Copa América 2019, El Hincha, Noticas

Copa América

Fuego cruzado ideológico entre Ruggeri y Menotti por la Selección Argentina

El director de selecciones nacionales dialogó por TyC Sports y lo aprovechó para atacar al Cabezón, quien lo viene criticando fuerte e incluso se ofreció para ocupar su lugar como mánager de la Albiceleste. Y el ex defensor no tardó en responderle


Se tiraron con munición gruesa. César Luis Menotti, director de selecciones nacionales, dialogó con Estudio Fútbol por TyC Sports y lo aprovechó para atacar a Oscar Ruggeri, quien lo viene criticando fuerte e incluso se ofreció para ocupar su lugar como mánager de la Albiceleste. Y el Cabezón no tardó en responderle desde su espacio en el programa 90 minutos de fútbol por Fox Sports.

“No me interesa la opinión de Ruggeri. Estuvo 10 años comiendo asado en el predio de Ezeiza. Hoy es periodista. No tiene ningún peso que no sea ese”, opinó el Flaco. Y enseguida agregó: “No entiendo las pelotudeces que se dicen, como si fuese un sacrificio estar ahí (en relación a acompañar a la selección en la Copa América en Brasil, como sí sucede con el ex defensor en su puesto como panelista)”.

“¿Sabés cuánta gente pagaría por estar ahí? ¡Yo también pagaría o hubiese pagado, y más si juega la selección!”, sentenció Menotti, quien fue por más. “De vez en cuando es bueno agarrar algún libro. Hay que prepararse un poquito también, ¿no? Para ser cómico hay que prepararse. ¿Ruggeri qué hizo? La perjudicó en el Bailando a su hija, porque él baila horrible. La piba baila un fenómeno. Ruggeri, por favor… Pobre, que haga su vida”, lo remató el Flaco, recordando el pasaje del Cabezón por el show que conduce Marcelo Tinelli.

Y claro, Ruggeri no tardó en contestar, protagonizando lo que fue casi un monólogo: “¿Dijo qué iba a comer asados a Ezeiza? Yo iba al predio y no tenía nada que ver con la selección. Pero iba al predio. Me encantaba. Era feliz yendo al predio y voy a seguir yendo. Me encantaría que una vez que vaya, vos estés, porque no estás nunca. Porque sos un vago, manejás todo desde un bar”.

“Siempre te cagaste de estar cara a cara conmigo, me encantaría que estés acá en Brasil. Pero no estás y tirás desde allá cosas, como que no entendés cómo se armó el equipo. ¿Por qué no se lo decís al técnico acá, en una habitación? Dejá de versear, de mentir. Ayudá. Bancalos a estos pibes de una vez”, apuntó Ruggeri.

Y faltaba más. “Escribo y digo lo que se me canta. A mí no me condiciona nadie. La nota, más pacífica imposible. Es respetuosa. Parece que soy más importante que cuando era DT de la selección argentina. Yo no estoy peleado con Scaloni. Me comunico con él y sueño con que a la selección le vaya bien. Vamos a ser serios. A mí esto me suena a una movida. Nunca había visto tantas opiniones por alguien que no está. Críticas a la selección (por el juego) siempre hubo, pero algo así… Ni que fuera Maradona, que llego y hago tres goles”, se defendió Menotti.

Cada vez con mayor temperatura, el Cabezón siguió haciéndose cargo de la acusación de que ahora es periodista. “Vos estuviste ocho años con periodistas que se arrodillaban con vos, te escribían a favor… Qué lindo que sos, sos maravilloso. ¿Vos no escribís en un medio? Y yo no puedo estar con periodistas”, razonó. Y enseguida lanzó un desafío, acusándolo de haberle robado su actual rol a Burruchaga. “Ahora me cansaste. Quiero estar con vos. Voy a ir al predio todos los días y voy a preguntar en la puerta si está el director de selecciones nacionales. Porque te pusiste así porque mánager había, estaba mi amigo Burruchaga. Son genios, ustedes, los que leen libros. Yo no leo tantos libros, pero lo que tengo que decir te lo digo en la cara”.

“Renunciá, hacenos el favor. Si no querés estar, los muchachos del cuerpo técnico te tienen que ir a buscar a vos al bar. ¿Qué van a querer a la selección? Pico, pico, pico. ¿Sabés por qué estás ahí? Porque sacás beneficios, con la escuela de entrenadores esa que sacaste”, denunció Ruggeri, quien al final no hizo más que exacerbar la eterna rivalidad entre Menotti y Bilardo: “Gracias a Dios, cuando me llamaste a los juveniles, me sacaron. Y tuve a Bilardo como director técnico. Hoy, más que nunca, lo tengo allá arriba. Porque me enseñó a mirar a la cara y a decir la verdad. Mentirosos. Son mentirosos”.

Comentarios