Ciudad, Edición Impresa

Taxista preso sospechado de matar a un adolescente

La víctima, de 16 años, fue encontrada por vecinos durante la madrugada en un monoblock de Biedma y Espinillo. Entre sus ropas hallaron dinero, una billetera y el recibo de una gomería con los datos del taxi cuyo conductor fue detenido.


Un adolescente de 16 años fue asesinado durante la madrugada de ayer a pocos metros de su vivienda, ubicada en barrio Moderno, en la zona oeste de Rosario. El joven fue encontrado por vecinos, muerto en las escaleras de un monoblock de Biedma y Espinillo, con dos heridas de arma de fuego en el pecho. Por el caso, hay un taxista detenido, quien reconoció que durante la madrugada de ayer fue asaltado en inmediaciones de esa esquina y que durante el forcejeo hirió al ladrón y escapó.

La mañana del viernes amaneció lluviosa. Luego de casi 72 horas de anuncios de alertas meteorológicos por tormentas fuertes, finalmente el pronóstico se hizo realidad.

Entre los primeros claros del día, mientras se comenzaban a multiplicar por radio los llamados y anuncios de calles anegadas, se realizaron las primeras diligencias por un chico muerto durante la madrugada.

Fuentes policiales indicaron que César Omar Jerez, de 16 años, fue encontrado muerto alrededor de las 4, justo cuando se desató el tan anunciado temporal, en la construcción Fonavi que tiene el número 20 pintado en una pared, y está ubicado en la esquina de Biedma y Espinillo, de barrio Moderno, en la zona oeste.

El chico tenía dos heridas de arma de fuego en el pecho que le provocaron la muerte casi en forma instantánea. “A la víctima la encontraron tirada en el descanso de la escalera, entre la planta baja y el primer piso”, indicaron voceros del caso.

Los pesquisas señalaron a El Ciudadano que dentro del bolsillo del pantalón del fallecido encontraron una billetera con separadores, comúnmente utilizada por taxistas, en la que tenía $348 en billetes chicos y un recibo de una gomería, en el que estaba registrado el número de patente de un coche que es utilizado como servicio público.

Este hallazgo permitió que durante el transcurso de la mañana fuera detenido Arturo A., un taxista de 56 años, mientras estaba trabajando. En una rápida requisa, los uniformados encontraron en el interior del coche que conducía Arturo la vaina de un arma de fuego.

“Cuando entrevistamos al taxista, que maneja un móvil que está registrado con el número de matricula buscado, nos dijo que anoche un muchacho armado le robó en Biedma y Rouillón; que durante el asalto se produjo un forcejeo y el ladrón resultó herido, y que tras esto se dio a la fuga, sin saber que había sido de su atacante”, indicaron voceros de la pesquisa, quienes remarcaron que el hombre no dio datos sobre quién portaba el arma de fuego de la cual partieron los disparos mortales.

El caso es investigado por el juzgado de instrucción en turno, con colaboración de la comisaría 19ª, Inspección 8ª y la Brigada de Homicidios de la Unidad Regional II.

Comentarios