Policiales

Banda de Los Monos

Habilitan que declare testigo antes de un juicio

La defensa de un cuñado del asesinado Claudio “Pájaro” Cantero objetó sin éxito pedido para “estar a salvo”.


Jueza aceptó “anticipo de prueba”: testimoniará antes del inicio del juicio.

Es testigo protegido en una causa por homicidio donde le quitaron la vida a su cuñado. Según la investigación fiscal las balas eran para el primero, pero mataron a su familiar, que lo acompañaba. La pesquisa sostiene que una vieja bronca pudo ser el motivo del ataque. El acusado, que es pareja de una de las hermanas del asesinado capo de Los Monos Claudio “Pájaro” Cantero, cumple prisión domiciliaria. En una audiencia que tuvo lugar este jueves, la Fiscalía pidió que el testigo declare ante un juez antes del inicio del debate oral. Formalmente la medida se conoce como anticipo jurisdiccional de prueba, es decir el aseguramiento de una evidencia ante la posibilidad de que más tarde no se pueda producir. En este caso, que lo maten. La jueza interviniente, a pesar de la oposición de la defensa, hizo lugar al reclamo fiscal.

Lucas Alejandro P., el acusado, tenía una bronca con el hermano del ahora testigo del homicidio: lo molestaba con cuestiones vinculadas con su sexualidad. En una oportunidad el testigo se cruzó con Lucas en un partido de fútbol en el barrio y se agarraron a trompadas. Según la versión, el sospechoso no salió bien parado del encontronazo y prometió cobrársela.

El 3 de marzo de 2017 el testigo y su cuñado, Alejandro Oviedo, se dirigieron al hospital Roque Sáenz Peña a realizarse una curación porque al primero lo había mordido un perro. Según la teoría fiscal, en el lugar se topó con Lucas, quien lo golpeó. El testigo salió acompañado del hospital y al rato lo hizo Lucas: sospechan que desde un auto éste abrió fuego contra la víctima. Las balas finalmente dieron en Oviedo y le causaron la muerte, explicaron desde Fiscalía.

Lucas P. fue imputado por el crimen y le dictaron prisión preventiva, aunque luego la Cámara Penal le otorgó un arresto domiciliario. Mientras tanto, el testigo ingresó a un programa de protección. El jueves pasado, la fiscal Georgina Pairola explicó la necesidad de resguardar el testimonio, el riesgo que presenta su situación actual y el temor a las represalias que siente el muchacho. Y pidió que se registre sus dichos ante un juez como anticipo jurisdiccional de prueba.

A su turno, los defensores Fausto Yrure y Marcelo Martorano rechazaron el planteo fiscal. Aseguraron que la Fiscalía no cuenta con ningún fundamento para realizar este pedido y explicaron que el testigo ya declaró en tres oportunidades “en forma inconsistente y precaria”. Para la defensa, la medida tiene como fin de modificar la declaración y avalar la teoría fiscal en el caso. Finalmente, la jueza María Melania Carrara consintió la postura fiscal e hizo lugar al pedido, lo que implicará el testimonio del muchacho ante un juez penal, antes del inicio del juicio por el homicidio.

Si te gustó esta nota, compartila