El Hincha, Rugby

Futuro

“Hacia una nueva cultura”, la UAR lanzó un programa contra la violencia en el rugby

La Unión Argentina presentó un proyecto junto a la Fundación Funraper para luchar contra la violencia en el rugby. El asesinato de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell motivó a la dirigencia a trabajar en este problema de raíz, mirar para otro lado hubiera significado no reconocer que algo estaba mal


El 24 de enero Jaguares hizo un minuto de silencio en la memoria de Fernando Báez Sosa antes del amistoso con Georgia. Crédito: Gentileza Prensa Jaguares

El atroz crimen ocurrido en Villa Gesell marcó un quiebre. El brutal asesinato de Fernando Báez Sosa por parte de un grupo de jugadores de rugby de Zárate movilizo a toda la comunicad de la ovalada a replantearse muchas cosas. Es cierto que no todos son así de violentos, ya que generalizar nunca es bueno, pero sí había que reconocer que una parte venía protagonizando distintos hechos de violencia desde hacía muchos años.

Es por eso que la Unión Argentina decidió tomar cartas en el asunto y lanzó el programa “Rugby 2030, hacia una nueva cultura”, que tiene como objetivo reconocer, responsabilizar y resolver la conflictividad relacionada con el rugby en Argentina, buscando crear una nueva cultura acorde a nuestros tiempos, reduciendo la violencia en todos sus aspectos.

La iniciativa abarca 24 módulos que se implementarán durante dos años y que involucrará a todas las partes de este deporte en el país: directivos, entrenadores, jugadores, familias, uniones y clubes, hacia una transformación profunda en estos tiempos que corren.

El inicio de este programa surge como resultado de un trabajo que inició la UAR a comienzos de este año en la búsqueda de que los clubes sean una herramienta fundamental a la hora de abordar los conflictos, especialmente entre los jóvenes, y contribuir a erradicar la violencia de la comunidad del rugby.

En febrero se constituyó una comisión permanente dedicada a trabajar el tema: se realizaron reuniones con la Secretaría de Deportes de la Nación, espónsors, medios de comunicación, otras federaciones deportivas y distintos actores intervinientes hasta concretar Rugby 2030.

Justicia por Fernando Báez Sosa.

Por su parte, cabe destacar que la UAR liderará esta iniciativa inédita, compleja y disruptiva junto a “Funrepar”, organización experta en resolución de conflictos, desde una visión y concepción de la filosofía restaurativa. Si bien el acuerdo inicial con esta institución es por dos años, el programa mencionado es un plan muy ambicioso de mediano y largo plazo que tiene como objetivo final instalar una nueva cultura en nuestro deporte. Se llevaron a cabo reuniones virtuales junto a las 25 uniones afiliadas y más de 400 clubes de todo el país, donde se establecieron las pautas de trabajo y donde cada una designó un referente para avanzar con la iniciativa.

Cada módulo está dirigido a públicos específicos y con distintas formas de implementación: algunas capacitaciones serán a través de la plataforma “Campus UAR”, mientras que también se dictarán seminarios y talleres presenciales, se realizarán encuestas y una campaña audiovisual, entre las diversas etapas que contempla el programa.

“Creemos que el mejor legado para las generaciones futuras del rugby argentino es asumir todos juntos este reto que implica una nueva cultura del rugby acorde a una sociedad del siglo XXI. Son 130 mil chicos y chicas que juegan en Argentina y tenemos la oportunidad de formarlos y contenerlos, con el rugby como una herramienta de verdadera integración social”, expresó Marcelo Rodríguez, presidente de la Unión Argentina de Rugby y luego amplió: “Tomar la decisión de abordar esta problemática es consecuencia de la escucha activa que la UAR tuvo con distintos sectores y referentes, diálogos que facilitaron los consensos necesarios para actuar sobre la conflictividad en el rugby”.

Sol Iglesias, Gerente General de la UAR: “Este proceso que lidera la UAR está encaminado a incorporar en todos los ámbitos del rugby argentino el desarrollo de prácticas, herramientas y espacios que respondan a una filosofía restaurativa”.

“Como parte de esa cultura es necesario inculcar un modelo de respuesta desde una adecuada gestión emocional, una interacción basada en la comunicación no violenta, un manejo de destrezas y competencias para la resolución pacífica de los conflictos y un sistema de valores que sustente todas estas propuestas”, dijo Raúl Calvo Soler, director del programa desde Funrepar, y además agregó: “Debemos destacar el carácter diverso que existe dentro del espacio argentino del rugby. Esa diversidad debe ser un gran aliado para desarrollar de manera creativa respuestas a los problemas que hoy enfrentamos”.

Quizás en lo inmediato no veamos resultados, porque este programa es un proceso, pero lo importante es reconocer el problema, abordarlo y buscar solucionarlo. Para poder cosechar, hay que sembrar y trabajar con mucho esfuerzo, los remedios mágicos no existen y mucho menos para erradicar la violencia.

¿Qué es Funrepar?

Es una fundación creada para desarrollar, coordinar y ejecutar proyectos en diferentes ámbitos con herramientas del pensamiento restaurativo. Nació con la intención de sumar esfuerzos, de intercambiar experiencias, de conectar recursos que hasta ahora trabajaron de manera aislada y dispersa. Pero, también, para hacer surgir la conciencia y el compromiso de aquellos que hasta ahora no vieron hacia dónde debía producirse el cambio.

Trabajan junto a la UAR ocho profesionales, que sumado al Departamento de Econometría de la Universidad de San Andrés. se distribuyen los 24 programas a implementar en estos dos años.

Sobre Raúl Calvo Soler

Doctor en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Profesor Titular en la Universidad de Girona. Profesor de la Universidad de San Andres, es quien dirige este programa de la UAR e implementa junto a su equipo de profesionales, la construcción de los distintos espacios que darán respuesta y resolución al conflicto.

Comentarios