Edición Impresa, Policiales

Cambios en la cúpula provincial

Hay nuevo jefe de Policía: José Amaya

Bruschi pidió licencia a sólo cuatro meses de su asunción, en medio de distintas versiones. Hace una semana otro jefe había dejado su cargo.


El jefe de la Policía de Santa Fe, Luis Bruschi, finalmente pidió licencia y dejó ayer su cargo que será ocupado por su subjefe, José Luis Amaya. Pese a estar sólo cuatro meses en el cargo, la tormenta se venía gestando hace tiempo ya que las diferencias con el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, se hicieron evidentes al poco tiempo de su asunción. Y no fueron pocas las veces que presentó su renuncia y no se la aceptaron. Esta vez se trató de una licencia.

Lo cierto es que su lugar fue ocupado ayer, en forma interina por el comisario general José Amaya, secundado por el comisario general José Pérez, quien por ahora asumió como jefe de Plana Mayor.

Amaya tiene una larga trayectoria en la fuerza. Pasó por Asuntos Internos, fue jefe de la Unidad Regional II, titular del Nodo Región 4 (Rosario) y luego en la subjefatura, primero en la gestión de Rafael Grau, y luego de Luis Bruschi.

Según el sitio web del gremio policial Apropol, el malestar se evidenció con la ausencia de Pullaro en la asunción de Amaya.

Los problemas que llevaron a Bruschi a alejarse del cargo tienen que ver con el manejo que el Ministerio hacía de la fuerza. Una fuente cercana a la cúpula policial aseguró que la segunda línea de Pullaro acostumbraba desautorizar las órdenes de Bruschi; incluso en investigaciones que se realizaron sobre posibles hechos de corrupción menores –como en el caso de los arreglos no realizados a vehículos– la información saltó a los medios mucho antes de que se realizara la pesquisa interna. También aseguran que el malestar no es sólo de Bruschi. Hace una semana el comisario general Ernesto Andriozzi, que ocupaba el Departamento Operaciones D3, también pidió licencia por los mismos motivos. “Ellos diagramaban algo, y en la desesperación les cambiaban las cosas. Tiraban órdenes para todos lados y no era claro quien mandaba. Es un poco la falta de experiencia, pero la Policía es vertical: si el jefe no está al mando es un gran problema”, sostuvo un comisario, quien dice no interesarle obtener un cargo en la fuerza.

Comentarios