Mundo

Tensión en aumento

Holanda anunció la expulsión de cuatro espías rusos

Acusados de intentar un ciberataque contra la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas. Sostienen que el servicio secreto ruso o bien el Kremlin podrían estar detrás de la operación


Holanda anunció este jueves haber expulsado a cuatro espías rusos tras un intento frustrado de ataque informático contra la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (Opaq), uno más de los recientes ciberataques internacionales de los que varios países occidentales acusaron a Moscú.

Las autoridades holandesas explicaron que los presuntos agentes rusos habían colocado un vehículo repleto de equipos de vigilancia electrónica en el aparcamiento de un hotel cercano a la sede de la Opaq, en La Haya, para piratear su sistema informático.

El intento de ciberataque tuvo lugar en abril, cuando la organización analizaba un presunto uso de armas químicas en Siria, que los países occidentales atribuyeron a Moscú, y el envenenamiento con una sustancia neurotóxica del ex espía ruso Serguéi Skripal en Inglaterra, del que Londres acusó también a Rusia.

La operación policial en Holanda contó con la ayuda de Gran Bretaña y se sumó a declaraciones del Reino Unido en las que, horas antes, había acusado a la inteligencia militar rusa de algunos de los principales ciberataques realizados en el mundo en los últimos años.

La Opaq confirmó en un comunicado que “desde principios de 2018” ha constatado “un aumento de las actividades relacionadas con la ciberseguridad”.

“La Opaq se toma muy en serio la seguridad de sus sistemas de información y de sus redes”, añadió.

“Con la operación expuesta hoy (por ayer) hemos arrojado nueva luz sobre las inaceptables actividades cibernéticas del servicio de inteligencia militar ruso, el GRU”, afirmaron en un comunicado conjunto la primera ministra británica Theresa May y su homólogo holandés Mark Rutte.

Estas acusaciones amenazan con tensar aún más las difíciles relaciones entre Reino Unido y Rusia, que comenzaron a degradarse en 2006 tras el asesinato en Londres del ex espía ruso Alexander Litvinenko con una sustancia radioactiva.

Y de momento ya lograron abrir un nuevo frente en la moderna guerra fría que rusos y occidentales se libran desde hace meses.

Más imputaciones

El Departamento de Justicia estadounidense anunció la imputación de siete agentes de la inteligencia militar rusa por una campaña global de ciberataques contra sectores deportivos, una agencia internacional y una firma especializada en energía nuclear. Desde Bruselas, el secretario de Defensa estadounidense James Mattis anunció además que ponía los medios de ciberdefensa de su país a disposición de la Otan, después de que el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, urgiese a Rusia a “cesar su comportamiento temerario”.

También en Bruselas, la Unión Europea condenó la “agresiva” campaña de ciberespionaje rusa.

Aunque en el pasado ya se habían atribuido a Rusia varios importantes ataques informáticos, Londres anunció por primera vez que su Centro Nacional de Ciberseguridad (NCSC) podía vincularlos directamente al GRU y en última instancia al Kremlin.

Entre los ciberataques que el NCSC británico atribuyó al GRU figura el del partido demócrata estadounidense, preludio del escándalo sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, y del que Washington ya había acusado a la inteligencia militar rusa.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios