Economía, Edición Impresa

Mercado asiático promisorio

Frigorífico santafesino concretó su primera venta de carne porcina a China

Es Tutto Porky’s, de la ciudad de Reconquista. El gigante asiático suma la mitad del consumo mundial de carne de cerdo. Su producción propia está afectada por la irrupción de la fiebre porcina africana, y le demandará una década recomponer su stock de cabezas. Presión sobre los precios internos


El frigorífico Tutto Porky’s de la ciudad de Reconquista, con 30 años de participación en el mercado, realizó su primer embarque de carne porcina a China en el marco de un convenio firmado en noviembre pasado en el que resultaron beneficiadas 19 plantas de todo el país, también, y por primera vez, con faenados ovinos.

“Hoy realizamos el primer embarque a China, y hace dos semanas hicimos uno a África, y la primera exportación con inspecciones fue a Rusia”, se entusiasmó el propietario del frigorífico, Guillermo González Davis. Contó que recibió mensajes del gobernador Omar Perotti y del ministro de la Producción, Daniel Costamagna, a través del intendente de Reconquista, Amadeo Vallejos. “Son personas que conocen la temática, conocen la problemática de la provincia de Santa Fe, conocen el tema de la producción y saben de qué se está hablando. Hoy lo que necesita la provincia y el país son exportaciones y un producto que puede ser exportable de una forma rápida es el cerdo”, agregó el empresario.

El frigorífico tiene una capacidad de faena de 1 500 cabezas por día y unos 150 operarios que se desempeñan en la faena y depostada. La firma cuenta con un criadero de 1 500 madres, con genética de punta, que producen en promedio 30 lechones año, cerca de 3 800 kilos de carne anuales por madre. El actual régimen de producción contempla cerdos terminados en 118 días con 120 kilos.

Los empresarios de Tutto Porky’s confían en que, si el negocio externo prospera, deberán tomar más personal. En agosto de 2018 tuvieron conflictos laborales por despidos, con toma de planta incluida, luego de una mortandad de animales en la zona y en medio de un mercado interno en retroceso.

China tiene que comprar más

China es un mercado promisorio: consume la mitad de la carne porcina del mundo y necesita al menos 10 años para recuperar su stock acechado por la fiebre porcina africana que penetró en su territorio en agosto de 2018 y comenzó a expandirse, también, en Mongolia, Vietnam y Camboya. La población china demanda 55 millones de toneladas anuales de productos porcinos. La nación contaba con 430 millones de cabezas, y estiman que las pérdidas por esa enfermedad hemorrágica  –difícil de combatir, pero que no afecta al humano– será de 130 millones de animales.

Habilitaciones para mercado demandante

La habilitación de 19 nuevas plantas para exportaciones cárnicas a China, entre las cuales está la de Reconquista, se concretó como consecuencia del Memorando de Entendimiento firmado en abril de 2019 entre el entonces Ministerio de Agroindustria y las autoridades. Ese acuerdo es inédito en un punto: autorizar al Senasa (Servicio nacional de Sanidad Animal) como la entidad habilitadora de los establecimientos, sin necesidad de inspecciones periódicas por parte del gigante asiático.

Durante el primer embarque de Tutto Porky’s, el director de Producción Pecuaria y Aviar de Santa Fe, Rubén Alcaraz, marcó una línea de acción: “Estas cosas hay que replicarlas en toda la provincia ya que estamos generando valor agregado en origen. Hoy con China se nos abre una ventana de exportación que no teníamos pensada, tanto para la carne porcina como bovina”. El intendente Vallejos, por su parte, elogió el trabajo de la familia dueña del frigorífico. “Es un orgullo que una empresa de Reconquista pueda tener esta primera exportación a China, y esto significa crear fuentes de trabajo genuino, trabajando codo a codo con el municipio”.

¿Y los precios en el mercado interno?

El potencial incremento de ventas al mercado asiático tiene doble cara. Beneficia a las empresas, pero puede complicar a los consumidores locales. Hay opiniones encontradas al respecto. Para algunos, como Guillermo González Davis, hijo del homónimo dueño del frigorífico de Reconquista, “va a haber para todos, el precio interno no va a tener variación, hay cortes que van para allá y cortes que quedan acá”. Directivos del Senasa admiten tensiones: hasta que se recomponga el stock porcino, la mayor exportación dejará menos saldo para el mercado interno y puede encarecerse el producto. Todos coinciden en que la carne tiene mayor valor agregado que los granos, y demanda mayor ocupación de mano de obra, además de incentivar la producción primaria para abastecer los crecientes pedidos.

 

Comentarios