Edición Impresa, El Hincha

El nueve de oro

“Hicimos un click”

Con un solo tiempo, a Ruben le alcanzó para dejar su huella en el triunfo ante Gremio.


Otra vez. Como en ocasiones anteriores, Marco Ruben volvió a ser determinante para un triunfo de Rosario Central. En esta oportunidad, el éxito auriazul ante Gremio en Porto Alegre estuvo apuntalado por un muy buen funcionamiento colectivo. Pero el dueño del gol, como durante la temporada pasada, sigue siendo Ruben, el “Nueve de Oro”.

“Dimos un gran paso, pero no hay que olvidarse que faltan 90 minutos”, fue lo primero que dijo el artillero Canalla, dueño ya de 12 tantos en lo que va de la temporada, 7 por el torneo local y 5 por la Libertadores.

Según Ruben, este importantísimo triunfo obtenido ante Gremio “no hace más que reafirmar lo orgullosos que tenemos que estar de este equipo, que en una cancha muy complicada nos plantamos firmes, corrimos y jugamos como queríamos”.

Y dejó un título importante, una buena noticia para el hincha de Central: “Recuperamos la mentalidad de conjunto que estaba faltando, porque no veníamos bien, y tampoco se nos estaban dando los resultados; para mí hicimos un click”.

—¿Qué análisis hacés de este importante triunfo?

—Estoy muy satisfecho y contento con el rendimiento grupal, que estuvo por encima de las individualidades. Estoy feliz, pero siempre sabiendo que esto no está cerrado, que todavía faltan jugar otros 90 minutos en Rosario.

—Se los vio como un equipo muy solidario.

—Es que esto requiere jugarse todo. Es mano a mano, 180 minutos, y no hay margen para equivocarse. Fuimos inteligentes, planteamos un buen partido, y nos llevamos un triunfo muy importante. Pero también valoro que recuperamos nuestra identidad como equipo. Hubo un poco de todo, pero me gustó la mentalidad ganadora porque veníamos de un par de partidos en los que las cosas no nos habían salido como las planeamos, y no conseguimos resultados. Pero ante Gremio pudimos revertir esa situación.

—¿Qué sentís que recuperaron como equipo?

—Creo que volvimos a ser ese esquipo duro, agresivo, que pelea en todos los sectores de la cancha. Por eso insisto en que me siento orgulloso de este grupo. Ahora, habrá que ir reafirmando esto partido a partido, sabiendo que transitamos la recta final de los torneos en los que participamos.

—¿Te parece que sorprendieron a Gremio con el planteo?

—Puede ser. A lo mejor ellos no esperaban que saliéramos a jugarles de igual a igual. Creo que fue muy importante la concentración que mantuvimos en los 90 minutos, porque ellos tienen jugadores de jerarquía, y no nos llegaron prácticamente nunca.

—¿Podrían haber ganado por algún gol más?

—Sí, podríamos haber convertido algún gol más, es cierto. Pero me parece que el 1 a 0 le queda bien al partido. Y está claro que no es una diferencia decisiva como para creer que la serie ya está cerrada. Todavía falta.

—Pero lograron un muy buen resultado como visitantes.

—Sí, no lo voy a negar. Pero todavía faltan 90 minutos, esto es así. De todos modos, realmente me siento orgulloso de este equipo porque salimos a jugarle de igual a igual, en una cancha dificilísima, a un rival que tiene muy buenos jugadores. Nos plantamos a jugar así, y nos dio para crear más situaciones que ellos, por eso creo justo que nos hayamos quedado con el triunfo.

Es duda para el lunes

Marco Ruben no salió a jugar el segundo tiempo ante Gremio debido a que sufrió una molestia muscular en un glúteo. “Es una contractura que ya arrastraba, nada importante, pero lo mejor era salir para darle lugar a un compañero que estuviera al ciento por ciento en el segundo tiempo”, explicó Marco sobre lo ocurrido el miércoles pasado en la Arena do Gremio.

Ahora, falta saber cómo evoluciona el goleador de este problema físico. Pero teniendo en cuenta lo que viene para el Canalla, parece difícil que Ruben esté a disposición para el encuentro del lunes frente a Gimnasia en Arroyito, por la fecha 13 del torneo local.

La lógica indica que el goleador sería preservado para jugar la revancha ante Gremio, el próximo jueves 5 de mayo.

Entradas para la vuelta

Continúa el expendio de entradas para el encuentro de vuelta de los octavos de final de la Libertadores, a disputarse frente a Gremio, el próximo 5 de mayo en Arroyito.

La venta, que inicialmente es solo para socios, tiene dos opciones: de manera online ingresando a entradas.rosariocentral.com (todos los días, inclusive fines de semana); o bien acercándose a la Sede Social, a la Tienda de zona sur (lunes a viernes, de 10 a 18), o al Cruce Alberdi (martes a viernes, de 10 a 18). Desde hoy, y hasta el lunes 2 de mayo, se habilitará la venta a todos los socios, ya que hasta ahora había exclusividad para los que habían adquirido bono en la fase de grupos.

Los valores son: Río baja, 280; Río alta, 320; Cordiviola, 400; Preferencial, 500; Populares, 160. En caso de haber remanen-te, se expenderán entradas para no socios, en días y horarios a comunicar.

Ahora, todos atentos al Lobo

De regreso de Porto Alegre, los auriazules practicaron ayer por la mañana en Arroyo Seco. De esa manera, sin lugar para el descanso, el Canalla comenzó con la preparación para el partido del próximo lunes frente a Gimnasia de La Plata en el Gigante desde las 16 con el arbitraje de Facundo Tello. Para afrontar el compromiso ante el Lobo platense, Eduardo Coudet recién empezará a evaluar a sus jugadores en el entrenamiento programado para esta tarde, también en el predio de Arroyo. Allí, el Chacho irá definiendo con qué piezas podrá contar para jugar el lunes, teniendo en cuenta también que el jueves, tres días más tarde, disputarán la revancha ante Gremio buscando un boleto a los cuartos de final de la Copa Libertadores. Uno de los que está en duda para jugar ante Gimnasia es Marco Ruben, quien padece una contractura en un glúteo.

¿Recuperó la memoria? Por Guillermo Ferretti

El último miércoles en Porto Alegre, el Central de Coudet recuperó la memoria. Al menos eso es lo que se percibe a partir de la sólida producción futbolística exhibida ante Gremio.

Y el concepto no tiene que ver tanto con el importante resultado que consiguió, sino mucho más con la forma. Es que en los últimos partidos, el equipo había perdido virtudes básicas. Aquellas que lo habían instalado, en el arranque de la temporada, como candidato a ganar el torneo local y, a la vez, a dar pelea en la Libertadores.

Intensidad, agresividad, la intención de ser protagonista más allá de la circunstancia, y esa tozudez del que nunca se da por vencido, fueron algunas de las cualidades que le conformaron el ADN de este equipo. Y, a partir de ellas, flotaba la sensación de que Central era un rival difícil de vencer.

Pero la exigencia física de la doble competencia golpeó duro a un plantel que, diezmado por inoportunas lesiones, quedó demasiado corto para la necesidad. Este “mal de ausencias”, mezclado con el “desgaste físico”, entre otros factores, impactó directamente sobre el rendimiento. Los números son contundentes; después de sumar 17 puntos sobre 24 posibles en la primera mitad del torneo local, Central pasó a cosechar 2 sobre 12 en los últimos 4 partidos del campeonato doméstico.

Pero ante Gremio se reinventó. Aún diezmado en cuanto  nombres, el Canalla fue un equipo solidario y combativo, que trabajó con inteligencia para conseguir un triunfo vital.

Así, disimuló ausencias importantes, como las de Pablo Álvarez, Cristian Villagra, y Marcelo Larrondo. Y tampoco sufrió sin Marco Ruben en el segundo tiempo; ni extrañó a Giovani Lo Celso, que ingresó en el complemento.

Parece que el Central de Coudet volvió una noche en Porto Alegre. Pero ahora, afrontará la compleja tarra de reafirmar ese regreso en el puñado de partidos que restan por disputarse antes del cierre del semestre. Y lo tendrá que hacer sabiendo que ya no hay margen de error. Y la coyuntura es válida tanto para el torneo local, como para la Libertadores.

Comentarios