Edición Impresa, El Hincha

Fuego cruzado

Aunque se había llegado a un acuerdo de palabra para renovar el contrato, Juan Manuel Cobelli pidió algunos días más para decidirse.

Era posible que el conflicto se desatase. Y así sucedió en las últimas horas. Desde ayer, Juan Manuel Cobelli quedó marginado del plantel profesional y comenzó a entrenar con el plantel de reserva por una decisión dirigencial. El delantero, cuyo contrato con Newell’s vence en junio, no firmó la renovación del vínculo, pese a que días atrás tanto su hermano Sebastián como los dirigentes leprosos expresaron que se había llegado a un “acuerdo de palabra”. Por eso ayer hubo declaraciones cruzadas. Y, al parecer, la decisión ya está tomada y no hay vuelta atrás.

Cada uno esgrimió sus razones. Desde la dirigencia indicaron que el jugador se negó a firmar el nuevo contrato, por el que ya se había llegado a un acuerdo, y que no muestra ganas de seguir en Newell’s. Mientras, el propio Cobelli adujo sentirse presionado, que sólo pidió unos días más para pensar y que en ningún momento cerró la puerta definitivamente a la renovación.

“Solamente pedí tiempo para pensar qué es lo mejor para mi futuro, nunca dije que no quería firmar. Yo no cerré la puerta”. Con esas palabras, Juan Manuel Cobelli ensayó una explicación sobre la situación que lo tiene como uno de los principales protagonistas.

El delantero leproso, que ayer comenzó a entrenar con el plantel de reserva, admitió que el miércoles concurrió a la sede del club, pero que no firmó el contrato que le pusieron sobre la mesa: “Lo único que dije fue que me perdonaran, pero que necesito un tiempo para pensarlo y asesorarme. La verdad, no me sentí convencido ni seguro. Es más, me sentí presionado. Dije que no era el momento y por eso pedí perdón”. Y agregó: “Aunque sabía que me iban a separar del plantel, fue una decisión mía. Yo me quiero ir bien de Newell’s y que el club tenga un beneficio por todo esto. Nada más”.

También habló Sebastián Cobelli, hermano del atacante rojinegro y quien llevó adelante las negociaciones por la renovación del contrato. “Meterlo en cuatro paredes para que firme es mucha presión. Le dijeron firmás o no jugás más”, aseguró en Zapping Sport por Radio Dos ayer al mediodía.

Y mantuvo el mismo discurso que Juan Manuel respecto a la negativa de firmar el contrato el miércoles: “Mi hermano pidió unos días para pensar. No le dijo que no a Newell’s, sólo quería estar tranquilo y convencido de firmar un vínculo por cuatro años”.

Para reforzar una defensa, alegó: “Hace cuatro años que Juan Manuel gana el mínimo. Pero jamás intentaría cobrar un contrato millonario”.

El ex delantero rojinegro remarcó “la personalidad, la hombría y sensatez de decirle al presidente y al mánager que no estaba en condiciones de firmar por la presión de ellos y por la presión que yo mismo ejercí sobre él”.

Y para cerrar su participación en esta novela, dejó en claro que, si es necesario, evaluará  algunas  propuestas  que  reconoció tener desde el exterior desde hace un tiempo: “No me dan otra opción si es que Juan Manuel no va a jugar más hasta junio”.

La dirigencia leprosa hizo conocer su desazón ante esta situación. El primero que habló fue Gustavo Dezotti, mánager de la institución: “Sebastián Cobelli estuvo el lunes conmigo confirmando y corroborando que en el contrato que le habíamos mandado por correo electrónico y por el que negociamos durante 20 días estaban los montos que estipulamos y los cuatro años de contrato que acordamos, haciendo una excepción porque con el resto de los jugadores los contratos son por tres años. Se fue de la oficina diciendo que a la tarde Juan Manuel pasaba a firmar, cosa que no sucedió ni el lunes ni el martes. El miércoles Juan Manuel fue a la sede y me dijo que no lo iba a firmar porque como tenía ofertas y posibilidades de afuera no sabía qué hacer”.

Y quiso dejar en claro en que “no fue que no se llegó a un acuerdo, porque el contrato está hecho de acuerdo a lo que hablamos con el hermano. Lo único que tenía que hacer el jugador era ir al club y firmarlo”.

“Si yo hace 20 días que tengo el contrato con la firma del presidente y el secretario para llevarlo a AFA, te reunís conmigo y me decís que tenés dudas y que querés pensarlo 20 días más, es porque no te querés quedar. Si no, me firmás lo que me pediste”, disparó.

Dezotti hizo un ‘mea culpa’ de la situación: “Pequé de ingenuo por creer en la palabra de Juan Manuel y Sebastián. Hoy me demuestran que no se quieren quedar en el club. Pero el culpable soy yo. Cometí un error muy grande y soy responsable de eso”.

Y añadió: “Tuve la posibilidad de empezar a negociar esto mucho antes y la dejé pasar. Cuando volvió en enero de Chile, Cobelli me pidió la rescisión si es que no lo iban a tener en cuenta. Pero tuvo la chance, lo llevaron a Mar del Plata y consiguió la oportunidad que esperaba. Ahí empezamos a hablar  de la renovación de contrato con Sebastián. Mientras tanto, nadie le prohibió jugar, tuvo la chance e hizo goles. Y con eso, sus pretensiones aumentaron”.

“El jugador no quiere firmar el contrato. Y la decisión de la dirigencia es que Sensini no tenga en cuenta a un jugador que no se quiere quedar. Cobelli tiene el contrato que tienen todos los chicos que firmaron con la anterior comisión directiva y es un problema que tendría que haber resuelto antes”, sentenció.

Pero no se quedó ahí: “Cómo puedo pretender que un jugador me rinda al ciento por ciento si me demuestra que no se quiere quedar en el club. En la reunión del lunes le mostré a Sebastián el contrato firmado para que corroborara todo y viera que todo es lo que habíamos hablado. Jamás cambiaría nada en el momento de la firma. Y nos quedamos con eso. Entre el lunes y el miércoles hubo algo que lo hizo dudar a Juan Manuel. Y aclaro que lo de las propuestas de afuera lo planteó él. Me pidió ayer dos semanas porque si le llegaba a salir algo, se iba. Y a mí no me sirve un jugador así”.

El último en dar a conocer su opinión al respecto fue el presidente Guillermo Lorente, quien enfáticamente señaló: “No vamos a permitir que se juegue con Newell’s. Dezotti lo único que ha hecho es tratar de que Cobelli firme un contrato beneficioso para él. El martes le pedí por escrito al Galgo que si no estaba firmado el contrato, Juan Manuel fuera separado del plantel. Y yo mismo fui a pedirle al jugador ayer (por el miércoles) que terminemos con esta historia. Pero recibí un no, me dio la mano y se fue del club”.

Y luego, el mandamás leproso afirmó: “Si el jugador, por estas horas, repensó su decisión, tiene que comunicarse con Dezotti y decirle que quiere volver a entrenar con el plantel”.

La sensación es que difícilmente haya marcha atrás. La dirigencia no cambiaría su postura inclusive si Cobelli se decide a firmar el nuevo contrato. Pero eso también parece improbable. Así, parece que el delantero entrenará en reserva hasta junio y que luego quedará con el pase en su poder.

Comentarios