El Hincha Mundial

Chile 1962

Garrincha por siempre


El Mundial de Chile 1962 ha sido considerado como uno de los más violentos de la historia, con más de 50 lesionados y un partido entre el anfitrión e Italia que fue llamado “La Batalla de Santiago”. El país trasandino fue elegido para ser la sede pese a diversas deficiencias en infraestructura, que se agudizaron por la tragedia del terremoto de Valdivia de 1960.

En el bicampeón del mundo actuaron los argentinos nacionalizados Enrique Omar Sívori y Humberto Maschio, así como Lorenzo Buffon en el arco, el padre de Gianluigi.

En aquel Mundial con tantos lesionados también se contó a Pelé, que había sido figura en Suecia 1958. Al brasileño todos los rivales fueron a buscar para dejarlo rápido fuera de participación. Después de anotar en el primer partido de la fase de grupos ante México, en el segundo encuentro fue “cazado” por un jugador checoslovaco.

Otro partido con la violencia como protagonista fue el que disputaron el 31 de mayo Yugoslavia y la Unión Soviética, en el debut de ambos en la Copa. El soviético Slava Metreveli recibió 12 puntos sobre su ceja izquierda y Viktor Ponedeljnik terminó con una lesión en el tobillo derecho. Del lado de los yugoslavos, Zeljko Matus sufrió una fractura nasal y Muhamed Mujic resultó con un corte en el tobillo derecho, después de pegarle un tremendo patadón al defensor Eduard Dubinsky. El golpe fue tan salvaje que el ruso sufrió la fractura de la tibia y peroné y nunca pudo recuperarse. La lesión desembocó en un sarcoma que derivó en la amputación de su pierna derecha y, años más tarde, murió por la infección provocada por aquel golpe.

En cuanto a lo futbolístico, el campeón volvió a ser Brasil, que sin Pelé contó con una maravillosa actuación de Garrincha, a quien muchos hoy en día consideran incluso mejor jugador que “O Rei”. Mané fue uno de los goleadores del certamen y junto a Vavá y Amarildo lideraron al combinado carioca a un nuevo éxito.

La Argentina capitaneada por Antonio Rattín volvió a decepcionar, ya que fue eliminado otra vez en primera ronda. Con la dirección técnica de Juan Carlos “Toto” Lorenzo (designado apenas cuatro meses antes), la Albiceleste le ganó 1-0 a Bulgaria en su debut y luego cayó 3-1 con la Inglaterra de Bobby Charlton y quedó afuera tras igualar 0-0 con Hungría, que pasó con el mismo puntaje que los criollos debido a que tenía mejor diferencia de gol.

 

El entrenador campeón: Aymoré Moreira (Brasil)


 

Con Vicente Feola ausente por enfermedad, el nuevo DT mantuvo la columna vertebral del campeón en Suecia 58, aunque con un par de retoques: apostó por un 4-3-3 con Zagallo como volante y no dudó en confiar en Garrincha ante la lesión de Pelé.

 

La figura: Garrincha (Brasil)


 

El puntero derecho fue la gran sensación del torneo, tomando la posta tras la lesión de Pelé. El inolvidable “Mané” explotó en toda su dimensión en Chile 1962 y hasta el día de hoy son unos cuantos lo que se atreven a ponerle a la altura del mismísimo “O Rei”.

 

El goleador: Amarildo (Brasil)


 

El hombre encargado de reemplazar a Pelé lo hizo de mil maravillas: logró el empate parcial tras el 1-0 de Checoslovaquia en la final y terminó en la cima de la tabla de máximos artilleros junto a sus compañeros de ataque Vavá y Garrincha.

 

La perla negra: Pelé (Brasil)


 

El astro que venía de brillar en Suecia 1958 apenas si pudo disputar un partido completo, el primero con México (metió un gol), ya que después ante Checoslovaquia sufrió un desgarro que lo marginó del resto de la Copa del Mundo.

La curiosidad

El técnico elegido por la AFA para Chile 62 fue Juan Carlos Lorenzo. El Toto había regresado al país tras 13 años de experiencia europea, como jugador primero y luego haciendo cursos de entrenador en España, Inglaterra, Francia e Italia. Traía ideas revolucionarias con las que pretendía cambiar por completo el estancado estilo del fútbol argentino. Ese paradigma, tan disímil al que había en el medio local, derivó en una relación muy conflictiva entre Lorenzo y el plantel albiceleste. “Ramos Delgado y yo fuimos los únicos que quedamos del plantel de Suecia 58, así que puedo comparar: sale ganando lo que hizo Lorenzo, pero sólo en lo organizativo. Conocía mucho a los europeos, pero nada a los argentinos. Por eso se equivocó al elegir”, recordó años más tarde José Sanfilippo. “A los delanteros les ponía una cintita en los dedos para que, cada vez que se miraran la mano, recordaran que debían patear al arco”.

 

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios