Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Giuliano fue por la Policía y lo mandaron a la Catedral

El candidato insistió en enviar a la GUM a los escritorios de las comisarías, y la réplica de Savia fue irónica.

El mentado tema de la “inseguridad” es más que tentador para los postulantes opositores en todos los estamentos, y aunque el municipio de Rosario no está exento de esa regla, ayer la confirmó condimentada con un toque de humor irónico: el concejal y precandidato del PJ Diego Giuliano cumplió con lo que había anunciado y se apersonó en la sede de la Guardia Urbana Municipal (GUM) para presentar su relevamiento de las comisarías locales e insistir, con números en la mano, en que el personal de esa dependencia municipal deje de intervenir en las calles para abocarse en las seccionales a las tareas administrativas que hoy, aseguró el justicialista, retienen detrás de un escritorio al 40 por ciento de los uniformados que deberían estar patrullando la ciudad. La réplica no se hizo esperar: el titular de la GUM, Mariano Savia, no sólo consideró la movida del peronista como “un acto claro de provocación y un agravio inútil a los trabajadores” de su repartición, sino que le espetó: “Hemos estado en los peores lugares y momentos, y quizás el lugar más peligroso en el que estuvo Giuliano fue en la misa de 9 en la Catedral”.

Savia defendió el accionar de la GUM –nunca fue planteada como un reemplazo de la Policía– y enumeró tanto las tareas de “prevención” que realiza en zonas conflictivas como la colaboración que presta, por ejemplo, en la clausura de desarmaderos de autos que integran la economía delictiva. Y contestó a Giuliano: “El que fracasó fue él, con una clara impronta de mentir y poner temas oportunistas sobre la mesa”.

Frente a la GUM, Giuliano había insistido antes con su propuesta de 2009: “Nuestro planteo es que haga las tareas administrativas que hoy hace la Policía. Hasta un 40 por ciento del personal policial está detrás de un escritorio haciendo papeles, y esto es grave. Si reubicamos 400 efectivos de la Guardia Urbana en las comisarías vamos a tener más policías en la calle”, resumió. Y Savia le respondió con el archivo: afirmó que la preocupación de la población respecto del presunto aumento del delito es en parte consecuencia de “la desatención de los gobiernos justicialistas (de la provincia), en los que Giuliano participó”.

Con igual tenor replicó el diputado provincial socialista Raúl Lamberto. “Que los referentes locales de las dos corrientes que se alternaron en el gobierno de Santa Fe en los últimos 24 años hablen ahora de qué debe hacer la Policía es querer tomar por tontos a los rosarinos”, sostuvo el legislador en referencia a las declaraciones de Giuliano y a las del precandidato a concejal por el mismo espacio Osvaldo Miatello.

“Los rosarinos recuerdan a los artífices del abandono de la Policía, que dejaron su conducción en manos del teniente coronel retirado Rodolfo Riegé, denunciado por organismos de derechos humanos, o del empleado de la Side Enrique Álvarez”, enfatizó Lamberto. Y remató: “Giuliano, estrecho colaborador del gobierno de Carlos Reutemann, en pleno proceso electoral trata de juntar votos con un tema muy doloroso”.

Comentarios