Ciudad

Cine y resistencia

Harry Potter dará cátedra en la UNR

Este sábado empieza un maratón de cine en la facultad de Humanidades con las películas del mago. Desde la organización lo entienden como una forma de visibilizar el conflicto docente y la importancia de la educación pública y gratuita


 

La vida de Harry Potter cambió por completo el 1° de septiembre de 1991, el día en que entró a Hogwarts. En la escuela de magia y hechicería encontró más que clases. Fue su casa, el lugar en el que hizo amigos y amigas y el escenario donde enfrentó a Lord Voldemort varias veces. En el mundo de la escritora J.K. Rowling, Hogwarts es una escuela pública y gratuita. Van chicas y chicos de todas las clases sociales, sin importar si traen la magia por herencia familiar. Haciendo un paralelismo entre la saga de literatura y el debate por la educación pública en Argentina, este sábado desde las 11 la Facultad de Humanidades y Artes (Entre Ríos 758) de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) organiza una maratón de 24 horas en la que pasarán todas las películas que llegaron al cine desde 2001. También habrá charlas a cargo de los que llevan adelante la Maestría en Literatura para Niños. Estudiantes de distintas carreras harán intervenciones artísticas y musicales. La iniciativa es parte de una serie de ciclos de cine que organiza la casa de estudios con el foco puesto en llevar los consumos culturales a las aulas. “Así como podemos pensar que Hogwarts cambió la vida de Harry Potter, la universidad no es un lugar de paso, sino un lugar en el que construimos ciudadanía”, explicó a El Ciudadano, Magalí Gómez Castillo, docente de Letras e integrante de la secretaria Estudiantil de la casa de estudios. La profesora completó: “En el día en que en Hogwarts empiezan las clases queremos mostrar que en Argentina hay 56 universidades que desde el 6 de agosto no pueden hacerlo por una falta de recomposición salarial y el ajuste del presupuesto universitario. La generación de estudiantes que transita la universidad pública creció leyendo o viendo las películas de Harry Potter. Creemos que tiene que haber un diálogo entre los consumos culturales y los lugares académicos”.

 

Tradición

Las primeras proyecciones en el histórico edificio de la Facultad de Humanidades y Artes de la UNR empezaron con las Danzas Macabras, un ciclo de cine de terror organizado por el docente y crítico Emilio Bellón. En 2015 llegó la primera maratón, con la saga de Star Wars en la semana previa al estreno en cine del Episodio 7. En 2016 los estudiantes propusieron un ciclo de películas de Hayao Miyazaki, director de El viaje de Chihiro. “La intención es reflexionar a partir del cine y la literatura sobre la cultura popular. La academia y los consumos culturales no son dos esferas escindidas. Cuando hicimos la de Star Wars teníamos un público más adulto y muchos incluso fueron con sus hijos. Ahora sabemos que estarán tanto la generación que hoy tiene 30 años y creció leyendo los libros, como los adolescentes que vieron las películas y a partir del cine se acercaron a los libros. Hace al menos dos décadas Harry Potter nutre la imaginación de los niños y jóvenes”, contó Gómez Castillo. La organizadora del evento habla con conocimiento de causa. El primer libro le llegó a los 9 años, prestado por una amiga meses antes del estreno de la primera película. “En ese momento había cuatro libros. Soy de las que esperamos en la puerta de la librería la llegada del quinto”.

En la jornada de este sábado los docentes de la Maestría en Literatura para Niños darán una charla sobre la importancia de la lectura en la infancia y en la adolescencia y la relación con los bestseller. También tratarán el vínculo entre las obras y el cine. Estudiantes de la especialidad de Camarata de la Escuela de Música interpretarán un arreglo de “Hedwing’s Theme” de John Williams, pieza característica de la saga. La ambientación y escenografía estará a cargo de estudiantes de las carreras de Bellas Artes, Letras, Filosofía y Música. La grilla de películas se completa con una charla sobre el rol de las mujeres en la literatura titulada “Industria editorial y género: ¿por qué J.K. y no Joanne?”. Gómez Castillo explicó que cuando la autora de Harry Potter estaba por publicar el primero de los libros los editores le pidieron que use iniciales en vez de su nombre. “La formación patriarcal nos lleva a ver iniciales con apellido como si fuera un hombre y queda vedada su identidad de género. En este momento de visibilización de la lucha de las mujeres, la universidad no puede quedar afuera y es necesario pensar en cómo se dan las relaciones en el campo del arte y de la producción cultural”, agregó.

 

“Universidad pública, always”

La maratón de este año llega en el contexto del plan de lucha de los docentes contra desfinanciamiento y por la falta de propuesta de aumento salarial por parte del gobierno nacional, que en los últimos cuatro meses se plantó en las reuniones paritarias en el 15 por ciento. La maratón de Harry Potter fue pensada como una acción más en defensa de la universidad pública. “La universidad pública que defendemos es abierta a todos, como lo es Hogwarts bajo la dirección de Dumbledore. Además, Hogwarts propone una enseñanza ligada a los valores y en calidad académica es la mejor carta de presentación que puede tener un mago o una hechicera. La calidad de nuestra universidad pública nos distingue no sólo en Argentina sino en el mundo. Por eso estamos convencidos de que hay que defenderla”, agregó Gómez Castillo.

Los paralelismos entre Harry Potter y escenas de la política argentina no son nuevos. Desde que asumió el gobierno de Cambiemos nacieron una serie de páginas de Facebook y Twitter que comparan a personajes villanos de la saga con integrantes del gabinete PRO. La más famosa es El Profeta Argentino, que sería una especie de versión local del diario del mundo de la magia. Ante cada acontecimiento político salen chistes y reflexiones vinculados a la saga. El presidente Mauricio Macri comparado con Voldemort o la ministra de seguridad Patricia Bullrich como la interventora autoritaria Dolores Umbridge son algunos de los memes que circulan en las redes. “Voldemort es el mal encarnado en una persona. En él y sus seguidores subyace una idea de superioridad del mundo mágico sobre el mundo muggle (no mágico). Es autoritario y discriminatorio. Representa todo lo que uno no quiere en una república con espíritu democrático y con respeto por los derechos humanos”, opinó Gómez Castillo.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios