El Hincha

Los Sgotti

Hermanos en la vida, rivales en la cancha

Cristian y Lucas comparten el día a día en casa,pero compiten por un lugar en el equipo.


Unidos por la gloria. Lucas y Cristian quieren lograr el ascenso con el Charrúa para alegría de toda la familia Sgotti. Foto: Guillermo Buelga

Llegaron hace poco más de un año a Central Córdoba y hoy en día van y vienen todos los días desde Arroyo Seco a barrio Tablada. Ellos son Cristian y Lucas Sgotti, hermanos y compañeros en el plantel charrúa que lucha por el ascenso a la B Metropolitana. Los dos comparten una vida ligada al fútbol y ahora les toca competir sanamente por el puesto en el once titular. Y después del entrenamiento matutino de este jueves, El Hincha los juntó para hablar de cómo viven esta experiencia ellos y toda la familia.

—¿Cómo es convivir en el día a día con tu hermano?

—C: Es una muy linda experiencia. Nos había tocado compartirla antes de venir al Charrúa en Athletic de Arroyo Seco y es buenísimo poder estar con mi hermano acá.

—Lo ves siempre en tu casa y también en las prácticas.

—L: Sí, pero se aprende mucho. Él tiene más experiencia que yo y siempre me aconseja, miramos fútbol todo el día y en el entrenamiento me ayuda con lo que tengo que hacer para mejorar. Venimos juntos, charlamos en el viaje y miramos juntos lo que podemos cambiar cada uno. Desde hace un tiempo en Athletic que compartimos esto del día a día.

—¿Hablan mucho lo que pasa tanto en los entrenamientos como en los partidos?

—C: Sí, siempre tratamos de corregirnos cosas que nos suceden. Si veo que comete algún error, se lo marco para que lo mejore y viceversa. Eso está bueno porque cuando nos volvemos a casa, ya tranquilos nos aconsejamos mutuamente. Somos muy unidos tanto dentro como fuera de la cancha.

—¿Le había tocado alguna vez competir por el puesto?

—L: En Arroyo nos había tocado más o menos la misma posición, aunque yo soy más marcador central que lateral pero en ASAC (Arroyo Seco Athletic Club) tuvimos que jugar los dos de “4”, había competencia porque él era titular y yo estaba esperando para entrar. Vinimos acá y nos toca vivir la misma situación, así que no nos queda otra que meterle con todo para tratar de estar los dos.

—¿Y cómo se pelea el puesto con un hermano del que conoces todo?

—C: La verdad que tenemos una competencia sana como en todos los planteles, nada más que en vez de ser otro compañero es con mi hermano, así que va a ser más leal aún. Cada uno conoce el fuerte del otro y por ahí cuando nos enfrentamos en una práctica él sabe cómo yo lo ataco o sabe cómo lo voy a defender, pero está muy bueno vivirlo.

—¿Cómo vive todo esto la familia?

—L: Bien, siempre nos apoyaron desde el primer momento a los dos, tirando todos juntos para adelante. Nos dicen que dejemos todo, que no bajemos los brazos, que las cosas buenas vienen solas y que todo es esfuerzo y sacrificio.

—A este gran momento personal, lo acompaña el grupal.

—C: Sí, cuando el equipo anda bien los chicos que van entrando como me pasó a mí también, se sienten con confianza, apoyados por todos y demostramos que estamos en un gran nivel porque cuando estamos en desventaja vamos para adelante y revertimos la situación.

—Sería ideal coronar toda esta experiencia con el ascenso.

—L: Seguro, es lo que todos queremos y por lo que luchamos en cada entrenamiento y los partidos que nos toca afrontar este campeonato.

—La unión del grupo es una de las claves que tienen para estar donde están.

—C: Sí, porque refleja lo fuerte que estamos como plantel. Siempre venimos varios en un auto, ninguno viene sólo eso es bueno y nos describe como grupo.

Lo primero es la familia

Cristian y Lucas siempre son acompañados por sus padres y su hermana menor a cada cotejo del Matador. Mamá Sandra, papá Sergio y Débora, la más chica de los tres hermanos, van siempre a ver al Charrúa al Gabino Sosa y cuando les tocaba jugar en la local, también iban al predio de Villa Gobernador Gálvez. Antes de llegar a Central Córdoba, los Sgotti compartieron equipo en Arroyo Seco Athletic Club, equipo muy vinculado al sentimiento familiar.

Si te gustó esta nota, compartila