Edición Impresa, Mundo

Haití dio por terminada la etapa de búsqueda y rescate

Ayer bomberos franceses rescataron al último sobreviviente, 11 días después del devastador terremoto

Un joven de 25 años fue rescatado ayer de los escombros de un supermercado.
Un joven de 25 años fue rescatado ayer de los escombros de un supermercado.

Mientras el gobierno haitiano y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaraban ayer terminada la etapa de búsqueda y rescate de sobrevivientes del terremoto del pasado 12 de enero, un equipo de bomberos franceses que excavaba entre las ruinas en Puerto Príncipe halló a un hombre con vida, 11 días después del sismo de 7 grados en la escala de Richter que devastó la capital haitiana y en la que se rescató a un total de 133 personas.

El último sobreviviente, un hombre de 25 años, fue hallado bajo los escombros de lo que era un supermercado, por lo que se presume que tuvo acceso a líquidos y alimentos que le permitieron mantenerse con vida 11 días bajo las ruinas del comercio.

Horas antes del hallazgo, el gobierno declaró que la etapa de búsqueda y de rescate “está terminada”, según informó ayer la Organización para la Coordinación de los Asuntos Humanitarios (Ocha) en su última declaración sobre la situación en Haití.

“Hay 132 personas que fueron salvadas por los equipos internacionales de búsqueda y rescate”, agregó el comunicado.

Una mujer de 82 años y un hombre de 22 años fueron salvados de los escombros el viernes último en Puerto Príncipe, diez días después del terremoto de magnitud 7 que arrasó parte del sur haitiano y mató a 111.499 personas, según un balance oficial de las autoridades haitianas publicado el viernes pasado.

Un total de 1.918 socorristas internacionales y 160 perros adiestrados, repartidos en 67 equipos, trabajaron en los escombros de la capital y de la ciudades y poblados del sur de Haití para tratar de salvar personas sepultadas. En lo sucesivo, las operaciones humanitarias se concentrarán en la ayuda a los damnificados, cuando se aceleran las distribuciones de alimentos, agua, atención médica y abrigos para los cientos de miles de sobrevivientes, en Puerto Príncipe y en las ciudades más devastadas de Jacmel y Leogane. Importantes desplazamientos de población, en parte con el acuerdo del gobierno, se llevaban a cabo. Decenas de miles de personas se dirigían este sábado hacia las regiones que no fueron afectadas por el terremoto.

“El número de los que abandonan Puerto Príncipe aumenta cada día”, indicó la ONU, más de 130.000 personas aprovecharon el ofrecimiento del gobierno de transporte gratuito hacia otras ciudades.

“El número total de los que parten por sus propios medios sigue siendo indeterminado”, agregó la ONU.

Según una estimación de la Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura (FAO), el éxodo podría implicar hasta un millón de personas y convertirse en una carga suplementaria para las regiones rurales desfavorecidas que serán los lugares de destino.

La Argentina envía un tercer avión
 
La Argentina enviará hoy un tercer avión militar con ayuda para los damnificados por el sismo en Haití, informó  ayer el ministerio de Defensa.

La nave, un Hércules del Ejército, partirá hacia Puerto Príncipe con alimentos, insumos médicos, equipos de comunicaciones y repuestos para los grupos electrógenos que fueron enviados en dos vuelos anteriores dispuestos por el gobierno argentino.

También viajarán nueve médicos y seis miembros de los Cascos Blancos para reforzar el funcionamiento del hospital de campaña de la Fuerza Aérea Argentina en Puerto Príncipe.

El avión hará una escala en Paraguay, adonde abordarán otros tres Cascos Blancos paraguayos y más equipos de asistencia.

La Argentina ya envió dos aviones con alimentos, medicamentos, plantas potabilizadoras de agua, telefonía satelital, personal médico y otros insumos a la capital haitiana.

El terremoto ocurrido el pasado 12 de enero dejó al menos 111.499 muertos y más de un millón de damnificados en Haití.

Multitudinario adiós a arzobispo

Miles de católicos, responsables eclesiásticos y el presidente de Haití, René Préval, participaron ayer del funeral del arzobispo de Puerto Príncipe, Monseñor Serge Joseph Miot, víctima del terremoto del pasado 12 de enero.

La misa al aire libre tuvo lugar cerca de la catedral devastada por el sismo y duró unas dos horas y media, puntuada por los cantos de los fieles.

El cadáver de monseñor Miot, de 63 años, fue descubierto bajo los escombros de su residencia, cercana a la catedral, el día después de la catástrofe.

El ataúd del prelado estuvo abierto durante la mañana; a su lado se encontraban los restos del vicario general de Puerto Príncipe, Monseñor Charles Benoit, quien también falleció en el sismo.

Comentarios