Policiales

Relatos del raíd que terminó en muerte

“Fue de película”, dijo un testigo sobre lo vivido en la autopista

Un hombre de 31 años colisionó a varios vehículos, se llevó a la fuerza una camioneta, siguió conduciendo, volvió a chocar y se suicidó cuando intentaba escapar. Un muchacho fue testigo y describió la saga que vivió mientras manejaba camino a Maciel


Tres muchachos viajaban rumbo a Maciel el viernes por la tarde. Llegando al kilómetro 7 de la autopista Rosario-Santa Fe vieron autos colisionados. “Hasta el momento no se había generado embotellamiento, eran tres o cuatro autos chocados y adelante un acoplado de un camión tumbado ocupando la mitad del carril que va de Rosario hacia San Lorenzo. Paramos dos minutos, vimos que todo estaba bien, no había heridos y seguimos”, contó uno de ellos

Ese fue el principio de una saga que terminó con la vida de un hombre que se suicidó. El viernes por la tarde Ezequiel Germán Giuliano, de 31 años, transitaba en un Volkswagen Bora blanco por la autopista Rosario-Santa Fe. Circulaba a gran velocidad y chocó contra un camión a la altura del kilómetro 9 de la autovía siendo afectados un Renault Fluence, un Chevrolet Onix y el acoplado del camión derramó parte de su carga de cereal.

Luego de detener su marcha, amenazó con un arma blanca al conductor de un Chery Tiggo, se lo robó y se dio a la fuga hacia la ciudad de Santa Fe. Su raid también tuvo como protagonista a un peaje a la altura del kilómetro 22 ya que pasó rompiendo la barrera. Siguió camino y volvió a colisionar contra un Chevrolet Corsa, un Renault Duster y un Peugeot 308.Esta vez, se bajó del auto y quiso huir a pie. Un policía en moto intento detenerlo y el hombre con el cuchillo se apuñaló en el cuello y en el pecho. Murió debido a la gravedad de las heridas.

La noticia se dio a conocer en varios medios de comunicación, pero para el hombre que lo vivió en primera persona lo acontecido “fue de película”. Después de parar y ver que no había heridos en el kilómetro 7 de la autopista pasaron por el peaje de San Lorenzo. Allí le comunica a la mujer que le estaba por cobrar sobre un accidente ya que no habían visto ningún móvil de seguridad vial. La empleada le respondió: “Ya sabemos del loquito que robó una camioneta, si pasó por acá y rompió la barrera de peaje”.

El trío, azorado, siguió camino tras unos 20 kilómetros de distancia, en el kilómetros 43 ven tres autos chocados y personas a la vera de la autopista fuera de los vehículos. Siguen en la carretera. Dos kilómetros más y se encuentran una camioneta Chery Tiggo en medio de la ruta chocada por delante y por detrás. “Seguimos un kilómetro más y vemos a dos personas forcejeando en medio de la autopista, una moto estacionada y como éramos tres vagos, nos bajamos. Uno tenía sometido al otro que estaba todo ensangrentado con una remera de Central y le brotaba sangre del cuello. El loco se retorcía, quería zafar. Para mí estaba drogado o tenía un brote psicótico. No se le entendía nada, balbuceaba”, describió el hombre.

Además descartó la versión policial donde explicaron que Ezequiel  gritaba “Mátenme o me mato yo”.

“Eso que dicen es mentira, no se le entendía nada, estaba sacado, nunca vi nada así, fue increíble”, señaló el testigo.

El hombre que lo estaba atajando era policía y estaba conduciendo una moto cuando ve al sujeto caminando con un arma blanca en la mano. Le dio la voz de alto y allí se apuñaló en el cuello y en el pecho.

“El policía le hizo una maniobra para intentar dejarlo inmovilizado y se seguía moviendo. Nosotros le pisamos los tobillos al loco. Después aparecieron más personas, un móvil policial y gente de Gendarmería”, explicó y concluyó: “Ahí hilamos nosotros y dijimos  éste debe venir chocando a los autos que vimos antes”.

Robó camioneta, chocó a 6 vehículos y se suicidó con un cuchillo en la autopista

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios