Ciudad, Últimas

Transformando la educación

Hacerle frente a la exclusión: Rosario ya tiene su secundario para travestis y trans en La Toma

El Espacio Educativo Secundario Travesti, Trans y Disidente funciona como un aula extensiva de la Escuela de Enseñanza Media para Adultos (Eempa) N° 1147, en el centro cultural, de Tucumán 1349. Hay 80 alumnas y alumnos inscriptos y funciona de lunes a viernes, de 18 a 21


Rosario ya tiene su primera escuela travesti trans desde hace dos semanas. El Espacio Educativo Secundario Travesti, Trans y Disidente funciona como un aula extensiva de la Escuela de Enseñanza Media para Adultos (Eempa) N° 1147, en el Centro Cultural La Toma, de Tucumán 1349. El espacio educativo, ideado por el gobierno santafesino en conjunto con las organizaciones trans travestis, tiene como objetivo incluir al colectivo en la educación formal y darles continuidad a las trayectorias escolares que fueron interrumpidas.

La propuesta de formación secundaria e integral, que ya cuenta con 80 alumnas y alumnos de todas las edades, se enmarca dentro del sistema educativo formal, teniendo como referencia el Bachillerato Popular Mocha Celis, de Buenos Aires: la primera escuela secundaria pública y gratuita para personas trans y travestis, que ya cumplió diez años.

El Eempa tiene una duración de tres años y el título de bachiller es de validez nacional. Las inscripciones siguen abiertas, desde los 18 años y para cualquier género autopercibido. Las clases son de lunes a viernes, de 18 a 21: una semana presencial y otra desde la casa para resolución de trabajos prácticos.

Las clases contarán con abordajes interdisciplinarios que permitirán la inserción del alumno en el tramo que le falte: no tiene que repetir ni esperar.

Los docentes están capacitados y acompañados por el equipo de Educación Sexual Integral (ESI) de la provincia.

La experiencia piloto, se hizo en abril pasado en la ciudad de Santa Fe y también se replicó en Reconquista. Entre los tres dispositivos -Rosario, Santa Fe y Reconquista- los estudiantes ya son 150.

Para más información pueden acercarse a La Toma o contactarse a través de las redes sociales (Facebook, Instagram y Twitter) del Ministerio de Igualdad Género y Diversidad.

Garantizar un derecho real

La mayoría de las personas trans han estado históricamente relegadas del ejercicio del derecho a la educación por la pobreza y la discriminación. Por ese motivo, esta escuela es una respuesta del Estado en términos de política pública para saldar una cuestión urgente.

Cabe resaltar que la expectativa de vida de la población trans es de 35 años, aún hoy después de 10 años de la ley de Identidad de Género y de algunos avances legislativos, como la ley de cupo laboral trans.

Nerea Tacari, subsecretaria de Políticas de Igualdad y Diversidad del Ministerio de Igualdad Género y Diversidad, dijo que “este nuevo espacio se enmarca en una politica más amplia de generar un acceso real de derechos como es la educación secundaria”.

La funcionaria resaltó que “hay un avance en términos legislativos, pero el cambio cultural demora mucho más y por eso había que dar una respuesta urgente. Las compañeras trans no pueden seguir esperando a que se produzca ese cambio para ser parte de la educación formal”.

“Por primera vez encuentran un lugar que las incluye y que les oferce contención y cuidado. No sólo queremos garantizar la currrícula educativa y el acompañamiento, sino facilitar el acceso a la salud, entre otras cuestiones. Los Eempas tienen equipos que además acompañan los procesos individuales que pueden surgir”, destacó la subsecretaria de Políticas de Igualdad y Diversidad.

Más allá de las normativas, la población travesti trans sigue viviendo discriminaciones. Este esapacio educativo es una forma de saldar deudas históricas y estructurales que afectan y afectaron al colectivo”, cerró Tacari.

Comentarios