Coronavirus, Economía, Política

La esperada recuperación

Guzmán dijo que, superada la pandemia, la economía argentina crecerá “por lo menos 5,5% en 2021”

El ministro de Economía señaló que "el salario subirá en términos reales, la inflación bajará del nivel de este año hasta el 30%; no habrá una brusca devaluación con un tipo de cambio oficial". El funcionario criticó la política económica del gobierno de Mauricio Macri


El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que habrá una recuperación de la economía en 2021 de “por lo menos 5,5%” en Argentina, “asumiendo que la pandemia estará controlada con la vacuna”.

“Existe un horizonte claro de recuperación en que la economía 2021 crecerá por lo menos 5,5%, el salario subirá en términos reales, la inflación bajará del nivel de este año hasta el 30%; no habrá una brusca devaluación con un tipo de cambio oficial que acompañará la evolución general de los precios; las reservas del Banco Central subirán; y habrá un nuevo esquema de tarifas”, afirmó Guzmán en una entrevista publicada este domingo por Página/12.

Además sostuvo que “no hay forma de crecer y de estabilizar la economía con un ajuste económico”.

“Eso es lo que ha realizado el gobierno anterior, pero nosotros hacemos un presupuesto orientado a la recuperación”, remarcó el funcionario.

El titular del Palacio de Hacienda dijo que espera una recuperación del nivel de empleo, y aseguró que excluyendo el momento más duro del aislamiento social obligatorio, “lo que se observa es una expansión del gasto público en términos reales”.

“Se aumenta el gasto de obra pública y viviendas fuertemente, y se incrementa también la inversión en educación y salud pública”, afirmó el ministro, quien destacó que “el rubro en el cual sí hay un ajuste es en el gasto destinado al pago de intereses de la deuda a partir de su reestructuración”.

Por otra parte, sostuvo que “no es bueno que el Fondo (Monetario Internacional) esté en Argentina”, pero subrayó que “alguien lo trajo y nosotros vamos a resolver el problema”.

“Tenemos que negociar con el FMI porque el gobierno anterior pidió 57.000 millones de dólares, de los cuales fueron desembolsados  45.000 millones de esa moneda”, precisó Guzmán.

El ministro sostuvo que “el Fondo podrá pedir lo que quiera, pero hoy no gobierna Juntos por el Cambio, gobierna el Frente de Todos”.

“Y nosotros vamos a defender los intereses del pueblo argentino, además, la opción sería hacer un default a la deuda del Fondo, lo que tendría un costo inmenso porque implicaría hacer un default a los países, que son los socios del organismo”, advirtió el ministro.

En cuanto a las tarifas, explicó que “el esquema del gobierno anterior no era razonable y no permitía operar con competitividad ni generar incentivos para la inversión”, y en cambio aseguró que “el nuevo esquema buscará equilibrios”.

El titular de la cartera económica se refirió al dólar y afirmó que no está atrasado, y acompañará la evolución general de los precios.

“Tenemos fundamentos para sostenerlo: tenemos un superávit comercial robusto, éste y el próximo año; no tenemos pagos de deuda a privados; y estamos negociando con el Fondo para no tener que hacerles pagos, sumado a que tenemos controles de capitales que para el manejo del tipo de cambio oficial son efectivos”, precisó Guzmán.

En consecuencia, puntualizó que “las condiciones no se condicen con la posibilidad de un salto cambiario”, y refirió que si bien “hubo ruidos cuando subió la brecha cambiaria, las voces que hablan de un atraso en el tipo de cambio oficial se van callando, no la piden los organismos multilaterales, tampoco la pide la Unión Industrial Argentina”.

En relación a la situación de las reservas, aseguró que “tenemos suficientes”, y señaló que “el objetivo es que crezcan el año próximo”.

Explicó que al momento de difundir el programa plurianual se podrá acceder a esa cifra.

En tanto, indicó que tiene “una estrategia antiinflacionaria consistente e integral”, y sostuvo que “se necesita un marco general de la macroeconomía, que incluye la política monetaria, cambiaria y fiscal, ayudado por una coordinación de precios e ingresos, en un esquema donde hay inflación y pujas distributivas que si no se coordinan provocan un desancle de las variables nominales”.

Además, resaltó que “el salario en sí no genera inflación”, y puso de relieve que el ingreso salarial “en Argentina es una institución y tenemos que preservarla, y buscar que el poder adquisitivo crezca por encima de la inflación para potenciar la recuperación”.

Comentarios