Política

Entrevista a Lucila De Ponti

“Hay que construir mayorías para frenar la reforma laboral”


La discusión legislativa en torno a la reforma previsional destapó la resistencia en las calles a las políticas antipopulares que impulsa Cambiemos. Tomando la debida nota, ahora el gobierno de Mauricio Macri intentará aprobar cambios en materia laboral en forma desdoblada. Es por ello que la diputada nacional del Movimiento Evita, Lucila De Ponti, pidió que la oposición esté más atenta que nunca: “Tenemos que seguir teniendo una posición unificada. Más allá de que intenten avanzar en modificaciones parciales estamos frente a un gobierno que representa claramente los intereses del poder económico más concentrado y desde la oposición tenemos que ser conscientes de que cualquier modificación va a implicar un recorte de derechos para los trabajadores”. “Nuestro desafío sigue siendo el de construir mayorías en el Congreso para lograr que esto no avance”, agregó.

En una extensa charla con El Ciudadano, la legisladora nacional evaluó que la resistencia en las calles a la reforma previsional tuvo mucho que ver en el cambio de estrategia de Macri, que incluso no convocó a sesiones extraordinarias: “La fuerte resistencia, sobre todo con la movilización en varias ciudades y el malestar social, rechazó la medida. Y generó en el gobierno una visión de que no querían volver a repetir una situación de esas características porque evidentemente implica un desgaste para ellos”.

Pero De Ponti rescata que ese proceso generó un “condicionamiento” en el sindicalismo y un sector del peronismo que ya no le hacen la segunda a Cambiemos: “Este año se profundiza la necesidad de que los sectores que están en contra de un modelo de país como el que plantea el macrismo fortalezcan puntos de encuentro”.

—Es más fácil lograrlo en el trabajo legislativo que en el plano electoral… algo de eso se insinuó entre el socialismo y el peronismo.

—Tiene sus complicaciones porque hay una historia y un recorrido previo, hubo posiciones desencontradas y es una realidad que no se puede desconocer. Pero yo formo parte de una nueva generación de la política en la cual tenemos la convicción que para construir proyectos colectivos que convoquen a distintos sectores de la política pero también a la sociedad, lo que tenemos que plantear es un modelo y un proyecto político radicalmente opuesto a lo que nos plantea el macrismo y la hegemonía neoliberal en la que vivimos. Es estéril un debate donde plantemos frentes para resolver cuestiones de los dirigentes o los partidos, porque la sociedad va a rechazar esto.

—Hay recelo a entablar alianzas con el PJ por la amplitud del movimiento, porque en él entran dirigentes que nada tienen que ver con una opción progresista a Cambiemos.

—Sí, muchas veces termina pasando que los políticos terminan siendo vistos como todos parte de lo mismo, de una profesión que intenta obtener beneficios personales, cuestiones que no tienen que ver con la política como la entendemos desde otros sectores, que es un servicio y una práctica de vida para construir una sociedad más justa. Muchas veces se desdibujan las identidades desde las cuales venimos. Pero yo entiendo que el peronismo ha sido el movimiento más importante de la Argentina porque hizo que el pueblo sea protagonista de su historia y de la conquista de sus derechos. El peronismo tiene sentido en la manera en que represente un proyecto político transgresor y que mira al futuro con tierra, techo y trabajo.

—¿Cómo se hace oposición a este gobierno nacional? Lo pregunto en referencia a muchos dirigentes que piden que se retire cuanto antes, que piensan que “cuanto peor, mejor”.

—Al macrismo hay que ganarle las elecciones. Después hay interpretaciones que se pueden hacer de algunas frases, no creo que hoy haya alguien construyendo una conspiración destituyente. Hay que ganarles las elecciones y sobre todo proponiéndonos construir de la mano de nuestro pueblo perspectivas de futuro en el cual no abandonemos la utopía de construir una sociedad más igualitaria.

De Ponti: “Me desconecto leyendo. Ahora en las vacaciones aprovecho para leer mucho”.

Familia radical y militancia peronista

Nacida en la ciudad de Santa Fe, Lucila De Ponti recuerda como su primer episodio de militancia el haber colaborado en la ayuda de los damnificados por la trágica inundación de la capital provincial en 2003.

Un año después arribó a nuestra ciudad para estudiar Ciencias Políticas en la UNR y allí comenzó su militancia, primero en la Martín Fierro, una agrupación estudiantil peronista, y luego en el Movimiento Evita. Pero para ello tuvo que rebelarse ante el mandato familiar. De familia radical, e incluso con abuelos vinculados a la Sociedad Rural, Lucila abrazó al peronismo: “Les costó aceptarlo pero hoy por supuesto que me recontra apoyan y son fundamentales para mí”.

La actual diputada nacional se declara fanática de las series. Durante el año legislativo, donde “hay una dinámica más apretada y más apresurada, miro series, es algo que me gusta”.

“Me desconecto leyendo, ahora en las vacaciones aprovecho para leer mucho. Me gusta mucho Cristian Alarcón y un autor español que se llama Javier Cercas que tiene muchos libros de no ficción, hechos de la historia pero relatados como novela”, expresó Lucila a la hora de explicar sus preferencias literarias. Aunque no logra del todo apartarse de su rol de politóloga y también incluye “textos de contenido conceptual o académicos”.

La banda de sonido que acompaña su vida está vinculada al rock de influencia stone como Los Gardelitos y Los Piojos y, toque donde toque, no se pierde ningún recital del Indio Solari. Pero a la hora de salir, para bailar y divertirse, prefiere la cumbia.

El deporte siempre ocupó un lugar importante, practicó hockey desde muy pequeña hasta hace unos pocos años atrás. Y, pese a haber dado el salto de Santa Fe a Rosario, mantiene su fidelidad futbolera por Colón: “La pasión está intacta”.

El año de las mujeres

El 2017 fue un año de “mucha visibilización de las demandas de las mujeres”. Lucila De Ponti destacó la ley de Paridad pero advirtió que aún hay que seguir luchando contra la violencia de género: “Logramos algunas pocas conquistas como la paridad en las listas electorales pero también vivimos una situación muy crítica en cuanto a la violencia hacia las mujeres y que el gobierno no ha tenido políticas para combatirla”. “De cara al futuro éste va a ser uno de los debates centrales que va a tener que formar parte de la construcción de cualquier proyecto político y las mujeres van a tener que ser protagonistas de lo que se venga”, indicó la diputada nacional, destacando que la instalación de la igualdad de los derechos de las mujeres se logró de abajo hacia arriba: “Es un debate que desde la calle se metió en las instituciones y en la política, y cada vez tiene que hacerlo con más fuerza”.

Si te gustó esta nota, compartila