Edición Impresa, Mundo

Holanda: se quebró la alianza de gobierno

La coalición centroizquierdista no acordó el retorno de sus tropas en Afganistán.

La alianza que gobernaba hasta el pasado viernes en Holanda se disolvió ayer, luego de que los tres partidos que la conformaban no llegaran a un acuerdo en relación a la fecha de retiro de sus tropas de Afganistán.

Después de que la disolución fuera comunicada por el primer ministro, Jan Meter Balkenende, a la reina Beatriz, desde el ministerio del Interior anunciaron que anticiparán las elecciones legislativas que debían realizarse en marzo de 2011 para antes del verano boreal.

La disolución se dio luego de que el partido democristiano (al que pertenece Balkenende) declaró que pretendía dejar un pequeño contingente de militares en suelo afgano más allá de 2010, aunque estaba previsto que las tropas se retiren a finales de este año. La decisión de este bloque partidario coincidía con el pedido de la Organización Tratado del Atlántico Norte (Otán), que lleva a cabo una gran ofensiva sobre el país asiático.

Por el contrario, la socialdemocracia encabezada por el vicepremier, Wouter Bos, quería que se respete la fecha del retiro total acordado. “El último soldado holandés abandonará la región de Uruzgán a finales de este año”, sentenció Bos, porque eso es lo que le “prometieron a los holandeses”.

Por su parte, Balkenende aseguró ayer por la madrugada: “Como jefe de este gobierno, no he tenido más remedio que constatar que no existía alternativa fructífera para que este gabinete siga su labor”, aseguró.

Holanda tiene dispuestos cerca de 2.000 efectivos en el sur de Afganistán, bastión de la resistencia islamista talibán que cuenta con la presencia gendarme neerlandesa desde 2006.

El gobierno de unidad holandés hubiera cumplido tres años en el poder el próximo lunes y su retirada debía comenzar en agosto y terminar a fines de año, según una decisión tomada en 2007 por el gobierno y ratificada por los diputados.

Sin embargo, a fines del año pasado, la Casa Blanca decidió enviar 30.000 soldados más a Afganistán, y pidió a sus “socios europeos” que hagan un esfuerzo en ese sentido debido a la creciente violencia en el país invadido a fines de 2001, tras los atentados a las Torres Gemelas y el Pentágono.

Además, hace menos de una semana la Otán está llevando adelante una operación ofensiva en suelo afgano. En ese marco, los ministros de los tres partidos de la coalición de centro-izquierda se habían reunido anteayer para estudiar una petición de la Otán para que Holanda permaneciese un año más en Afganistán con una misión más “pequeña”.

A esta solicitud se oponía el partido del ministro de Finanzas Wouter Bos, uno de los tres bloques de la coalición. Y como la primera reunión entre los líderes Balkenende, Bos y Andre Rouvoet (de la Unión Cristiana) había terminado sin consenso, los diputados le habían exigido al gobierno tomar una decisión antes del 1º de marzo, que a falta de acuerdo, decidió disolverse. El marco electoral es contrario para la socialdemocracia ya que la derecha lidera las encuestas. En tanto, el 66 por ciento de los holandeses quiere el retorno de las tropas.

Comentarios