Policiales

Ataques mafiosos

Hay once detenidos tras balacera contra Fiscalía

Cinco personas fueron detenidas luego de 44 allanamientos dispuestos por la Justicia provincial por la saga de intimidaciones. Se suman a otras seis que quedaron presas tras agresión de la madrugada del martes y que serán imputadas este viernes. Hay tres policías entre los apresados.


La hermética causa judicial que investiga la saga de balaceras vinculadas con la Justicia sumó nuevos detenidos en el marco de los 44 allanamientos que se realizaron ayer en distintos puntos de la ciudad tras el ataque a la sede Rosario de la Fiscalía Regional, en Montevideo al 1900.

De los nueve demorados la misma madrugada de la balacera contra el frente del Ministerio Público de la Acusación (MPA), seis –entre los que se encuentran dos policías de Santa Fe–, serán imputados mañana por este hecho mientras que de los demorados en los últimos operativos, cinco personas (hay otro policía santafesino) tendrá la audiencia hoy donde se los acusará formalmente por los elementos incautados.

Los operativos fueron efectuados por la Policía de Investigaciones (PDI), a pedido del fiscal de Flagrancia Matías Edery. Fuentes relacionadas al caso indicaron que personal de la PDI realizaba nuevos operativos relacionados a esta investigación.

Durante la tarde, noche y madrugada de este miércoles, la Policía de Investigaciones desplegó una serie de operativos –o “diligencias procesales”, como dijo el comisario Gustavo Bella– con el propósito de secuestrar material informático que aporte evidencia sobre los autores concretos del ataque a la sede de Fiscalía. Las detenciones tras el ataque a esa sede judicial, allanó el camino para efectuar más unas 35 irrupciones en una pasillo de Lima al 2100, un domicilio de Garay al 3700, Crespo al 3800 y dos casas en veredas opuestas en Calle 2112 (Batlle y Ordóñez y Avellaneda), que culminaron con cinco detenidos.

“Estamos casi seguros de proceder al esclarecimiento. Se secuestró material electrónico de importancia en el Renault 9 que puede conducir a un hilo de investigación”, dijo Ernesto Chamorro, del área de Inteligencia, quien junto a Bella (de la Brigada Operativa), estuvo a cargo de los procedimientos y ofreció una de prensa ayer al mediodía en la sede de PDI (Lamadrid al 500).

“Fueron detenidos seis personas, una de sexo femenino que contaba con pedido de captura de la Justicia de la ciudad de Tostado, y varios masculinos a quienes se les incautaron diferentes armas que no cuentan con la debida portación. Todos los detenidos –un total de 14–, son mayores de edad y cuentan con antecedentes”, dijo el jefe de PDI.

Fue por la declaración de uno de los detenidos tras el ataque a Fiscalía que los detectives llegaron a la sede de una remisería trucha en Garay al 3700. Allí los recibió un suboficial de la Prefectura Naval retirado que quedó demorado en forma preventiva y se secuestró un celular. Luego recuperó la libertad, según informaron voceros del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Ocurre que el Renault 9 conducido por el joven remisero José C., se sospecha, fue alquilado para perpetrar el atentado contra la sede de Montevideo al 1900.

Otro de los allanamientos tuvo lugar en Calle 2112, donde PDI detuvo a cuatro personas, secuestró dos pistolas, un revólver, una escopeta, cargadores y municiones. “Por medio de una declaración obtuvimos el dato de que los autores de los ataques serían de esa cuadra”, confió Bella.

También, en Calle 2112, fue detenido un policía que presta servicios como sargento en la seccional 28ª, de Acebal, quien vive frente a la otra vivienda allanada. Aunque desde PDI pusieron reparos sobre un posible involucramiento. “Se le secuestró un revólver que no cuenta con la debida reglamentación. No puedo aseverar que esté relacionado al ataque a Fiscalía”, dijo Bella.

La redada continuó en un pasillo de Lima al 2100 flanqueado por viviendas precarias y con salida en Riobamba y Servando Bayo, donde se realizaron más de 35 diligencias. Allí buscaban la misteriosa moto enduro mencionada junto con el Renault 9 en el ataque a Fiscalía, pero no apareció. En cambio, secuestraron unos 200 gramos de marihuana prensada y más celulares y chips.

La gran cantidad de aparatos informáticos secuestrada fue exhibida en la sede de PDI y por orden del fiscal fueron enviados a peritar. “Todo está siendo materia de investigación. Ahora hay que cotejar los elementos secuestrados en cada uno de los ataques con los que hallamos en estos allanamientos”, dijo el comisario Bella.

Los detenidos

Los diez demorados de este miércoles por la madrugada se sumaron otros nueve demorados  luego del ataque a la sede del Ministerio Público de la Acusación y a los 3 apresados por el ataque a los ex domicilios del juez Ismael Manfrín, dos de ellos ya imputados como autores materiales: Tavi y Cebolla.

En ese marco, voceros del MPA indicaron que luego de entrecruzar la información recabada y el material secuestrado en los 44 procedimientos, cinco personas de las diez demoradas, quedaron detenidas. Con respecto a la identidad de los apresados, las fuentes indicaron que se mantendrá reserva hasta la acusación formal y uno de ellos, resultó ser un sargento que trabaja en la comisaría 28ª, Acebal, a quien le incautaron el arma aparentemente reglamentaria calibre 9 milímetros y un revólver con numeración limada. En relación a estos operativos, también fueron enviados a peritar los dos revólveres calibre 32, junto a diversos elementos electrónicos.

Las fuentes judiciales explicaron que estas personas serán imputadas hoy en los Tribunales provinciales y las acusaciones rondarán a los elementos secuestrados en los allanamientos. Desde Fiscalía aclararon que su vinculación con los casos de balaceras continuarán siendo investigados.

Con respecto a los nueve demorados en los operativos que se desarrollaron la misma madrugada del ataque al frente del MPA, seis quedaron en calidad de detenidos –entre ellos se encuentran un uniformado de la PAT y otro de Infantería atrapados cuando se cambiaban la vestimenta en el acceso Sur. Estos seis serán imputados mañana por la balacera.

De los allanamientos participaron personal de PDI, PSA, Gendarmería, URII y Policial Federal, agregaron los investigadores para señalar que, al cierre de esta edición, el personal de la PDI continuaba con nuevos operativos ordenados por el fiscal.

911

Desde el Ministerio de Seguridad remarcaron: “Es muy importante que la gente, ante una sospecha y si escucha un disparo, llame inmediatamente al 911 para poner en funcionamiento los alertas y se irradien las zonas. Tras la balacera a Fiscalía por primera vez alguien llamó al 911 y alertó, y por esa razón se lograron detenciones en diferentes puntos de la ciudad”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios