Conciertos, Edición Impresa, Espectáculos

elena roger junto a escalandrum

Homenaje a Piazzolla que hace vibrar la sangre

La cantante Elena Roger detalló el show que dará junto a Escalandrum con temas del compositor.


La cantante y actriz Elena Roger y el sexteto Escalandrum llegarán este sábado a las 21.30 al teatro El Círculo para presentar su primer disco en colaboración titulado 3001, en el que la cantante y la agrupación liderada por Daniel Pipi Piazzolla recorren canciones emblemáticas de la obra de Ástor Piazzolla con un sonido actual y original.

En el marco de una amplia gira nacional e internacional, el espectáculo ofrecerá un recorrido por temas emblemáticos como “Balada para un loco”, “Los pájaros perdidos”, “Balada para mi muerte”, “Chiquilín de Bachín”, “La bicicleta blanca”, “Vuelvo al sur”, entre otras, bajo arreglos de Nicolás Guerschberg.

El homenaje a Piazzolla por parte de Elena Roger & Escalandrum, cuyo líder es nieto del gran compositor, plantea una recreación de las piezas más significativas de la obra de su abuelo. Las entradas se encuentran a la venta en la boletería del teatro

La música de Piazzolla remite incesante a escenarios mentales de toda índole que nacen en cada gesto, en cada palabra. Parece imposible, como oyente, no dar rienda suelta a la imaginación en temas emblemáticos como “Balada para un loco” o “Vuelvo al Sur”.

No obstante, 3001 no es teatro sino un show musical. “La interpretación está ahí, a flor de piel; aunque no hay una puesta escénica: No se trata de una obra sino de un concierto que tiene muy buenas luces”, dijo Roger en diálogo con El Ciudadano. La artista, que además de su voz aporta en la dirección del espectáculo, arriesgó una opinión sobre la obra del gran compositor y resumió: “Siempre fue una música que me hizo vibrar la sangre”.

—¿Cómo se da este encuentro con el Pipi. En qué consiste el espectáculo que están mostrando desde hace dos años y con el que vienen a Rosario?

—Yo los conocía pero nunca lo había ido a ver hasta que un día los escuché en el mítico reducto jazzero Birdland, cuando tocaron en Nueva York, mientras yo estaba allá protagonizando el musical Evita en Broadway. Desde ahí se armó como una buena relación pero no mucho más. Luego, en el verano de 2014 ellos me convocaron a cantar. Yo puse como único requisito interpretar a Piazzolla. Ellos ensayaron en Buenos Aires y yo lo hice en Ushuaia y nos encontramos el día del evento. En la prueba de sonido vimos que salía perfecto y que había mucha magia. Esa noche, después del show nos quedamos con una sensación muy linda de lo que había pasado por lo que, un tiempo después, nos juntamos para hacer un disco y empezar a moverlo.

—¿Cuál era tu conocimiento de la obra de Piazzolla y tu afinidad musical con este compositor antes de ingresar de lleno en su mundo?

—Había escuchado mucho cuando estuve en Londres haciendo Evita, porque también me estaba preparando para hacer el disco Vientos del Sur. Siempre fue una música que me hizo vibrar la sangre. Ahora que tuve la oportunidad de ver más de cerca y analizar la letra de todos los compositores, de escuchar la música y cómo lo tocan los chicos de Escalandrum, me gusta cada vez más. Me siento cada vez más relajada en interpretarlo y más conforme con lo que estamos haciendo. Estoy muy contenta con la música, es muy elevada, y los chicos de Escalandrum que hace muchos años están juntos, lo tocan increíblemente bien. Estoy muy contenta de ser parte de esto.

—Hay canciones que son muy conocidas en el programa del repertorio que tienen una fuerte imagen simbólica. ¿Hacen una interpretación escénica de las canciones?

—Es un concierto y no hay baile. La interpretación está ahí a flor de piel aunque no hay una puesta escénica. No se trata de una obra teatral sino de un concierto que tiene muy buenas luces y unas visuales que no estoy segura que llevaremos a Rosario. Hay un concepto de Renata Schussheim con respecto al vestuario. Es un espectáculo muy cuidado. Por supuesto que, con los chicos de la banda, todo el tiempo estamos mostrando lo físico.

“3001”, PROYECTO PIAZZOLLA

En 3001 la cantante y la agrupación liderada por Daniel Pipi Piazzolla recorren canciones emblemáticas del repertorio de Ástor Piazzolla. El disco fue grabado en el mítico estudio ION y ya se encuentra disponible en plataformas digitales y disquerías de todo el país. Además de Elena Roger (dirección y voz) y Daniel Piazzolla (dirección y batería), estarán en el escenario de El Círculo los músicos Nicolás Guerschberg (piano y arreglos), Mariano Sívori (contrabajo), Damián Fogiel (saxo tenor), Gustavo Musso (saxo alto y soprano) y Martín Pantyrer (clarinete bajo).

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios