Gremiales

Argentina improductiva

Hay menos trabajadores que a fines de 2015

La región más afectada es la Patagonia, con una caída del 10,1%. Le sigue Cuyo: 3,9% menos. Desde que asumió Macri la población argentina creció 3,1% y el empleo registrado sólo un 0,3%.


Desde que el presidente Mauricio Macri asumió al frente del Poder Ejecutivo en diciembre de 2015, la población creció un 3,1% y el empleo registrado avanzó 0,3%, lo que refiere a un “virtual estancamiento”. Así lo reportó el Observatorio de Comercio Exterior, Producción y Empleo (Cepe), dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (Umet).

El centro de estudios, que dirige la economista y ex subsecretaria de Comercio Exterior de la Nación Paula Español, presentó el décimo informe económico que monitorea la generación y caída del empleo registrado en el sector industrial.

El informe sostiene sobre la base de números oficiales que cada una de las cinco regiones del país mostró ya en mayo de 2018 un número de trabajadores formales privados menor al que había en noviembre de 2015.

En ese marco generalizado a la baja, la región más afectada es la Patagonia, con una caída del 10,1% en dos años y medio; le sigue la región de Cuyo con una baja de 3,9%; el Noreste Argentino (NEA) con un 2,7%; y el Región Pampeana con un 2% hacia abajo.

La provincia de Buenos Aires es la que registra la de mayor caída del empleo en blanco en proporción a la media nacional, con una baja del 3,2%, indica el análisis.

En el otro segmento, la zona menos afectada es la región del Noroeste (NOA), que igualmente arroja números negativos con una caída del 1,5%.

“Tras la corrida cambiaria, la aceleración inflacionaria, la suba de tasa de interés y la aceleración en la reducción del gasto público las perspectivas son aún peores”, advirtió la coordinadora del Cepe en el informe.

“En cada región del país la destrucción del empleo fue liderada por distintos sectores de la economía. La región pampeana, sufre en la industria textil, de confección y calzado y la industria metalmecánica”, indica el análisis.

En Cuyo, la caída estuvo mayormente afectada por las economías regionales, sobre todo de la agroindustria. Y en la provincia de San Luis, la industria manufacturera.

En el área de la Patagonia, el sector petrolero y el complejo de electrónica de consumo están al frente en la merma. En el NOA, servicios empresariales e industria textil, de confección y calzado, y en el NEA la caída fue mayoritaria en la construcción y en la cadena forestal-industrial.

El rector de la Umet, Nicolás Trotta, sostuvo que el motivo que explica la caída global “es el magro desempeño de la economía, que impacta en el sector privado y limita las posibilidades de creación de empleo”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios