Edición Impresa, Política

Piratas

Hay rechazo a ejercicios militares británicos en las Islas Malvinas

El gobierno argentino, a través de la Cancillería, expresó su “enérgica protesta” al anuncio de Reino Unido de realizar lanzamientos de misiles en el área del Atlántico Sur y anticipó que denunciará la maniobra ante las Naciones Unidas.


El Reino Unido anunció que volverá a realizar este mes ejercicios militares en la zona de las islas Malvinas que incluirán el lanzamiento de misiles, por lo que el gobierno de Mauricio Macri citó ayer al embajador británico para expresarle su “enérgica protesta” y anticipó que denunciará la maniobra ante la ONU.

El Servicio de Hidrografía Naval (SHN), dependiente del Ministerio de Defensa, informó que “las fuerzas militares inglesas que en forma ilegal ocupan el territorio argentino de las islas Malvinas, han notificado que realizarán un ejercicio de armas que incluye lanzamiento de misiles”.

Las acciones militares británicas se realizarán de 11 a 23 desde el 19 hasta el 28 de octubre próximos en la zona de Malvinas, lo cual fue repudiado por la Cancillería a través de dos vías: mediante un comunicado oficial y con una nota que fue entregada en mano al embajador británico en la Argentina, Mark Kent, quien fue citado al porteño Palacio San Martín el mediodía de ayer.

Dado que la canciller Susana Malcorra se encuentra en Roma acompañando al presidente Mauricio Macri para su encuentro con el papa Francisco, fue el vicecanciller Carlos Foradori el encargado de entregarle una nota a Kent “con una formal y enérgica protesta ante los mencionados ejercicios militares”.

En la misiva, además, el gobierno le exigió al Reino Unido “que se abstenga” de realizar los ejercicios militares y advirtió que pondrá “en conocimiento de la situación al secretario general de las Naciones Unidas”, Antonio Guterres.

De esta manera, el gobierno de Mauricio Macri continúa la política de la gestión de Néstor y Cristina Kirchner de rechazar enfáticamente estos ejercicios militares en la zona en disputa, que para el Reino Unido son “de rutina”.

En el comunicado oficial, la Cancillería calificó además como “ilegítimas” las maniobras militares en Malvinas y señaló que “la República Argentina rechaza la realización de estos ejercicios en territorio argentino ilegítimamente ocupado por el Reino Unido, los que desconocen las resoluciones de las Naciones Unidas y de otros organismos internacionales”.

En este sentido, la cartera de Relaciones Exteriores recordó que las Naciones Unidas “instan a ambos países a reanudar las negociaciones a fin de encontrar una solución pacífica y definitiva a la disputa de soberanía, así como a abstenerse de realizar actos unilaterales en los territorios y espacios marítimos bajo disputa”.

“El accionar del Reino Unido se contradice asimismo con el principio de solución pacífica de las controversias, apoyado unánimemente por los países de la región y que se refleja en el rechazo a dichas acciones militares, puesto de manifiesto en declaraciones de los países del Mercosur y la Unasur”, agregó.

La nueva controversia con el Reino Unido llega poco después de que ambos países suscribieran un comunicado conjunto en el que expresaron su voluntad de “remover obstáculos” en la relación bilateral y avanzar eventualmente en la cooperación en materia de explotación de recursos naturales en la zona de Malvinas.

Ese acercamiento entre la Argentina y el Reino Unido fue criticado por el conjunto de la oposición y hasta por dirigentes que integran la alianza oficialista Cambiemos, lo que obligó a Malcorra y a Foradori a dar explicaciones ante el Congreso.

En abril de 2014, durante la gestión de la entonces presidenta Cristina Kichner, el gobierno presentó una nota de “enérgica protesta” al Reino Unido por la realización de ejercicios militares similares, que también incluyeron lanzamiento de misiles.

“Se repiten las provocaciones y actos hostiles hacia la Argentina de una potencia nuclear extracontinental”, indicó en aquel tiempo la Cancillería, durante la gestión de la entonces presidenta Cristina Kirchner.

“El diálogo es el arma de Macri”

El vicecanciller Carlos Foradori envió ayer “un mensaje al Reino Unido” en el que afirmó con ironía que “el señor presidente de facto Leopoldo Galtieri ha dejado de tener la titularidad del Poder Ejecutivo y la Argentina tiene un presidente que se llama Mauricio Macri y que tiene como arma la persuasión y la posibilidad de diálogo”.

Foradori se expresó de esta forma durante una conferencia de prensa realizada en la sede de la Cancillería, tras conocerse la decisión de citar al embajador británico en Buenos Aires, Mark Kent, para protestar por la decisión unilateral del Reino Unido de realizar este mes nuevos ejercicios militares en la zona de las islas Malvinas que incluirán, entre otras maniobras, el lanzamiento de misiles.

Denuncia penal

El Instituto Arturo Enrique Sampay  denunciará penalmente al gobierno británico por los ejercicios militares con lanzamientos de misiles que planea realizar en las islas Malvinas y a funcionarios nacionales a quienes señala como “partícipes y/o encubridores” de lo que consideran un “acto de agresión y crimen contra la paz” por parte de la administración de Theresa May. La denuncia penal será presentada el próximo lunes.

“Es el resultado de una política exterior genuflexa”, dijeron en el kirchnerismo

El kirchnerismo repudió ayer los ejercicios militares que el Reino Unido realizará en las islas Malvinas, los que consideró son “el resultado de una política exterior genuflexa” y le atribuyó “inoperancia” a la Cancillería. Hace poco el gobierno argentino relanzó la relación bilateral con Inglaterra.

La agrupación La Cámpora sostuvo en un comunicado que los ejercicios militares que realizará el Reino Unido son “el resultado de una política exterior genuflexa, causante de un retroceso inaceptable en la lucha por la soberanía sobre el territorio nacional”.

“Desde un principio advertimos que el regreso de la llamada «política de seducción» dispuesta por el gobierno de Mauricio Macri al reclamo por la soberanía argentina sobre las islas Malvinas no traería ningún resultado positivo”, afirmó la agrupación kirchnerista.

En este sentido, indicó que “luego de la confirmación oficial por parte del Reino Unido de que no está dispuesto a negociar nada”, la Argentina se encuentra “frente a una amenaza armada concreta que merece el repudio unánime de toda la dirigencia política”.

Además, el bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria-PJ que preside Héctor Recalde expresó su “enérgico rechazo” y su “preocupación ante la inoperancia de la Cancillería argentina que hace un mes firmó un vergonzoso acuerdo con el Reino Unido cediendo soberanía sobre las islas”.

Tras pedir que el presidente Mauricio Macri y la canciller Susana Malcorra se “pronuncien de manera urgente y contundente frente a este nuevo acto hostil”, el bloque del FpV consideró que “hasta ahora, la política sobre Malvinas del gobierno de Cambiemos ha rozado lo bochornoso”.

Al respecto, los diputados recordaron “el comunicado conjunto firmado con el vicecanciller británico Alan Duncan” y “la desmentida británica sobre un supuesto diálogo sobre Malvinas del Presidente con la primera ministra, Theresa May, difundido por el propio Macri”.

“Lo decimos una vez más: no se puede celebrar un acuerdo de cooperación en defensa y comercio con el mismo país que pone en peligro a nuestro pueblo con ejercicios militares”, afirmaron los diputados.

Y en este sentido, agregaron: “Esperamos que el gobierno tome nota y le dé a la reivindicación de nuestra soberanía sobre Malvinas el lugar que tiene para la gran mayoría de los argentinos”, concluye el comunicado del bloque.

Por su parte, el senador del FpV-PJ Juan Manuel Abal Medina se sumó al rechazo y consideró que “es condenable que el Reino Unido persista con sus conductas de provocación, las cuales son contrarias a la búsqueda de una solución pacífica a la disputa tal como lo exigen las numerosas resoluciones de las Naciones Unidas”.

Comentarios