El Hincha, Rugby

Opinión

¡Hora de cambiar el chip! La importancia para Los Pumas de ganar la serie internacional ante Escocia

Argentina lleva 15 años sin ganar un duelo de mitad de año, un éxito necesario para empezar a creer y construir bases sólidas para el futuro inmediato. A 424 días para el debut ante Inglaterra en Francia 2023, el equipo dirigido por Michael Cheika tiene tiempo, pero hay que aprovecharlo al máximo


Los Pumas pueden quebrar una racha de 15 años sin ganar una serie internacional este sábado ante Escocia. Crédito: Prensa UAR.

¿Por qué es importante para Los Pumas ganar la serie internacional de julio ante Escocia? El común denominador respondería que por el sólo hecho de festejar, pero para el seleccionado argentino significaría mucho más que un simple triunfo: es cortar una larga racha sin victorias en una serie mano a mano. Y, además, por el presente del equipo, sumaría un efecto positivo que permitiría afianzar el trabajo de Michael Cheika, quien asumió hace poco tras los malos resultados obtenidos en el ciclo de Mario Ledesma, que fueron consecuencia de una ausencia total de buen rugby.

Datos que dejó el fin de semana y que de ellos se desprende la necesidad de que Los Pumas de Michael Cheika logren ser competitivos y que el seleccionado mayor lo sea de manera regular. Porque se puede perder, porque así es el deporte, pero hay que tener equilibrio, para no tener que estar catalogando de “históricos” y de contar la cantidad de años sin ganar a tal o cual rival.

El primer dato, es el siguiente: hace seis años que Los Pumas no ganan dos partidos seguidos. La última vez fue en 2016, el 11 de junio le ganaron a Italia por 30 a 24 y el 19 de junio ante Francia 30 a 19. Y antes en 2014, frente a los mismos rivales pero en noviembre (última gran gira por Europa).

En tanto, el segundo dato es: hace quince años que Los Pumas no ganan dos partidos seguidos sobre equipos Top 10 del Ranking Mundial. La última vez fue durante el Mundial 2007, cuando el 7 de octubre derrotaron a Escocia (19-13) y 30 de septiembre ante Irlanda (30-15).

Romper con los quince años que no se gana una serie internacional, la última vez fue en 2007 cuando tanto en cancha de Colón en Santa Fe como en Vélez, se le ganó a Irlanda, pero ese periodo 2003-2007 es una panacea de resultados para Los Pumas. Porque se ganaron 4 series: 2003 a Francia, 2004 y 2006 a Gales y 2007 a Irlanda, empatando en 2005 con Italia, quizás el rival más accesible pero más incómodo para Argentina.

La última vez que Argentina se quedó con una serie internacional fue en el año 2007 frente a los irlandeses.
Gentileza Diario El Litoral.

En resumen, desde 2003 a 2022, se jugaron 14 series internacionales -la 15ª es la que se esta disputando-: se ganaron las ya mencionadas; al empate de 2005 con Italia, se registran igualdades con Escocia en 2008, Inglaterra en 2009, Francia en 2012 y 2016; perdiendo 5 duelos mano a mano: con Escocia en 2010, Inglaterra en 2013 y 2017, Irlanda en 2014 y Gales en 2018.

Por supuesto que son diferentes épocas, y no se puede comparar lo que se vivió durante el ciclo de Loffreda-Baetti con los de Santiago Phelan y Daniel Hourcade.

Pero lo que sí se puede analizar es que ese equipo ante las diferentes adversidades que tuvo que enfrentar logró un equilibrio, fue competitivo.

Los jugadores se revelaron, y no es que hoy se está llamando a una revolución y dar un golpe, sino que desde el plantel tiene que nacer la necesidad de un cambio, ellos son los verdaderos protagonistas de esta historia, Cheika junto a su staff son tan sólo los directores de la obra pero los que toman las decisiones y actúan sobre el verde césped son los jugadores.

Quedan 424 días para el debut ante Inglaterra en Francia 2023, en ese lapso de tiempo hay un muy buen número de partidos y de semanas de entrenamiento en los cuales el equipo puede trabajar para lograr superarse y mejorar.

Volviendo el punto de partida, ganar la serie ante Escocia no es solo para las estadísticas, es para marcar un punto de partida, porque Los Pumas de Loffreda y Baetti, no tuvieron esos resultados por obra divina, tuvieron que campear diferentes tormentas que hizo madurar al equipo y marcar un rumbo. Técnicamente este equipo no tiene nada que envidiarle nada a nadie, tiene los recursos humanos para conquistar lo que se proponga, porque en el deporte se puede ganar y se puede perder, pero la forma en que se juega lo dice todo, tener un traspié pero jugando bien, habla a las claras que habrá un futuro exitoso.

Comentarios