Policiales

Ataque en zona sur

Hijo de Norma Acosta teme por su vida

A una semana de que la familia se quedara sin custodia federal, desconocidos balearon la casa. El hijo de la mujer conocida por sus denuncias contra el clan Bassi apuntó contra el padre de Martín “Fantasma” Paz


Desconocidos balearon este miércoles por la noche la casa de Norma Acosta, una mujer que se hizo conocida por sus denuncias contra actores locales del narcotráfico y quien desde hace tres semanas está detenida al confirmársele la condena en una causa federal, en inmediaciones de Alem y bulevar Seguí. Estaban sus tres hijos, dos pequeños y la pareja del mayor de los hermanos. El joven dijo que la Justicia federal retiró la custodia hace una semana y pidió ayuda porque teme por la vida de su familia. Enigmático, dijo por radio que detrás del ataque puede estar “el nuevo dueño de la provincia. Un hombre al que le mataron un hijo en una causa fantasma”, lo que pareció una referencia a Luis Paz, padre de la víctima de un homicidio en 2012 que originó la pesquisa sobre la banda de Los Monos por asociación ilícita.

Sergio, el hijo mayor de Norma Acosta, contó este jueves santo la pesadilla que le tocó vivir. El muchacho dio una entrevista al programa De 12 a 14 de Canal 3 frente a los Tribunales provinciales donde visiblemente asustado describió el ataque que sufrió su familia.

“Habíamos terminado de comer. Estábamos con mi hermano de 19 años, mi otro hermano de 12 años estaba jugando a la play y tenía puesto los auriculares. Mis dos hijos jugaban en la cocina y mi pareja estaba en el baño”, dijo el joven para agregar que con su hermano estaban preparando el mate sentados a la mesa.

Habían pasado unos minutos de las 23 cuando Sergio sintió un golpe seco en la puerta de chapa del frente. “¿Escuchaste lo mismo, patearon la puerta?”, le dijo a su hermano. El joven lo miró y supo que también lo había escuchado. Pasaron segundos y sintieron dos estruendos fuertes.

Los hermanos se metieron debajo de la mesa y trataron de verificar si los hijos de Sergio y su otro hermano de 12 años estaban a salvo.

Sergio contó que llamó al 911 y no se asomó hasta que no escucharon las sirenas de la Policía. También describió que no pudo dormir en toda la noche y que hermano menor empezó a sufrir ataques de asma por el susto.

Hace una semana la custodia que había dispuesto la Justicia federal para la casa no está, confirmaron voceros de la Justicia provincial. Sergio dice que no sabe quién o quiénes fueron los autores del par de disparos contra la puerta del frente. Dijo que no sintió el ruido de un auto como tampoco motos.  Este es el segundo ataque tiros contra la casa de Norma Acosta.

Sergio estaba en medio de la entrevista junto con su abogado Nazareno Bravo cuando avisó que le había bajado la presión. Dijo que tiene “muchísimo miedo” por su vida y la de su familia, salió de cuadro y se desmayó. Los médicos del Sies lo asistieron.

Antes, había dicho en el programa Trascendental de la radio LT8 que suponía que detrás del ataque estaba “el nuevo dueño de la provincia. Un hombre al que le mataron un hijo en una causa fantasma”. Fue una referencia a Luis Paz, un empresario que está investigado por lavado de dinero por la Justicia federal de la ciudad de Santa Fe. Su hijo, Martín (alias Fantasma), fue asesinado el 8 de septiembre de 2012 en Entre Ríos y 27 de Febrero y esta pesquisa derivó en la causa por asociación ilícita por la cual la banda de Los Monos está sentada en el banquillo a la espera de sentencia.

El ataque de este miércoles por la noche quedó a cargo de un fiscal de la Unidad de Flagrancia, quien ordenó al personal del Gabinete de Criminalística y de la Policía de Investigaciones (PDI) la recolección de pruebas. Voceros judiciales no informaron los resultados, aunque aclararon que dispusieron custodia de parte de la Policía provincial para la vivienda. Los investigadores judiciales señalaron que no descartan ninguna hipótesis.

El primer ataque y los crímenes

En diciembre de 2013, a Norma Acosta le balearon el frente de su casa. Para ese entonces, a los atacantes no les importó que tuviera custodia, la cual había sido dispuesta por la Justicia federal hacía poco tiempo. El 13 abril de ese año, el esposo de Norma, Miguel “Japo” Saboldi, había muerto en un incendio intencional en el penal de la Alcaidía de Jefatura donde había quedado preso por la causa conocida como Narcochacra, que terminó con todos absueltos por el tribunal federal que a la vez mandó a investigar a los policías que hicieron el procedimiento y al juez provincial que lo ordenó, Juan Carlos Vienna (el mismo que instruyó la causa por asociación ilícita contra Los Monos). Norma apareció en los medios y denunció que el siniestro fue intencional y que los autores buscaban eliminar a su compañero.

En 2013, Rosario apareció en las crónicas policiales del país por la saga de asesinatos que se cometieron para vengar el crimen del líder de la banda Los Monos, Claudio “Pájaro” Cantero, ejecutado en mayo de ese año. Para Norma detrás de los ataques que sufrió estuvo el clan Bassi enfrentado con Los Monos, al que vinculó con el entonces intendente villagalvense Pedro González. Luis “Pollo” Bassi fue absuelto en un juicio oral donde estaba sindicado como instigador del homicidio del Pájaro. Dos hermanos y el padre de Bassi fueron asesinados en los últimos años.

El hermano de Norma, Aldo Acosta, también fue asesinado a tiros el 1° de abril de 2014 en Presidente Roca al 2300: la versión oficial señaló que el joven había intentado cometer un robo. Por la muerte de su hermano, Norma apuntó contra la Policía. El 3 de diciembre de ese año, mataron a su padre, también llamado Aldo. El hombre fue ejecutado de seis balazos en inmediaciones de su casa de Villa Gobernador Gálvez. Los atacantes también hirieron de tres tiros a un hermano de Norma, de 15 años. En esa oportunidad, Norma volvió a apuntar a los Bassi. Dos hermanos allegados a este clan terminaron condenados por el crimen en un proceso abreviado.

En la entrevista de este Jueves Santo frente a Tribunales, Sergio recordó que luego de la muerte de su abuelo le hicieron llegar mensajes de que el próximo era él.

La causa en el federal

Norma tenía una causa en la Justicia federal desde junio de 2009. Había sido sentenciada en agosto de 2013 a 6 años de prisión, en un juicio en el que el tribunal puso la mira en la actuación policial, aunque la resolución fue apelada. En febrero pasado, la Cámara Nacional de Casación confirmó la condena para Norma por integrar una banda dedicada a comercializar drogas. Norma se entregó apenas se enteró y desde esa fecha quedó detenida en el penal de Ezeiza.

Si te gustó esta nota, compartila