Ultimas

Guardia y preso eran socios narcos

La Fiscalía de Córdoba hizo el jueves nueve allanamientos donde apresaron a ocho personas entre las que se encontraban los cabecillas: un guardiacárcel de San Francisco, su mujer empleada municipal y un recluso a su cargo.


Un penitenciario de San Francisco, su esposa empleada municipal y un preso que estaba a su cargo están acusados de liderar una banda de narcos, quienes junto a cinco personas, se dedicaban a la venta minorista de marihuana en la frontera entre Córdoba y Santa Fe. Los ocho integrantes fueron detenidos el jueves pasado por la Fuerza Policial Antinarcóticos (FPA). Los uniformados secuestraron casi 80 kilos de marihuana –valuados en 5 millones de pesos– en los nueve allanamientos que hicieron en las ciudades cordobesas de San Francisco, Tránsito, Arroyito y en la localidad santafesina de Frontera.

Tras una investigación de casi dos años, la FPA hizo el primero de los operativos el jueves pasado a las 15 cuando detuvieron la marcha de Peugeot gris en el que iban dos mujeres por avenida Rosario de Santa Fe, continuación de la ruta nacional 19, y a escasos metros a escasos del camino interprovincial. Los uniformados hicieron bajar a las dos mujeres de 34 y 35 años –domiciliadas en Arroyito–. Las sospechosas contaron a los uniformados que venían de la provincia de Corrientes. De la requisa, los pesquisas hallaron 67 panes de marihuana que pesaron poco más de 67 kilos.

Luego, los uniformados allanaron una casa que pertenece al penitenciario en la ciudad santafesina de Frontera donde secuestraron 10,5 kilogramos de marihuana. El otro procedimiento fue en San Francisco, en una vivienda de General Paz 602, casi bulevar Sáenz Peña, de barrio Catedral. En ese lugar, apresaron a Juan Ignacio Ludueña, de 33 años –quien trabaja de guardiacárcel en la Unidad Penitenciara Nº 7 de dicha ciudad–, y a su esposa, Claudia Juárez, de 42 años y oriunda de Tránsito. La mujer trabaja en el área de bromatología de la Municipalidad de San Francisco. De acuerdo con los voceros del caso, la casa de la pareja funcionaba como punto de venta de drogas.

Los operativos también se realizaron en una celda de la cárcel donde trabaja Ludueña. El interno que buscaban los policías es conocido Mono, de 37 años, -condenado por homicidio en ocasión de robo en febrero de 2004-, a quien sindican junto con la pareja como cabecilla de la banda. Los voceros del caso agregaron que una de las mujeres detenidas en la ruta es la esposa de este recluso.

Además, los investigadores allanaron cinco domicilios en Arroyito donde incautaron armas y dinero. Y el restante, fue en la localidad de Tránsito.

En esos operativos fueron secuestrados cerca de 80 kilos de marihuana, distribuidos en 86 panes. Los demás detenidos fueron identificados como: Mirna Nagel, de 31 años; Romina Brunotto, de 34; Deysi Nagel, de 25; Pablo Almada, de 31; Elías Machado, de 34, y Leandro Fraga, de 34.

El caso quedó a cargo de Bernando Alberione, titular de la Fiscalía de Lucha contra el Narcotráfico de San Francisco, el cual dispuso el traslado de los detenidos a sede judicial para ser indagados por infracción a la Ley Nacional de Estupefacientes.

 

Frontera sede narco

 

La ciudad de Frontera, que limita por una calle con la localidad cordobesa de San Francisco, tiene apenas 12 mil habitantes y se convirtió en los últimos años en uno de los lugares con mayor influencia de narcocriminalidad del país. La venta de drogas se incrementó a la par de los asesinatos. La ciudad llegó a los medios nacionales cuando en septiembre de 2016, Casación procesó a Héctor Argentino “Patrón” Gallardo, acusado desde diciembre de 2013 de liderar una red delictiva internacional, que tenía nexo con actores del narcotráfico colombiano, con sede en San Francisco (Córdoba) y Frontera. Había sido encausado por la Justicia federal cordobesa también por tentativa de homicidio y se lo investiga por lavado, porque se cree que compraba autos, campos y cereales para blanquear los activos.

En diciembre pasado, el Tribunal Oral Federal Nº 1 de Córdoba condenó a Gallardo a la pena de 14 años de cárcel al encontrarlo culpable de los delitos de “organización del transporte y comercialización de estupefacientes”. En tanto, fue absuelto del delito de “tentativa de homicidio”.

El dato fue que El Patrón pidió cumplir la pena en la “Unidad Penitenciaria Nº 7” –donde trabaja el narcoguardiacárcel– para poder “estar cerca de su familia”.

Si te gustó esta nota, compartila