Policiales

Venado Tuerto

Golpe a la banda de Novelino, el hombre que mandaba desde prisión de Resistencia

Este domingo realizaron allanamientos en la ciudad de Venado Tuerto; Santa Isabel y en la Unidad de Detención de Resistencia (Chaco) para desbaratar la organización liderada por Mauro Nahuel Novelino desde la cárcel. La semana pasada secuestraron un millón de pesos en un remís


Mauro Nahuel Novelino en su celda de la cárcel federal de Resistencia, Chaco.

“Esta es la banda de Nahuel Novelino…Nahuel Mauro Novelino…planean hacer un atentado al Juzgado Federal a balazos. Cuidado señor Juez”. La nota llegó el 8 de junio al juzgado, cuando la sede del Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Venado Tuerto fue blanco de un atentando mafioso. Se trató de una especie de bomba molotov que impactó contra la puerta de vidrio del edificio de calle Alvear 679, sin provocar mayores destrozos que paredes chamuscadas por las llamas. Él o los autores del atentado con la bomba incendiaria dejaron un mensaje escrito: “Atentamente Nahuel Novelino”. Este ataque fue entendido por los actores judiciales como una especie de “rosarización” por las características de los ataques. Sin embargo, en un video que el propio Novelino grabó quedó claro que el ataque venía de parte de un antiguo socio que buscaba inculparlo y en ese mensaje lo amenaza y cuenta de alguna manera el entramado de la droga en Venado.

Este domingo realizaron allanamientos en la ciudad de Venado Tuerto; Santa Isabel y en la Unidad de Detención de Resistencia (Chaco) para desbaratar la organización liderada por Mauro Nahuel Novelino desde la cárcel. La semana pasada  en un control de ruta por covid, la Policía secuestró en un remís un millón de pesos, estupefacientes, dinero en efectivo, armas de fuego y municiones, situación que determinó los operativos.

Fuentes policiales indicaron que fueron 13 allanamientos por hechos vinculados a tráfico de estupefacientes, y robos calificados, entre otros, éstos fueron solicitados en forma simultánea por la Fiscalía Federal de Venado Tuerto, a cargo del doctor Javier Arzubi Calvo, y ordenados por el Juzgado Federal de esa ciudad.

La causa se originó el 8 de junio pasado, cuando el Juzgado Federal  de Vendo Tuerto recibió una nota anónima manuscrita, donde se mencionaba a una serie de personas y domicilios: “Esta es la banda de Nahuel Novelino…Nahuel Mauro Novelino…planean hacer un atentado al Juzgado Federal a balazos. Cuidado señor Juez”; agregaba, además, que se dedicaban al comercio de estupefacientes y contaban con armas de fuego y municiones. Sin embargo, en un video grabado por el propio Novelino, éste le endilgó a Wacho Maxi, su antiguo socio, el ataque al frente del MPA y la confección del cartel para inculparlo, además de amenazarlo por querer quedarse con su negocio.

La investigación fue delegada en la Fiscalía Federal y como primera medida se procedió al refuerzo de la seguridad del edificio y la custodia de magistrados, funcionarios y personal, en razón que en el mismo se encuentra tanto la sede del Juzgado, como de la Fiscalía y la Defensoría Oficial.

Las tareas de investigación fueron comisionadas a la Sub Delegación local de la Policía Federal Argentina.

A través de las tareas realizadas en otra causa en trámite se determinó que un imputado se comunicó a un número perteneciente a la provincia de Chaco y habló con “Nahuel” y le pidió trabajar para él. Inmediatamente, éste le respondió que lo desbloquearía y que se comuniquen por whatsapp.

La consulta a la prestataria de telefonía arrojó como resultado que Novelino resultaba titular de dos líneas con prefijo de provincia de Chaco que habían sido dadas de alta en enero y mayo de 2020.

En el marco de la causa, intervinieron esos teléfonos y luego los de los restantes involucrados.

Además fueron visualizadas imágenes de distintas cámaras y de distintos días, pertenecientes al Centro de Monitoreo de la Municipalidad de Venado Tuerto.

La organización, liderada por Mauro Nahuel Novelino, quien se encuentra detenido en la provincia de Chaco, desarrollaba su actividad principalmente en la ciudad de Venado Tuerto, tanto el comercio de estupefacientes como algunos hechos de robo que sucedieron en Venado Tuerto y en la localidad de Santa Isabel.

Los operativos alcanzaron a domicilios en la ciudad de Venado Tuerto, además de las dependencias donde se encuentra alojado Novelino, un domicilio y la comisaría de Santa Isabel, éstos dos últimos vinculados a un hecho de robo sucedido el domingo pasado.

A raíz de los allanamientos se produjo el secuestro de material estupefaciente (cocaína y marihuana), elementos de fraccionamiento y corte, balanzas, dinero en efectivo, teléfonos celulares, vehículos y documentación relacionada a las investigaciones, armas de fuego, municiones, máscaras de disfraz, y un chaleco antibalas de la Policía de la provincia de Santa Fe.

El secuestro de la mayoría de los elementos, entre ellos las armas, municiones y el chaleco, más de medio kilo de cocaína, y la suma aproximada de $300.000, se produjo en un  hospedaje ubicado en pleno centro de la ciudad en calle Iturraspe al 700. En la celda de Novelino fueron secuestrados cuadernos y papeles varios con anotaciones.

Novelino

Mauro Nahuel Novelino es un personaje conocido en Venado Tuerto. Fue protagonista de la crónica policial el 5 de abril de 2016, cuando se fugó luego de una visita familiar en Venado Tuerto –donde había sido trasladado desde el penal de Melincué– y 48 horas después fue detenido en la Terminal de Ómnibus de Rosario por un policía que lo reconoció, según la versión oficial.

Por entonces, ya era un cañero de renombre en el hampa local a raíz de una serie de asaltos a mano armada que tuvo eco en la prensa venadense. Por el escándalo de la fuga en la que no se descartó complicidad policial, Novelino, quedó detenido en la cárcel de Piñero. Tenía una sentencia abreviada a dos años y medio en el fuero federal por tenencia de drogas. Y tres imputaciones por robo calificado, en la justicia provincial.

No faltaba mucho para que recuperara la libertad, y tres años después, en septiembre de 2019, Novelino saltó a la palestra de nuevo. Esta vez, relacionado con causas más resonantes. Su celda fue allanada el día 18 de ese mes, ya que a partir de escuchas ordenadas por el juez federal de Venado Tuerto, Aurelio Cuello Murúa, se desprendió que Novelino, junto con su pareja Jésica Paola Flores, comandaba una organización narcocriminal a la que se le atribuía varios de los crecientes hechos de violencia registrados en Venado Tuerto.

“Novelino está acusado de ordenar desde Piñero las operaciones a sus subalternos, entre ellas la provisión de material estupefaciente, su distribución, la recaudación del producido y la adquisición de bienes. Entre las tareas que les requería se encontraban algunos «patrullajes» que realizaban en la ciudad para detectar los movimientos de quienes llamaban sus enemigos, e incluso el seguimiento a las fuerzas de seguridad orientándose particularmente a la identificación de vehículos, detectar posibles allanamientos y detectar al personal que las integra”, señaló por entonces el Ministerio Público Fiscal (MPF en la indagatoria).

Desde entonces, Novelino sumó dos procesamientos en la Justicia Federal, fechados en noviembre y febrero pasado, por tráfico y comercialización de drogas, agravados por estar sospechado del rol de organizador. Esas imputaciones motivaron que fuera trasladado hacia el penal federal de Resistencia, en la provincia de Chaco.

Claro que a la hora de investigar el ataque a la sede de la Fiscalía de Venado Tuerto, preguntas indispensables surgieron en torno de Novelino: ¿Se incriminaría a sí mismo o se trata de un atentado de falsa bandera? ¿Y por qué el blanco fue la sede del MPA, si sus causas en trámite son federales? No es un dato menor, ya que la sede de la Justicia Federal venadense (inaugurada en 2018) posee custodia fija y está ubicada a 150 metros de la del MPA.

Recientemente la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario confirmó el procesamiento del mismo en carácter de organizador y los restantes integrantes de la organización, esos allanamientos fueron realizados en setiembre pasado.

Lo organización y el control de las actividades era desarrollada desde la Prisión Regional del Norte, Unidad 7 Chaco, donde se encuentra alojado Novelino.

Operativo

El 14 de julio pasado, personal de la Policía Federal en un control realizado en la ruta 33 detuvo la marcha de un remís que transportaba más de un millón de pesos, distribuido parte en el baúl en una caja de cartón y otro en una bolsa debajo de uno de los asientos.

Con el correr de los días, y a partir del producido de las escuchas telefónicas se pudo determinar que se trataba de dinero de la organización que era enviado a Rosario con pleno conocimiento del chofer. En el mismo momento Novelino llamó a sus colaboradores para que se presentaran en el control y lo mantuvieran al tanto del desarrollo del mismo, cantidad de policías presentes, móviles.

Asimismo siguiendo sus órdenes los integrantes realizaban vigilancias en la comisaría 2ª, de la Policía Federal y Gendarmería Nacional para detectar movimientos que pudieran señalarles la posible realización de allanamientos, uno de esos tuvo lugar cuando una persona de Venado Tuerto le avisó a Novelino que afuera de la seccional 2ª, a la una de la madrugada había dos camionetas; en forma inmediata ordenó la realización de rondas en las sedes de las fuerzas de seguridad.

Ante el secuestro del dinero en el procedimiento y temiendo allanamientos ordenó a sus colaboradores que se mudaran a un hotel residencial ubicado en pleno centro de la ciudad.

La organización

La mayoría de los integrantes de la organización son de la ciudad de Venado Tuerto y algunas localidades vecinas, casi todos ellos fueron mencionados en la nota anónima recibida en el Juzgado Federal.

Ante algún incumplimiento de las instrucciones impartidas; Novelino convocó a una persona de Granadero Baigorria para que se haga cargo de la ejecución de las tareas.

En el curso de todas las comunicaciones telefónicas en ningún momento fue mencionado algún nombre de pila: “se manejaban exclusivamente por alias refiriendo a Cachorro; Polaco; Narigón; Primo,Pale o Palermo”, enumeraron las fuentes.

Hechos investigados

Además del tráfico de estupefacientes se determinó la existencia de dos hechos de robo calificado cometidos por la organización, uno de ellos a un proveedor de estupefacientes domiciliado en el Barrio Ciudad Nueva de Venado Tuerto (quien fue allanado este domingo)y el otro en la localidad de Santa Isabel cometido el día 12 de julio, donde contaron con la colaboración de varias personas e ingresaron a un domicilio donde sustrajeron dinero en efectivo y otros elementos.

Intervino desde un primer momento la Delegación local de la Policía Federal Argentina a cargo del subcomisario Carlos Dobrilovich, la misma realizó los allanamientos con la colaboración de más de 16 brigadas de la propia Policía Federal que brindaron colaboración.

Asociación ilícita

El fiscal Federal, Javier Arzubi Calvo, solicitó al juzgado se indague a los partícipes por Asociación ilícita (Novelino en carácter de jefe); tráfico de estupefacientes agravado por la participación de tres o más personas, robo calificado y otros hechos.

Todos los detenidos quedaron a disposición del Juzgado Federal de Venado Tuerto, a cargo del doctor Aurelio Cuello Murúa junto a la secretaría de Juan Cruz Ara Aimar, y serán indagados en los próximos días por videoconferencia, describieron los voceros.

En tanto, la persona detenida de Santa Isabel quedó bajo la modalidad de arresto domiciliario en razón que dicha localidad por decreto del Poder Ejecutivo Provincial se encuentra en Aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia.

Novelino, el perfil del pibe que se hizo narco en Piñero al calor de los presos rosarinos

Comentarios