Ciudad, Edición Impresa

Hospital emblemático

Gerenciarán el Italiano: falta saber quién y desde cuándo

El juez Quiroga aceptó el consejo de la comisión interventora, que descartó la autogestión para ese centro de salud.


El Juzgado de Distrito Civil y Comercial de la 7ª Nominación, a cargo del juez Marcelo Quiroga resolvió, por pedido de la comisión interventora del concursado Hospital Italiano, abrir la puerta al gerenciamiento privado. La decisión se adoptó en base a un informe de viabilidad en la explotación que presentó la interventora, que descartó explorar la vía de la autogestión de ese centro de salud y, en cambio, aconsejó la participación de terceros mediante un contrato de locación de las instalaciones por un período de 20 años.

Ante ello, Quiroga requirió a los tres oferentes que se presentaron hasta el momento interesados en tomar las riendas del tradicional establecimiento de la zona sur la profundización de sus propuestas en base a una serie de puntos que fijó el Juzgado, entre ellos, el pago del canon –que no debe ser inferior a 600 mil pesos–, la situación laboral de los empleados, las deudas que asumirán, la posición contractual que tomarán frente a prestatarias como Iapos y Pami y ante los afiliados de Italmedic, entre otros ítems. Los interesados, que por ahora son tres pero la convocatoria está abierta para cualquier otro, deberán presentar sus propuestas antes de este viernes.

El Hospital Italiano entró en concurso preventivo de acreedores en mayo de 2008, cuando logró un acuerdo con los acreedores que fue homologado en 2010 e implicó una quita del 40 por ciento de la deuda, dos años de espera y 10 años de plazo para la cancelación.

Pero en 2015 la Inspección General de Personas Jurídicas presentó un pedido de intervención que se concretó en los últimos meses del año último. Esa comisión, integrada por un médico, una abogada y un contador se hizo cargo de llevar adelante la administración del lugar y, al mismo tiempo, elaborar un plan de viabilidad para darle continuidad a las actividades del centro de salud.

Intervención

Esta comisión, de carácter provisoria, está en funciones desde hace 5 meses y presentó al Juzgado un informe en el que explica la imposibilidad de autogestionar el hospital.

Sostiene que la institución es financieramente inviable porque no cuenta con el capital de trabajo necesario para el normal desenvolvimiento de sus tareas y asegura que la inviabilidad financiera torna a la entidad “no sustentable” desde el punto de vista jurídico.

Luego sugiere el análisis de tres propuestas que presentaron en el expediente la asociación civil en formación Nuova Medicina (del cardiocirujano Rafael Díaz), la Asociación Mutual La Casa del Médico y la Asociación Mutual Argentina.

El juez Marcelo Quiroga tomó en cuenta el pedido de la comisión interventora, de optar por la vía del gerenciamiento, y dispuso que los oferentes amplíen sus propuestas. La intensión es celebrar un contrato de locación del inmueble que pertenece a la entidad médica con todos sus bienes muebles por un plazo de 20 años.

El magistrado solicitó a los interesados que profundicen sobre el ofrecimiento que hacen para concretar esa locación, que está fijada con un canon mínimo de 600 mil pesos mensuales. Además el futuro gerenciador deberá especificar el índice de ajuste anual que se aplicará, qué garantías presentará para el respaldo del pago de ese alquiler y desde cuando comenzará a pagarlo.

El personal del hospital es otro ítem por el cual el magistrado requirió más información.

Los interesados en tomar las riendas del Italiano deberán informar si tomarán a su cargo la totalidad de los empleados – calculados en unos 500 y actualmente transitando una conciliación obligatoria que tiene fecha límite el 5 de mayo–; en caso afirmativo, explicar cómo se manejarán en los primeros 12 meses y si echarán mano a un procedimiento de crisis ante el Ministerio de Trabajo. A su vez pide detalles de lo que sucederá con la deuda que el hospital tiene con los trabajadores y si reconocerán su antigüedad y categoría.

También deberán explicar el proyecto médico a implementar en el hospital y cómo se van a manejar contractualmente con Iapos y Pami. Otro punto en el que deberán extenderse los interesados es en la prepaga del propio centro de salud, Italmedic, en cuanto a la condición de los afiliados y el mantenimiento de las prestaciones que actualmente reciben.

Pasado y presente de los grupos interesados

Tres grupos empresarios manifestaron formalmente intenciones de convertirse en administradores del Hospital Italiano Giuseppe Garibaldi, en el marco del proceso de intervención judicial en el que está inmersa desde noviembre de 2015 la histórica institución sanitaria de la colectividad italiana de Rosario.

Los tres nombres que hicieron presentaciones son Asociación Mutual Argentina, La Casa del Médico Mutual y la asociación civil en formación Nuova Medicina (del cardiocirujano Rafael Díaz). Estos nombres no aportan mucho al público en general, pero detrás de ellos hay otros actores y organizaciones que explican por qué quieren pulsear por administrar a un gigante de la salud con 500 camas.

Detrás de La Casa del Médico Mutual está el nombre de Carlos Tita, histórico empresario de la salud privada de Rafaela y la región. Desde hace años trabaja en la expansión de su emporio sanitario más allá de las fronteras de la Perla del Oeste, haciendo pie en localidades vecinas y en la capital provincial con una empresa gerenciadora de sanatorios y servicios. En Rosario dio un primer paso años atrás haciéndose cargo del gerenciamiento del ex Sanatorio Julio Corzo, hoy Los Alerces, en San Juan al 3000. En el sector mutualista, La Casa del Médico Mutual está referenciada como “manejada por gente de Rafaela”, no tiene página web y su ubicación es Mendoza al 3055, a la vuelta del Sanatorio Los Alerces.

La figura detrás de la Asociación Mutual Argentina es Fernando Riccomi, empresario rosarino propietario de la obra social prepaga Medycin, con sede en San Lorenzo al 1200.

Riccomi trabajó en el pasado con el consejo directivo del Hospital Italiano y su nombre se hizo más conocido a partir de 2009 como fundador y director del semanario Cruz del Sur.

Formalmente manifestó su firme intención de ser oferente, para lo cual solicitó más información al juzgado que lleva adelante la intervención para poder concretar su oferta.

Rafael Díaz es uno de los fundadores y director de Cardiología del Instituto Cardiovascular Rosario (integrado al Grupo Oroño del empresario de la salud Roberto Villavicencio) y tiene vínculos con la Fundación Favoloro. De todos modos, las fuentes consultadas por este diario aclararon que la presentación está hecha a título personal y no en nombre de ninguna de esas dos instituciones. Según la información que vuelca en su blog, Díaz fundó junto a colegas de la ciudad el Instituto Cardiovascular de Rosario, en el cual se desempeñó como director médico y miembro del directorio durante casi 10 años.

Actualmente es director asociado del departamento de Cardiología. En 1987 fundó Estudios Cardiológicos Latinoamérica (Ecla), una de las primeras organizaciones de investigación clínica en la Argentina sostenida por laboratorios privados. Desde esa fecha ocupa el cargo de director ejecutivo.

Comentarios