Edición Impresa, Política

Pulseada nacional

Gremios locales buscan ganar la calle en la huelga del 6 de abril

Dirigentes del Movimiento Sindical Rosarino y de la CTA se reúnen para analizar una posible movilización conjunta.


“No queremos un paro dominguero. Todavía tenemos fresca la memoria cuando en la década del 90 se hacían esos paros sin movilizar. Nosotros queremos demostrar en la calle que estamos en contra de las políticas de este gobierno”, marcó el secretario general de Luz y Fuerza, Alberto Botto. El dirigente, una de las caras visibles del Movimiento Sindical Rosarino (MSR), marcó así la intención de al menos un núcleo de gremios fuertes de convertir en “paro activo” la jornada de huelga nacional –sin movilización– convocada por la CGT reunificada, a la que adhiere también la CTA en sus dos expresiones. De hecho este viernes mismo habrá un encuentro intersindical en la sede del gremio de Docentes Privados (Sadop) para analizar una movilización conjunta en Rosario. Y no será la única expresión de protesta contra la política económica y social del gobierno de Mauricio Macri: la Federación Aceitera ya confirmó que el jueves 6 de abril el gremio se concentrará frente a las plantas para garantizar la efectividad de la medida de fuerza.

“Nosotros queremos movilizar”, se plantó Botto, quien además recordó que, frente a las protestas sindicales de la década del 90 “se aprovechaba desde el gobierno de turno junto a grupos hegemónicos de comunicación para cuestionar por que se tomaban ese tipo de medidas, dando a entender que eran actitudes de vagancia”.

Otro de los dirigentes más visibles del MSR, el titular local de La Bancaria, Matías Layús, coincidió. “El 6 de abril no puede ser un paro más”, sostuvo. Y definió que la medida de fuerza, fuertemente reclamada hacia el interior de los gremios que participaron de la movilización cegetista al Ministerio de la Producción de la Nación el pasado martes 7, “es parte de la continuidad de un plan de lucha donde está en juego algo muy fuerte como es oponerse al modelo económico que encarna el gobierno nacional”.

Para Layús, quien participó del lanzamiento del “frente antimodelo” que impulsa el Movimiento Sindical Rosario, las políticas oficiales forman un camino único que “está dejando compañeros trabajadores desocupados suspendidos, fábricas cerradas, recesión económica, fata de consumo, tarifazos”.

“Hemos decidido dar características de un paro activo, entendiendo que a este panorama hay que ponerle una resistencia activa”, subrayó.

El MSR, que también integran, entre más de una treintena de gremios, el Sindicato de Trabajadores Municipales, la Asociación Empleados de Comercio, Sutracovi (trabajadores del peaje) y los Judiciales, entre otros, terminará de definir el próximo martes 4 de abril las características y el alcance del “paro activo” y la confluencia o no con otras expresiones gremiales.

Ya una de ellas, que no integra el sector, fijó posición: “Exhortamos a los compañeros a concurrir a los lugares de trabajo para garantizar la medida con presencia en la puerta de las plantas y declararse en estado de asamblea permanente”, marcó el titular de la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines, Daniel Yofra.

El referente de los aceiteros de todo el país anunció que la idea es que en cada ingreso a las plantas se convierta en un virtual escenario de asamblea. “Para informarnos y debatir sobre la continuidad de las medidas en el marco de las negociaciones paritarias”, sostuvo Yofra.

Y subrayó que la medida de fuerza se fundamenta directamente en las políticas del gobierno nacional: “Ha implementado en los dichos y en los hechos una política antiobrera contra los legítimos derechos de nuestra clase trabajadora, de la cual podemos enumerar rápidamente los masivos despidos en el ámbito estatal y privado, los tarifazos, la caída del salario real, el techo paritario, las iniciativas de flexibilización laboral, el incumplimiento de las promesas respecto del pago de Ganancias, la destrucción de la industria nacional, la reforma patronal de la ley de Riesgos de Trabajo, el vaciamiento del sistema previsional y los repetidos ataques a la Justicia laboral”.

Comentarios