Ciudad, Edición Impresa

Disponen medidores de rayos UV en solariums

Por Laura Hintze / Guillermo Correa.- El Concejo aprobó la ordenanza, que busca prevenir riesgos por exposición al sol, en especial el melanoma.

Arena, río, sol y más prevención: así, en vísperas del calor y el verano, hasta el Concejo de la ciudad comienza a tomar los recaudos necesarios para una buena y sana temporada. En la sesión de anteayer, el Legislativo municipal aprobó un proyecto de ordenanza para que se coloquen carteles medidores de rayos ultravioleta (UV) en playas, piletas y parques de Rosario, a modo de reforzar el cuidado de la piel frente a los riesgos que provoca la larga exposición al sol. “Si bien no son estadísticas exactas, las enfermedades de la piel han aumentado entre un veinte y treinta por ciento”, detalló el concejal de la Unión CívicaR adical, Gonzalo Del Cerro, uno de los impulsores de este proyecto. “Estas cifras están ligadas a una mayor exposición al sol, por cuestiones puramente culturales, y también a la peligrosidad que causa esta exposición, por cuestiones medioambientales”. Junto con Del Cerro, tomaron parte en la conformación del proyecto la concejala radical Daniela León, su par socialista Pablo Colono y el edil del ARI-Coalición Cívica Oscar Greppi.

En concreto, lo que dispone la ordenanza aprobada en la última sesión es que en el ámbito dela Municipalidadde Rosario se instalen instrumentos que adviertan, en tiempo real, el nivel de riesgo de radiación solar ultravioleta, para que las personas puedan adoptar medidas de protección adecuadas, como la reducción de la exposición durante el mediodía solar y su entorno, utilizar vestimenta de protección, sombrero, anteojos de sol, la aplicación de crema protectora solar, buscar la sombra y proteger especialmente a bebés y niños de poca edad. “Culturalmente, la prevención ya está en marcha. Hasta los médicos mismos están preparados para informar. Los medidores van a reforzar la prevención”, explicó el concejal Del Cerro.

“Estas láminas van a estar ubicadas en playas, piletas y todos los lugares abiertos y públicos que la propia ciudadanía transformó en solariums”, continuó el edil. “Son láminas especiales que tienen un dispositivo medidor de los rayos ultravioletas, y una pintura especial que cambia de color indicando el grado de peligrosidad”. Esta medición estará calculada por un sistema internacional dictado porla Organización Mundialdela Salud(OMS) y, según dicta el documento del proyecto, deberá ser de fácil lectura e interpretación; además de demandar un mantenimiento mínimo o nulo y no producir desechos contaminantes. Cabe destacar que la patente del dispositivo medidor fue donada al municipio por su diseñador, el ingeniero Alberto Pascucci, quien además acompaña y asesora al equipo que redactó el proyecto.

Según datos dela Organización Mundialdela Salud, en los últimos años han aumentado entre un 20 y 30 por ciento los casos de cáncer de piel, enfermedad ligada a la luz ultravioleta. “Cuanto más nos exponemos al sol, una práctica cultural cada vez más fuerte, más peligro se corre frente a las enfermedades”, explicó Del Cerro.

El edil radical destacó que la función de los medidores será actuar como medio de prevención, “no como policía”. Es que de la mano de los problemas de la piel también crecen los inconvenientes en la vista: Del Cerro dice que asimismo es importante el incremento en casos de queratitis y cataratas.

Ante ello, tal como lo hacela OMS, el Concejo de la ciudad “destaca e impulsa cambios en las conductas de la población con respecto al sol, particularmente adolescentes y niños, e implementar programas educativos que permitan divulgar mejor los efectos perjudiciales de la radiación solar UV y la adopción de medidas de protección”, cerró el concejal. Con todo, según datos de la enciclopedia libre Wikipedia, los rayos ultravioleta son radiaciones magnéticas, no visibles para el ojo humano y que son producidas por muchas fuentes, entre ellas los rayos solares. La mayor parte de la radiación ultravioleta que llega ala Tierralo hace en tres formas: la más perjudicial para los seres vivos es absorbida por el oxígeno y el ozono de la atmósfera (UV-C), una segunda (UV-B) es parcialmente absorbida, pero la fracción que atraviesa la capa puede producir daños, yla UV-A.

Los primeros “indicadores de riesgo de rayos UV” públicos del país fueron instalados en la ciudad de Monte Hermoso, uno de los destinos turísticos bonaerenses más concurridos. Y son precisamente los que diseñó el ingeniero bahiense Alberto Pascucci, que colaboró en la confección del proyecto que el Concejo rosarino aprobó por unanimidad.

Comentarios