Ciudad, Últimas

Debate

Género: personas con discapacidad reclamaron en el Concejo cambios por una Rosario más inclusiva

En la reunión del Consejo Asesor de Feminismos y Disidencias, representantes de diversas ONGs pidieron por la aprobación de normas sobre la temática, para rediseñar la ciudad que ha sido pionera en aprobar ordenanzas, pero que poco las respeta, y muchas de las cuales deben actualizarse


Referentas de diversas organizaciones plantearon esta semana en una reunión del Consejo Asesor de Feminismos y Disidencias del Concejo la necesidad de cambios estructurales en el objetivo de lograr una ciudad más inclusiva para las personas con discapacidad, y también, como describió la activista Daiana Travesani, la necesidad de que se piense a esas personas con identidad de género, “y no sólo heterosexuales”. O como definió otra activista: “No es sólo tener una rampa”.

La concejala de Ciudad Futura Caren Tepp, titular de la comisión de Feminismos y Disidencias, destacó en el inicio del encuentro que participan del Consejo Asesor unas 120 entidades y organizaciones y planteó como tema para el análisis la perspectiva de género y la discapacidad; marcó como ejes para el abordaje el enfoque interseccional, el cuidado desde la perspectiva de género y la discapacidad, las políticas públicas, el acceso a la salud sexual y reproductiva y la ley Micaela.

“Capacitismo, cuerdismo, oyentismo”

Daiana Travesani, del Movimiento por la Vida Autónoma de las Personas con Discapacidad (Movida Rosario), consignó de entrada: “Así como los feminismos trajeron a la mesa de debate la inteseccionalidad para poder pensar las distintas desigualdades que operan en los grupos identitarios, el colectivo disca o el colectivo de las personas con discapacidad plantea esto y cómo las estructuras patriarcales permean a nuestra sociedad y traen otros tipos de violencia y vulneraciones, que oprimen a nuestras corporalidades, como ser el capacitismo, el cuerdismo, el oyentismo y tantas otras”.

Insistió Travesani con las “vulneraciones a nuestras corporalidades” y sostuvo que “a las personas discas cuesta que se las piense con identidad de género y cuando se las piensa se le atribuye sólo la heterosexualidad y no se piensa en las otras identidades”. Planteó asimismo la cuestión vinculada con la accesibilidad en calles e instituciones y sobre la formación en perspectiva de discapacidad para el personal de la administración pública.

Por su parte Mercedes Pagnutti, de la Mesa Consultiva en Violencia de Género, requirió también la necesidad de “rediseñar la ciudad en los accesos, en los centros de salud” y sostuvo que “la atención deja bastante que desear en cuanto a la prioridad para las personas con discapacidad”.

Citó como ejemplo casos que ocurrieron en el corriente año sobre personas hipoacúsicas “a las que me tocó acompañar” y mencionó como ejemplo “que no había intérprete en lengua de señas”.

“Ciudad inentendible”; “lenguaje encriptado”

Naty, también de Movida Rosario, aludió a las limitaciones “para participar en las instituciones y en la ciudad” y se preguntó: “Cómo podemos incidir en la construcción de políticas y para que se cumplan las ordenanzas”.

Narró las dificultades para acceder a la vacunación contra el coronavirus y con gran emoción sostuvo: “Mi hija estuvo dos meses sin ir a la escuela, por el temor de que me pudiera contagiar”.

En tal sentido, recordó Tepp que “la concejala Daniela León estuvo impulsando y dando la pelea” en el reclamo de la vacunación de las personas con discapacidad.

A su turno, María Teresa Faggi, psicóloga -“ciega” dijo en su presentación- que se desempeña en el Centro de Salud Martin, planteó la necesidad de conformar equipos que “pudieran trasladarse” para atender a las personas con discapacidad.

En tanto, Cecilia Ruhl, también de Movida Rosario, expresó su preocupación por el funcionamiento del Observatorio Municipal de Discapacidad, dado que consignó “está en la Dirección de Inclusión para Personas con Discapacidad. Sería importante que esté en otro lado” para poder efectuar las denuncias, los reclamos con relación a la temática y pidió “darle un buen funcionamiento”.

Por su parte, Mari Degano, que trabaja en la formación en discapacidad y sexualidad, consideró: “Tenemos una ciudad a medias: para muchos sí, pero para otros tantos no; no están visibles, no transitan las calles, no están presentes en los bares, no pueden acceder a un centro de salud. No sólo es tener una rampa. Es una ciudad inentendible para las personas con discapacidad intelectual, que muchas veces ni siquiera están representadas en los movimientos, en las organizaciones no gubernamentales”.

Coincidió en tanto María Suárez, de Indeso-Mujer, que “no sólo para las personas con discapacidad, en muchísimas situaciones nos estamos manejando con un lenguaje encriptado”. Pidió “pensar juntos estos temas”.

“Falta ponerse en el lugar del otro”

La concejala León (UCR/Juntos por el Cambio) recordó en el inicio de su intervención que “Rosario ha sido pionera en los temas de discapacidad” y en tal sentido mencionó que la primera ordenanza sobre personas con discapacidad “es de 1984 y se hizo junto a organizaciones”, entre las que citó a la Escuela Taller para Niños (Etnade), al Taller Nazareth y el Club Rosarino de Lisiados (Crol).

También marcó que “la ordenanza se modificó en el 2016 con el nuevo paradigma sobre personas con discapacidad desde la perspectiva de los derechos humanos”.

Enfatizó que “las normas existen, las ordenanzas están” y al respecto hizo mención a la de rampas, de 1998, para consignar que “lo que falta es aprender a ponerse en el lugar del otro”.

Sostuvo que “Rosario ha sancionado ordenanzas antes que se aprobaran leyes” para reiterar: “Tratamos de estar al día con la legislación”.

Por su parte, la edila Lorena Carbajal (bloque Socialista) resaltó la importancia de la “visibilización de los temas” y al respecto recordó acciones concretas “de trabajo de visibilización sobre el abuso infantil”.

Aludió al Fondo de Discapacidad y en tal sentido indicó que “siempre fue algo muy fragmentario, muy puntual, para pagar pañales, acompañantes terapéuticos, transporte, pero creo que sería bueno que surgiera una alternativa de trabajo”.

Insistió en la necesidad de “ejercicio permanente de visibilización” y finalmente planteó la posibilidad de invitar al próximo encuentro al titular del Observatorio de Discapacidad, Vildor Garavelli, de quien destacó su actuación en diferentes casos.

En tanto, la concejala Susana Rueda (Rosario Progresista) destacó que se “están desarrollando cursos de capacitación” con la perspectiva en discapacidad, y mencionó que así se lo precisaron desde la Dirección de Inclusión, y que “ya hubo quienes terminaron los cursos”. Aunque sí expresó “preocupación” respecto de la perspectiva con que se están realizando esos cursos.

Comentarios