Edición Impresa, Política

Giuliano no quiere más GUM

El concejal reutemista criticó al intendente y dijo que es una “irresponsabilidad” nombrar más agentes en la Guardia Urbana para destacarlos en zonas peligrosas, como por ejemplo los accesos a la ciudad.

Daniel Zecca

Tras el anuncio que hizo el intendente Miguel Lifschitz del incremento del personal de la Guardia Urbana Municipal, el principal crítico de la GUM, el concejal Diego Giuliano, salió rápidamente a acusar al gobierno de actuar con “irresponsabilidad” y de insistir con un esquema que superpone las funciones con otros organismos municipales. El concejal del PJ también se mostró preocupado por la sucesión de episodios de violencia en los accesos a la ciudad, que tuvieron su hecho más desgraciado en la madrugada del domingo, cuando el vehículo que trasladaba a una familia platense recibió un piedrazo en el acceso sur, y su conductor debió ser internado en terapia intensiva tras sufrir estallido de cráneo: “Nosotros le pedimos el intendente después de este piedrazo que nos dieron a todos los rosarinos, que tiene que empezar por desmalezar, iluminar y poner cámaras de video vigilancia en los accesos de la ciudad. Esto es una materia pendiente. Visitando el lugar donde se produjo el hecho de violencia los vecinos nos decían: «Fijáte cómo están los yuyos, fijáte que no hay iluminación suficiente». Y además es indispensable la presencia policial. Tienen que entender que gobernar es anticiparse al problema. No correr detrás de los problemas como están haciendo en este caso la Municipalidad y la provincia. Aquí hay que anticiparse y construir los destacamentos policiales en los lugares vulnerables, como por ejemplo los accesos”.

—¿Cómo analiza el aumento de personal en la GUM anunciado por el intendente?

—Esta intención del intendente de aumentar el personal de la GUM, incluso para enviarlos a los accesos de la ciudad, está en el límite de la irresponsabilidad. Porque enviar a personal uniformado, desarmado, a los accesos de la ciudad, me parece que los transforma en objetivos, más que en personal de prevención. Yo creo que acá hay que mandar a la Policía a trabajar en ese sentido.

—Policía en los corredores seguros, en las estaciones de servicio, en La Florida, y ahora también en los accesos. ¿Hay agentes para toda esa demanda?

—El treinta por ciento de la Policía de la ciudad está detrás de un escritorio, armada, entrenada, pero detrás de un escritorio. Descomprimir eso y permitir que la Policía esté en la calle es más que lo que tenemos. Por eso insistimos en que la GUM debe transformarse en un cuerpo de apoyo administrativo y que la verdadera Policía, que es la que está armada y preparada para eso, salga a patrullar, salga a tener presencia en la ciudad.

—La GUM parece haber levantado su perfil en los últimos tiempos. ¿No lo ve así?

—Yo creo que lo que se produjo es una comunicación de la superposición de funciones. Sobre todo con esta última medida, de querer aumentar el personal, lo que se hace es agrandar lo que se hizo mal antes. Me parece que claramente la GUM se superpone con los inspectores de Control Urbano y con el cuerpo de inspectores tradicional de la Municipalidad. Ahora lo que estamos viendo es que hacen la misma tarea desde dos lugares distintos. Desde la Guardia Urbana, porque necesita una mayor comunicación y legitimidad en función del debate que hemos instalado en la sociedad, y desde el sector de los inspectores de Control Urbano y del departamento de Fiscalización, porque es su función específica. La GUM se incluye en ese esquema, con una superposición administrativa con doble costo, pero que tiene que ver con la ratificación de un error cometido hace ya un tiempo por este intendente, y que no está dispuesto a revisar. Ni siquiera a debatir democráticamente. Al contrario,  la respuesta del intendente es más GUM para Rosario. Mi propuesta ha sido constructiva. No me parece que el intendente pueda decir que nosotros no lo dejamos gobernar. Nosotros estamos con propuestas, con iniciativas, tratando de aprovechar al máximo el presupuesto escaso que la Municipalidad tiene para algunas cosas.

—¿La Subsecretaría de Seguridad recientemente creada le parece algo positivo?

—La seguridad es un tema que costosamente ingresó a la agenda municipal; digo costosamente porque las primeras reacciones frente a la inclusión de la mirada municipal en el tema  fueron negativas. “El Concejo no debe ocuparse de eso”; “los candidatos a concejal no deberían hablar del tema seguridad”; “de eso se ocupa la provincia”, decían. Y creo que hemos logrado incluirlo. Logramos que la reconozcan como una política importante. Hoy en todo el mundo la mirada municipal en cuanto a la prevención es mucho más importante que miradas más lejanas, como las de la Nación. La creación de la Subsecretaría de Seguridad municipal es un hecho concreto que significa un avance.

—¿Tuvo diálogo con algún agente de la GUM?

—Conversé con algunos de ellos, que se me acercaron a contarme algunos problemas, y yo me puse a disposición. Lo mío no tiene nada que ver con lo personal; esto es algo funcional. Por eso planteo el desperdicio que significa en materia económica y de recursos humanos mantener una Guardia Urbana como la que mantiene Rosario. Si es necesaria la presencia policial, tener una Guardia, al alto costo que pagamos todos los rosarinos, dedicadas a tareas superpuestas con personal municipal, es incomprensible. Estamos más cerca del capricho que de la solución a los problemas.

Comentarios