Policiales

Operativos en la zona noroeste

Hijo de conocida transera se entregó por doble crimen

Fue en medio de los operativos que hizo la TOE para hallar al trío de jóvenes, sospechado como los autores del doble homicidio de Leandro Zarandonelli y Carlos Gálvez, ocurrido a fines de marzo pasado en Medrano al 2700, de barrio La Cerámica.


En medio de una serie de allanamientos para dar con tres jóvenes sindicados como los autores del doble homicidio ocurrido a finales de marzo pasado en zona noroeste, uno de los sospechosos se entregó este jueves ante los uniformados de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE). Se trata de Milton F., de 20 años, quien es hijo de Olga “Tata” Medina, una mujer de 50 años que está procesada desde 2014 por el delito de comercio de estupefacientes en los barrios La Cerámica y Parque Casas. El doble crimen es investigado por el fiscal Ademar Bianchini y la  audiencia imputativa a Milton F. se realizará este viernes a las 11 en los Tribunales Provinciales.

Eran cerca de las 23 del viernes 29 de marzo cuando los ocupantes de dos automóviles dispararon contra un grupo de amigos que estaban en la vereda de Medrano al 2700. Leandro Zarandonelli, de 28 años, recibió un disparo en la cabeza y murió en el acto. Su amigo Carlos Gálvez, de 30, también fue herido en el cráneo y en el abdomen. Gálvez falleció tras agonizar cinco días en el Heca.

Ese día, algunos habitantes de la cuadra contaron que apareció un Citroën C3 y un Volkswagen Trend, otros apuntaron a un auto color gris. A esa hora, Medrano al 2700 estaba llena de gente y había varios niños, agregaron los vecinos.

El papá de Leandro contó en una entrevista televisiva que su hijo no tenía problemas con nadie. “Estamos cansados de denunciar, y la Policía no hace nada. Pasan y tiran tiros por todos lados”, dijo, y mostró al periodista los impactos que habían quedado en el frente de una vivienda. “Fueron mucho más que diez disparos”, señaló.

“Preguntale a los vecinos. Son siempre los mismos. Pasan en auto y tiran, le peguen al que le peguen, no les importa un carajo. Uno es el hijo de la Tata Medina, que manejaba el coche, y los otros son los amigos”, confió el hombre.

Desde un primer momento, los pesquisas lograron identificar a los autores como Milton F., hijo de la Tata, Walter C. y Alan A., todos de 20 años, a quienes se les libró un pedido de captura.

Tras una investigación, el  personal de la TOE realizó este jueves allanamientos en Medrano al 2600, República de Irak al 1400 y dos en pasaje Franco al 1800. En medio de los procedimientos, Milton F. se presentó en la sede de la TOE, quedó detenido y mañana a las 11 tendrá la audiencia imputativa. Por su parte, los otros dos sospechosos continúan prófugos, indicaron voceros judiciales.

Una familia blanco de ataques

Milton fue víctima de dos ataques a balazos en menos de un año. La tarde del domingo 5 de noviembre pasado recibió un disparo en el rostro y otro en el tórax en la misma zona donde ocurriría el doble homicidio cuatro meses más tarde: en Medrano entre el 2600 y el 2700.

Los pesquisas indicaron que en esas cuadras hay una histórica disputa por el dominio del territorio para la venta de estupefacientes. “Hay un búnker  que es de la Tata en una cuadra y otro que responde al Clan de los Romeros a la altura del 2700. Tras los operativos que realizó Justicia Federal en 2014, en esa zona siempre hay disputas para quedarse con el liderazgo de la zona. Por eso siempre hay enfrentamientos en esas cuadras”, indicaron los pesquisas.

Tras la balacera, Milton se subió un Volkswagen Fox y manejó hasta el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. El joven fue operado y quedó internado por varios meses.

A finales de abril de 2016, Milton había podido sortear las balas. La balacera ocurrió frente al Club Defensores de América, una humilde institución en una manzana delimitada por Casiano Casas y Unión, a la altura del 1300 y por Washington y Blas Parera al 1600. Ese día había al menos 40 chicos jugando a la pelota y se sintieron explosiones. Padres y niños pensaron que alguien estaba tirando petardos, pero en realidad un grupo de muchachos estaba tirando tiros a mansalva. En medio del tiroteo, dos niños de 7 años sufrieron heridas de bala en las piernas.

Según vecinos de Casiano Casas eran tres pistoleros, que llegaron en un Renault 12 gris; otros aseguraban que también se movían en una moto Honda Tornado y una camioneta. Uno de ellos portaba un arma larga y sus acompañantes pistolas. Todos coincidían en la identidad de uno de los pistoleros y quiénes eran el blanco de las balas. “El de la metra era el Sergio S. Y fueron hasta el playón a buscar al Milton, el hijo más chico de la Tata, que siempre vende falopa ahí. Tiraron entre 50 y 60 tiros” explicó un nene de 9 años. Esta versión fue confirmada por vecinos.

No son los únicos ataques que sufrió la familia de Milton. Dos hermanos mayores, Luis Alberto y Carlos Daniel Medina fueron asesinados en un lapso de ocho meses entre 2011 y 2012. Luis, de 24 años, fue asesinado en junio de 2011 en el barrio San Miguel de Granadero Baigorria mientras que Carlos, de 27, murió asesinado de seis disparos por la espalda en febrero de 2012 en Blas Parera al 1400, de la zona noroeste.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios