Edición Impresa, El Hincha

Revertir la imagen

Hora de ganar: la Lepra enfrenta a Quilmes y necesita arrancar con triunfo

El equipo de Diego Osella visita a Quilmes desde las 14.10 con equipo confirmado y mucha expectativa.


La pretemporada interminable llegó a su fin. La pelota comenzó a rodar y hoy será el turno para la Lepra. Será desde las 14.10 en el sur, ante un Quilmes que hasta hace pocas horas no sabía si podía levantar las inhibiciones para utilizar los refuerzos. En la previa, un panorama más que alentador, aunque con Newell’s nunca se sabe.

“No hay excusas, hay que empezar a ganar”, señaló Osella en la conferencia de prensa previa al cotejo. Y no es más que un reflejo de lo que todos piensan. El técnico tuvo en tiempo y forma los refuerzos que pidió (dentro de las posibilidades que entregaba la billetera de la Lepra) y tuvo tiempo suficiente para trabajar física y futbolísticamente al equipo. Ya no podrá decir “este no es el plantel que armé”, y mucho menos hablar del deterioro físico que le sirvió como excusa el semestre pasado cuando reemplazó a Lucas Bernardi.

En ese sentido, el técnico leproso entendió que el esquema más conveniente es el 4-2-3-1, al menos en este inicio. Y el buen rendimiento en la pretemporada de Mauro Formica e Ignacio Scocco, relegó al banco a Mauro Matos, sin dudas el refuerzo que llegó con más chapa y que pocos imaginaban iba a iniciar entre los relevos.

Está claro que Osella no llega con demasiado crédito. Tiene la banca de Eduardo Bermúdez, que no es poco, y del plantel. Pero necesita un inicio con buenos resultados, porque el hincha tiene el cuestionamiento a flor de piel y la derrota inesperada con Deportivo Morón por Copa Argentina acrecentó la impaciencia de la gente.

En la previa el análisis del entrenador es simple, se ilusiona con lo que puede entregar el equipo en ofensiva, y reza para que en defensa, “el talón de Aquiles” según Osella, no haya fallas, o al menos no sean determinantes.

El análisis del entrenador era bueno: un déficit importante en defensa. Pero la duda es si Moiraghi alcanza para resolver todos esos problemas. Si lo logra, el mérito será todo de Osella. Si no, el DT habrá fallado en un punto clave.

La ilusión leprosa pasa por la ofensiva. Quignón se mostró como una pieza interesante a la hora de iniciar la construcción del juego y tanto Formica como Scocco tuvieron una pretemporada para ganarse un lugar entres los once. Hoy será el momento de ratificarlo. Por los puntos, donde realmente vale.

Enfrente estará un Quilmes en plena crisis. Un plantel renovado a partir de la falta de pago a los jugadores, que incluso estuvo a punto de jugar con juveniles porque no podía levantar las inhibiciones.

La oportunidad parece propicia para que la Lepra tenga un buen arranque. Depende de Newell’s, como otras oportunidades. Y alguna vez debe responder de forma positiva.

Mauro Matos estará entre los relevos

Diego Osella convocó a 20 futbolistas para el estreno de hoy ante Quilmes y la particularidad es que en la nómina están los siete refuerzos que llegaron en este receso, además de Eugenio Isnaldo y Víctor Figueroa, que regresaron de distintos préstamos y el DT los integró al plantel.

Además de los titulares, el entrenador llevó a nueve jugadores más, dos de los cuales se quedarán afuera del banco. Los posibles relevos son Ezequiel Unsain, Nehuén Paz, Sebastián Prediger, Juan Ignacio Sills, Víctor Figueroa, Eugenio Isnaldo, Mauricio Tevez, Héctor Fertoli y Mauro Matos.

Finalmente Osella decidió incluir como titulares a cuatro de los refuerzos que llegaron (Quignón, Moiraghi, Voboril y Amoroso), y los otros tres estarán en el banco de suplentes (Matos, Sills y Prediger).

Otro detalle es que tal como se preveía, los juveniles perderán algo de terreno en este semestre. Apenas Fertoli, Unsain y Tevez son los pibes que integran la nómina de 20 concentrados.

Mucha experiencia

Osella apuesta este torneo a los jugadores experimentados, por eso no sorprende que hayan quedado relegados muchos juveniles. Y para ratificar en números el pensamiento del DT sólo hay que mencionar el promedio de edad del equipo que hoy pone en cancha: 31 años. Sí, la Lepra tendrá seis titulares por encima de los 30 años (el más veterano es Mateo con 38) y el más joven será Quignón, con 23. La diferencia con el torneo pasado es grande. En el último partido del certamen, ante Atlético Tucumán, el promedio de edad del equipo era de 25 años. Y de aquellos once hoy sólo estarán en cancha tres: Pocrnjic, Advíncula y Maxi.

Comentarios