Edición Impresa, Policiales

Fue a jugar al truco y lo mataron a tiros

El homicida llegó al lugar de la partida, le disparó a la víctima y huyó a pie.

El crimen es investigado por personal de la comisaría 9ª, con jurisdicción en la zona.
El crimen es investigado por personal de la comisaría 9ª, con jurisdicción en la zona.

La habitual reunión que varias personas tenían los domingos por la tarde para jugar a las cartas, tomar unos mates y dialogar en una villa de emergencia de Empalme Graneros se vio interrumpida en la tarde de ayer por un joven armado que se acercó hasta uno de los concurrentes y, luego de un breve diálogo, le efectuó tres disparos que impactaron en sus piernas y en la zona del vientre. Gravemente herido, fue trasladado en un taxi hasta el hospital de emergencias, donde falleció a poco de ingresar.

Como todos los domingos, una media decena de personas se juntaron en una vivienda ubicada en el interior de un pasillo de una villa de emergencia ubicada en Pasaje Franco al 2000, muy cerca de Rubén Darío y Vera y Pintado. Cada uno había almorzado en su casa y, cerca de las 15, fueron apareciendo por el lugar con la idea de jugar a los naipes y tomar unos mates, ritual que repetían sin tener en cuenta las altas temperaturas, la lluvia o los cortes de luz.

Según fuentes policiales, alrededor de las 17 hizo su aparición un joven al que nadie conocía.

El recién llegado venía buscando a Juan, un hombre de 35 años que estaba sentado en la mesa y que había llegado unas horas antes en moto.

Voceros del caso explicaron que entre ambos comenzó una discusión, al parecer por la moto de Juan, hasta que luego de un acalorado diálogo, Juan se negó a entregarle la llave del rodado.

Ante esto, el muchacho sacó un arma de entre sus ropas y sin mediar palabra efectuó tres disparos a quemarropa que impactaron en el cuerpo de Juan, quien cayó pesadamente al piso.

El agresor se dio a la fuga a pie y fue perseguido por algunos de los testigos del hecho, aunque a los pocos minutos se les perdió de vista.

En tanto, vecinos del lugar llamaron una ambulancia, pero como pasaban los minutos decidieron llamar un taxi y trasladar al herido hasta el hospital de emergencias, donde falleció a los pocos minutos, producto de tres impactos de bala, uno en cada pierna y el otro del lado izquierdo del abdomen.

“Al menos uno de los proyectiles perforó una de las arterias, eso hizo que la víctima perdiera mucha sangre”, explicó un vocero del caso.

La Policía identificó al fallecido como Juan Barquilla, de 35 años, quien vivía en inmediaciones de Maradona y Juan B. Justo, en la zona noroeste.

En tanto, testigos del hecho dijeron que no conocían al autor de los disparos. Un par de horas más tarde, la Policía arrestó a un hombre de 31 años que podría estar vinculado con el fatal ataque.

Esta persona –cuyos datos se mantienen en reserva– fue detenida a solo tres casas del lugar donde Barquilla fue herido (en la casa de un familiar), y si bien en su poder no se encontró el arma homicida, quedó demorado y en la mañana de hoy personal de criminalística le realizará estudios para determinar si posee restos de pólvora en sus manos, mientas continúa la búsqueda del arma homicida.

El caso es investigado por personal de la comisaría 9ª, con jurisdicción en la zona, junto a la sección Homicidios de la Unidad Regional II.

Comentarios