Espectáculos

Temporada de premios

“Green Book” y “Bohemian Rhapsody”, las grandes ganadoras de los Globo de Oro

La comedia dramática de Peter Farrelly y la biopic sobre la vida del legendario cantante de Queen se llevaron los premios principales en una gala en la que la intimista y personal "Roma" se alzó con el galardón a mejor película en idioma extranjero posicionando a Netflix camino al Oscar


Rami Malek ganó como mejor actor por su trabajo en el film "Bohemian Rhapsody"

La comedia dramática Green Book, en la categoría de mejor comedia o musical, y la biopic sobre la vida del legendario cantante de Queen, Bohemian Rhapsody: La historia de Freedie Mercury, en drama, fueron las grandes ganadoras de la 76ª edición de los premios Globo de Oro que entrega la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood.

En una gala realizada el domingo por la noche en el hotel Beverly Hilton de Beverly Hills, en Los Ángeles, Estados Unidos, también se destacó Roma, la intimista y personal película del mexicano Alfonso Cuarón que ganó en las categorías de mejor director y mejor película en idioma extranjero.

Ni Green Book, de Peter Farrelly, ni Bohemian Rhapsody, de Bryan Singer, eran señaladas en la previa como las principales candidatas en sus categorías, pero igualmente se alzaron con tres y dos premios cada una.

El film de Farrelly, quien dirigió junto con su hermano Bobby icónicas comedias como Tonto y Retonto (1994) y Loco por Mary (1998), incluso había sido señalada como fuera de lugar.

Es que pese a la experiencia en el género de su realizador, la trama de Green Book, sobre el viaje en 1962 del famoso pianista afroamericano Don “Doc” Shirley y su “patovica” y chofer neoyorquino Tony Vallelonga hacia los estados sureños de Estados Unidos, constituía para muchos en verdad un drama.

Las diferencias de personalidad entre el sofisticado pianista y el rudo hombre ítaloamericano, y su gira musical por los racistas territorios del sur profundo de todos modos conmovieron a los votantes y se llevaron también los premios a mejor actor de reparto para Mahershala Ali y a mejor guión.

Por su parte, la película sobre Freddie Mercury, que contaba con la bendición de sus ex compañeros Brian May y Roger Taylor, sorprendió al vencer a Nace una estrella, que llegaba con cinco nominaciones y apenas se llevó el premio a mejor canción para “Shallow”, de Lady Gaga y Mark Ronson.

Bohemian… brilla especialmente por su banda de sonido, que no es otra que la de la banda de rock británica Queen, y por la performance de Rami Malek en el papel de Mercury.

Malek, quien había sido nominado ya dos veces al Globo de Oro pero por su protagónico en la serie dramática Mr. Robot, no había sido la primera opción para el proyecto, que llevaba desde 2010 en preproducción.

El film incluso tuvo graves inconvenientes cuando Singer, acusado de abusar de un menor y con serios problemas personales, fue despedido y Dexter Fletcher tuvo que tomar su lugar para terminar el rodaje.

Donde no hubo sorpresa fue en el triunfo de Roma como mejor película de habla no inglesa, que incluso le reportó a Cuarón el galardón para el mejor director.

Producida y distribuida por Netflix, la película en blanco y negro sobre las memorias de infancia del mexicano se presenta como la mejor apuesta del gigante del streaming para obtener el Oscar en febrero y así posicionarse como un actor capaz de producir “cine de calidad”.

Con una tibia conducción del comediante Andy Samberg y la actriz Sandra Oh (quien se llevó su propia estatuilla como mejor intérprete femenina en drama de TV), estuvo menos marcada por cuestiones políticas que en años anteriores.

La representación de las minorías raciales, étnicas y sexuales era un tema dominante en varias de las películas nominadas este año, por lo que diferentes presentadores y ganadores abordaron la cuestión.

Como en el discurso de Regina King al aceptar su premio a mejor actriz de reparto por El blues de Beale Street, cuando prometió que se asegurará de que todos los proyectos que ponga en marcha en adelante tendrán al menos un 50 por ciento de mujeres involucradas.

El resto de los premios mostró la misma dispersión que la del rubro televisivo, con numerosas películas que se llevaron sólo un Globo de Oro.

El británico Christian Bale se llevó el premio a mejor actor de comedia o musical por interpretar al ex vice de George W. Bush, Dick Cheney, en El vicepresidente: más allá del poder, que llegaba como la gran favorita con seis nominaciones.

Otros ganadores destacados fueron Olivia Colman (actriz de comedia, La favorita) y Glenn Close (actriz dramática, La esposa).

¿Netflix a los Oscar?

 

Roma ganó el Globo de Oro a mejor director para el mexicano Alfonso Cuarón y a la mejor película en idioma extranjero, con lo que sube los primeros peldaños hacia el ansiado objetivo de Netflix de conseguir el Oscar, que posicione a la plataforma de video a demanda como casa productora cinematográfica de prestigio.

La película en blanco y negro es a la fecha la apuesta más fuerte de Netflix, en su objetivo de hacerse con un premio importante de la crítica especializada estadounidense.

La plataforma comenzó a lanzar decenas y decenas de films propios en 2015, pero cada año obtiene numerosas nominaciones y también galardones sólo en el rubro de las series.

Si bien el gigante del streaming ya obtuvo el premio Oscar a mejor documental en 2018 por Icarus y a mejor corto documental en 2017 por The White Helmets, el premio máximo del cine en las categorías más reconocidas aún le es esquivo.

Por ello, Netflix comenzó a invertir en los proyectos de cineastas de renombre y una filmografía “de autor”, como lo son el mexicano Alfonso Cuarón, los hermanos Coen (que en 2018 presentaron en la plataforma La balada de Buster Scruggs) o Martin Scorsese (que prepara con elenco estelar The Irishman para este año).

Pero además, la compañía de Los Gatos, California, no tuvo más alternativa que flexibilizar para esa clase de proyectos su estrategia de distribución: ya no estrenar esos films exclusivamente en la plataforma, sino permitir un estreno limitado durante una breve ventana en cines comerciales.

Esa estrategia, y las marcas de la deliciosa propuesta estética y detallada reconstrucción histórica de Cuarón, le permitieron a Roma no sólo ganar el León de Oro del Festival Internacional de Cine de Venecia sino ser contendiente serio para la “temporada de premios”.

Tras sus dos premios Globo de Oro, Roma seguirá su camino en distintas ceremonias a la espera de quedar entre las previsibles candidatas al Oscar de fines de febrero, que se anunciarán el 22 de enero.

Entonces, aumentará aún más la campaña de Netflix para reunir los votos necesarios que le otorguen su primer Oscar en ficción y, por lo tanto, el ansiado prestigio que ayude a posicionar la imagen del streaming como una vía alternativa para distribuir cine de calidad.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

10