Policiales

Violencia de género

Hallan asesinada a una adolescente en Coronda

En la escena del femicidio secuestraron 250 pesos, un anillo y un morral vacío, elementos que no abonan la hipótesis de asesinato en ocasión de robo, sino un ataque sexual seguido de femicidio.


Se llamaba Magalí Guadalupe Ojeda y tenía 16 años. A dos días de que la vieran con vida por última vez en la ciudad de Coronda, un adolescente que paseaba un perro cerca de un desagüe que pasa por un descampado encontró el cuerpo de la chica. Estaba embarrada, en el agua y con signos de haber sido violada.

Voceros del Ministerio de Seguridad de Santa Fe dijeron que el hallazgo se produjo alrededor de las 19.30 de este lunes en una zona rural, a unas doce cuadras de la ruta nacional 11. Un grupo de vecinos pasó caminando a la altura de calle Mitre, un camino que los lugareños transitan para dirigirse al cementerio local, y los perros empezaron a ladrar alertados por la presencia de los restos humanos.

El cuerpo estaba boca abajo y tenía los pantalones bajos. De acuerdo con el examen preliminar, la adolescente presentaba heridas en la cara, marcas alrededor del cuello y un fuerte golpe en la cabeza.

En la escena del femicidio secuestraron 250 pesos, un anillo y un morral vacío, elementos que no abonan la hipótesis de asesinato en ocasión de robo, sino un ataque sexual seguido de femicidio.

La identidad fue confirmada por los familiares. Habían perdido el contacto con la chica hace dos días, aunque no habían hecho una denuncia. Magalí era de origen humilde y vivía con su abuela en Coronda; según contaron quienes la conocían, era usual que viajara a la localidad de Gálvez, distante unos 40 kilómetros.

A Magalí la encontraron en la zona del llamado macrocanal de Coronda.

Los investigadores manejan el dato de que la adolescente ejercía la prostitución, al igual que su madre. “Todavía no sabemos si estaban obligadas o lo hacían por voluntad propia”, confió una fuente con acceso a la causa, que no descarta la hipótesis de que Magalí fuese víctima de trata de personas.

Según voceros del caso, los forenses buscarán material genético debajo de las uñas puesto que encontraron signos de que la chica se defendió del agresor. Sobre la causa de muerte, la presunción es que fue ahorcada por las evidentes marcas en el cuello. El cuerpo tenía entre 12 y 24 horas de fallecimiento, estimó un médico legista.

Un trascendido que manejan los investigadores es que a Magalí la vieron el viernes por la noche en la localidad santafesina de Gálvez “con un hombre con el que habría salido en forma ocasional”, de más de 40 años, que está prófugo. Los detectives creen que la última vez que alguien la vio con vida fue el sábado por la noche en Coronda.

El caso está en manos del fiscal de la Unidad de Coronda Marcelo Nessier. Por la noche, el funcionario ordenó las diligencias de rutina: autopsia, la búsqueda de testimonios, croquis del lugar, entre otras medidas en reserva.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios