El Hincha, Newell's Old Boys

Copa de la Liga Profesional

Frank Kudelka se juega su continuidad en el cargo en la visita leprosa a Talleres de Córdoba

El técnico rojinegro agotó crédito y paciencia de los hinchas, y también de la dirigencia, y si el equipo no revierte la pobre imagen mostrada en el inicio con derrota ante Vélez y Boca, el camino parecería conducir inexorablemente hacia el fin de ciclo. Mañana en el Kempes a las 17.10


“Todos esperan saber cuándo me voy, quieren ver correr sangre”. La frase de Frank Kudelka es un reflejo exacto del momento del DT leproso: enojado y fastidioso por las críticas y el flojo presente, pero consciente de que una derrota puede decretar su salida.

No va a ser un partido más para Newell’s. Mucho menos para Kudelka. A diferencia de la Copa Maradona, donde ganar o perder parecía valer lo mismo, esta vez hay mucho en juego en este choque de la Lepra con Talleres. Es que el DT agotó crédito y paciencia de los hinchas, y también de la dirigencia, y si el equipo no revierte la pobre imagen mostrada en el inicio con derrota ante Vélez y Boca, el camino parecería conducir inexorablemente hacia el fin de ciclo.

No se trata sólo de resultados, aunque lógicamente importan. Newell’s se muestra como un equipo sin ideas, con un estado físico dudoso y con mucha confusión táctica dentro de la cancha. “Falta convencimiento”, explicó Kudelka. Y resulta preocupante porque estos mismos jugadores se mostraron muy convencidos de la propuesta del DT cuando salvaron a la Lepra de la humillación del descenso. Ahora es distinto y el equipo parece perdido, tal vez por la propia confusión de un entrenador que busca cambiar las formas tal vez sin estar del todo convencido.

El partido aparece como definitorio para la suerte del DT. Y entonces será clave ver la respuesta del plantel dentro de la cancha. Hasta ahora siempre dieron la cara por el cuerpo técnico, incluso en partidos donde no se pudo ganar. Habrá que ver qué sucede hoy. Porque si hay respuesta anímica y futbolística, el final de ciclo puede postergarse, incluso con una derrota.

Kudelka afronta un partido clave. Y la lógica es que lo haga con Maxi Rodríguez en cancha. El delantero fue postergado en las dos primeras fechas y se bancó ingresar desde el banco. Kudelka lo elogió, pero expuso que su presencia obliga a poner otros jugadores de mayor despliegue físico. Es tan lógico como suponer que Maxi no puede estar afuera, por jerarquía, experiencia y por todo lo que representa. Y no hace falta que Kudelka explique que a los 40 años la Fiera no está para correr, su misión es otra, eso cae de maduro.

Lema es otra incógnita. Se lo esperó tanto, se lo extrañó tanto, que preservarlo una semana más para no arriesgar su físico suena sensato. Pero tal vez Kudelka no tenga un partido más. Y está claro que la presencia del defensor puede ser la estabilidad defensiva y emocional que está faltando. Posiblemente vaya al banco, habrá que esperar hasta que Kudelka anuncie los once.

Nadie quiere ver “correr sangre” como comentó Kudelka metafóricamente. Pero es inevitable saber que una derrota en Córdoba tal vez deje el banco de Newell’s vacío. Dependerá de un cambio futbolístico y anímico. Si el equipo lo logra, la tormenta se despejará por unos días; caso contrario, el ciclo tendrá un final anunciado.

Comentarios