Policiales

Acuerdo entre partes

Granadero Baigorria: lo condenan por matar a un vecino

Imputado aceptó juicio abreviado por el crimen. Hacía pocos meses que vivía en el lugar y una diferencia con un amigo de la víctima desencadenó la bronca, que tuvo final fatal cerca de un cementerio. Purgará más de una década en prisión


En inmediaciones del cementerio de Baigorria víctima y tirador se cruzaron. El encuentro terminó en muerte y, a posterior en una condena. Foto: Google Street.

Una pelea previa, en la que el acusado le pegó a un amigo de la víctima, fue el desencadenante del homicidio. La Navidad de 2016 se lo cruzó cerca del cementerio de Granadero Baigorria y le pegó tres tiros con un arma calibre 32 milímetros. Este jueves, a casi dos años de la agresión, un hombre aceptó su responsabilidad por el crimen a través de un procedimiento abreviado que presentó la fiscal Georgina Pairola y la defensora oficial Luisa Cañavate. La jueza Silvia Castelli lo condenó a 11 años de prisión por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

Era la madrugada del 25 de diciembre de 2016. Juan Ignacio Rivero, entonces de 26 años, iba en bicicleta por calle Orsetti, cerca de un camino que lleva al cementerio de Granadero Baigorria. Se cruzó con Marcelo Daniel Alvarado, alias Chucky. El atacante le efectuó varios disparos a Rivero, quien se desplomó cayendo de la bicicleta. Las balas lo lesionaron en la cabeza, el tórax y la zona intercostal.

En el caso hubo dos testigos protegidos que identificaron al tirador y dijeron que vivía en el barrio desde hacía unos cuatro meses. Según reconstruyó la investigación, la víctima y Alvarado, de 27 años, habían peleado unos días antes porque el segundo le pegó a un amigo de Rivero. La madrugada del crimen, la víctima le gritó algo cuando se cruzaron y Alvarado lo siguió en moto y le disparó, explicó la fiscal Pairola.

El 4 de enero Alvarado fue detenido cuando regresó a su casa, sobre calle Orsetti, a unas 5 cuadras del lugar del crimen. Desde entonces está detenido y la fiscal Pairola, junto a la defensora Cañavate, presentaron un acuerdo. En el documento Alvarado aceptó su responsabilidad sobre el crimen y para el delito las partes propusieron una pena de 11 años de cárcel, lo que entendieron proporcional a la gravedad del hecho.

El planteo fue aceptado por la jueza Silva Castelli, que dictó la condena acordada y sentenció a Marcelo Alvarado por el homicidio de Juan Ignacio Rivero.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios