Edición Impresa, Policiales

Fueron en busca de armas y recapturaron a evadido

Es un integrante de Los Monos que había salido con permiso a fin de año. Hay otros dos detenidos.

A un mes de la balacera en la entrada a Rosario a un colectivo en el que volvían hinchas de Newell’s luego de un partido en Buenos Aires, que derivó en la muerte de Walter Cáceres, de 14 años, la jueza Raquel Cosgaya ordenó una serie de allanamientos en la zona sur, para dar con las armas que se utilizaron durante el ataque. Los operativos lo realizaron agentes de las TOE, quienes en una vivienda del barrio Las Flores apresaron a un joven de 26 años, que estaba prófugo de la Unidad Penitenciara 3 desde diciembre del año pasado. En otra vivienda fueron atrapados otros dos hombres. Si bien fueron encontradas algunas armas de fuego, no serían las usadas en la madrugada del 4 de febrero, confiaron fuentes del caso.

Las Tropas de Operaciones Especiales (TOE) realizaron dos allanamientos en el corazón de barrio Las Flores, por pedido del Juzgado de Instrucción 6ª, a cargo de Raquel Cosgaya. El primero de ellos se hizo cerca de las 6 de ayer en una vivienda ubicada en Estrella Federal al 1900, donde detectives de las TOE arrestaron a un joven de 26 años. En el lugar, los pesquisas hallaron un pistolón calibre 14 y una motocicleta marca Mondial 110, la cual carecía de documentación, patente y llave de arranque, confiaron fuentes del caso.

Al chequear los datos personales del arrestado, se comprobó que se trataba de Mario Osvaldo González, de 26 años, quien estaba prófugo de la Unidad Penal 3, desde diciembre pasado, cuando había salido con permiso y no había regresado, explicaron los voceros policiales.

El segundo procedimiento se hizo en Violeta al 2000, donde fueron apresados dos hombres, de 48 y 28 años, a quienes se le incautó una escopeta recortada, prosiguieron los investigadores.

Los operativos responden a la investigación que se sigue para encontrar las armas que utilizaron quienes atacaron dos colectivos en la bajada del puente del arroyo Saladillo, en la autopista Aramburu, frente al barrio Las Flores.

En esa oportunidad y como consecuencia de la balacera, fueron heridos Diego Orlando Malcovic, de 28 años, quien recibió un balazo en el abdomen; Carlos Muratovic, de 42 años, con un tiro en el rostro; y Walter Gastón Cáceres, de 14 años, con tres impactos en la cabeza y uno en la espalda, quien falleció al día siguiente.

Tras su muerte, el padre de Walter denunció públicamente que había mucha gente vinculada con el ataque y mencionó a la Policía, al gobierno provincial y al club del parque Independencia. Además sostuvo que el ataque estuvo dirigido al actual líder de la barra brava, Diego Panadero Ochoa, que venía en otro colectivo.

El viernes por la noche, cuatro personas fueron arrestadas en una estación de servicio de zona oeste, luego de un llamado al 911. Están detenidos desde entonces en la seccional 19ª y ayer sus familiares realizaron una protesta frente a Tribunales para pedir su liberación (ver aparte).

La saga siguió el sábado, cuando una joven se presentó ante la jueza Bernardelli y contó que su pareja habría sido uno de los autores del ataque junto a familiares.

El lunes 8 fueron arrestados tres hermanastros del principal sospechoso y un día más tarde cayó un policía en actividad. Mientras que el principal sospechoso, Carlos Fernando F., de 28 años, conocido como Chino, se entregó el miércoles 10 en Tribunales junto a su abogado. En tanto, continúa la búsqueda de al menos otras cuatro personas que podrían estar vinculadas con el ataque y las armas que se usaron.

El hecho por el que fue preso González

Mario Osvaldo González, quien reside en Estrella Federal al 1900, donde se realizó el primer allanamiento, integra la banda Los Monos, y quedó por última vez tras las rejas en julio de 2006, luego de un intento de robo a un almacén ubicado en la esquina de Khantuta y pasaje 514, del barrio 17 de Agosto, que terminó con la muerte de la empleada María Nazaret Melgarejo, de 31 años, quien se resistió al atraco. Mientras González quedó tras las rejas por sus antecedentes, sus cómplices fueron al día siguiente con la intención de matar al dueño del comercio, pero asesinaron a Melgarejo. Por este crimen fueron detenidos Ariel C., de por entonces 16 años, hijo del líder la banda Los Monos y Rodrigo Z., de 20.

Comentarios