pueblo de Haití y al mundo”, indicó Obama en tono solemne.

El presidente destacó que sus dos predecesores tienen experiencia en situaciones similares: Bush en la ayuda a las víctimas del tsunami en Asia a fines de 2004, para la cual había movilizado a Clinton y a su propio padre, el ex presidente George H.W. Bush.
Clinton, en tanto, “ayudó a restablecer la democracia en Haití” supervisando la intervención de las fuerzas armadas estadounidenses en ese país en 1994, recordó Obama.

Comentarios