Gremiales

"Obstrucción a la labor sindical"

Grave: Atsa denuncia a Emerger Salud y a policías de la seccional 14ª por “maltrato, intimidación, vejación y violencia de género”

El gremio de la Sanidad de la provincia relató un episodio que tuvo por víctimas a dos integrantes de la comisión directiva de Rosario y a un trabajador de la salud: los tres terminaron presos, y ellas fueron revisadas por un forense varón, tras tener que desvestirse a la intemperie y a la vista


“El grupo Emerger Salud y la Policía provincial violaron derechos civiles, laborales y sindicales. Ejercieron abuso de poder, obstrucción a labor sindical, maltrato, intimidación, vejación y violencia de género”, sostuvo la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (Atsa Santa Fe). El gremio denunció legalmente y repudió públicamente “el accionar violento, irresponsable, ilegal y abusivo” que, según aseguró, cometió la firma de salud privada contra dos integrantes de la comisión directiva “en el cumplimiento de sus tareas sindicales acompañando a un compañero trabajador de la empresa”. Y explicó: “Le impidieron tomar su guardia por segundo día consecutivo como consecuencia de negarse a renunciar a su afiliación sindical a Atsa Santa Fe”.

La grave denuncia recibió el acompañamiento y solidaridad de la Coordinadora Provincial Justicialista de Salud, que a su vez hizo la suya propia: aseguró que las dos integrantes de Atsa también forma parte de la organización, y fueron “violentadas”.

Según narra el gremio de la Sanidad, todos los trabajadores del sector revistan como personal esencial. “Cuidamos de nuestra comunidad arriesgando la salud propia”, recordaron. En ese marco, se produjo el episodio: “El miércoles 15 de julio concurrimos a asistir a un trabajador de la empresa Emerger”, explica la comisión directiva de Atsa, para asegurar que el problema es por la afiliación del profesional. “Durante el desarrollo de nuestra tarea sindical –continúa– defendiendo el derecho del compañero a realizar su trabajo, integrantes de la comisión directiva de este sindicato fueron maltratadas por el apoderado legal de la empresa y por el coordinador de los trabajadores, señores Maximiliano Russo (abogado) y Adrián Becerica, quienes, a través de amenazas y amedrentamientos las apremiaban a reitarse del establecimiento, bajo amenaza de hacerlo por la fuerza, desconociendo y obstruyendo nuestra representación gremial, y las garantías constitucionales que nos asisten”.

La grave denuncia tiene como víctimas a Ester Aressi y Gladys Flamenco, quienes forman parte de la comisión directiva de Atsa e integran también la regional Rosario de la Coordinadora Provincial Justicialista de Salud.

Según continúa el sindicato, “ante la insistencia” de las dirigentes gremiales a que se le permitiera al trabajador tomar su turno, “dado que figuraba en el diagrama” y le tocaba una guardia, “la patronal requirió la presencia de la fuerza policial”.

Y todo fue a peor: “Llamativamente, quienes deben protegernos y brindarnos seguridad, a través de forcejeos, gritos, y violencia extrema tomaron por la fuerza y detuvieron a nuestra secretaria de Empleo y Protección del Trabajo”, que es Aressi, y también a Flamenco, quien es vocal de la comisión directiva de Atsa.

Según el gremio, ambas dirigentes, y también el trabajador a quien le dejaban tomar la guardia “fueron trasladados a la comisaría 14ª, incomunicados, privados de hablar con su abogado y privados del derecho de ejercer la labor sindical”.

Atsa también da cuenta de que Aressi y Flamenco “fueron, una vez más, violentadas al ser revisadas por un médico policial forense varón, en un lugar a la intemperie, debiendo quitarse sus ropas allí y con vista a los agentes policiales que deambulaban por el lugar”.

La situación fue analizada puertas adentro del gremio e informada a la comisión directiva provincial que resolvió avanzar en denuncias en todos los ámbitos y redactar y hacer pública la narración de los hechos cometidos. Y apuntó contra “las autoridades de la empresa Emerger Salud” y “las autoridades policiales implicadas”, a las que acusó de “intimidación, maltrato, abuso de poder, violencia, obstrucción a la actividad sindical y violencia de género”.

El sindicato también deslizó, a modo de advertencia, que “llama la atención que algunos empleadores consideren el ámbito laboral como el lugar donde pueden realizar todo tipo de abusos afrentas y persecuciones, incluso pretendiendo decidir las ideas políticas y sindicales por sus trabajadores”. Y repudió que “frente a su negativa, utilicen la violencia y la fuerza pública”.

“Estamos en alerta y formulando todas las denuncias correspondientes, exigiendo el respeto total de los derechos de las y los trabajadores de la Sanidad”, completó Atsa, recordando que la actividad sindical está “garantizada por las normas legales vigentes”.

“La violencia nunca es el camino”, concluyó el sindicato.

Comentarios