Mundo

Más de 200 detenidos en París

Francia resiste en la calle la reforma laboral de Macron

La policía reprimió la marcha por el Día del Trabajador y detuvo a 200 personas en París. Los trabajadores y la central sindical cuestionan la flexibilización laboral que impulsa el presidente francés.


La policía francesa reprimió este martes la manifestación por el Día del Trabajador y detuvo a más de 200 personas en París.

La policía francesa reprimió este martes la manifestación por el Día del Trabajador y detuvo a más de 200 personas que marchaban en París en contra de los intentos de flexibilización laboral que impulsa el presidente Emmanuel Macron. Como consecuencia de la acción policial se desataron unos disturbios que causaron destrozos en el centro parisino.

Las fuerzas de seguridad habían extremado las precauciones y desplegado a lo largo del trayecto de la manifestación, convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT), a 1.500 policías y militares, pero los altercados obligaron a desviar el recorrido.

Poco después del inicio de la marcha, la policía publicó en su cuenta de Twitter que había detectado a unos 1.200 individuos enmascarados y encapuchados en el puente de Austerlitz, cerca de la mitad del trayecto previsto.
En Francia se suceden desde hace días las huelgas y jornadas de protesta por la intención del presidente galo, Emmanuel Macron, de aplicar una reforma laboral que es rechazada por las centrales sindicales.

Siempre según las fuerzas de seguridad, y recogido por la agencia de noticias EFE, miembros de esos grupos lanzaron proyectiles contra los agentes, que respondieron con gases y cañones de agua.
Un local de la cadena estadounidense McDonald’s resultó dañado, así como un concesionario de coches y mobiliario urbano.

Además se incendiaron contenedores de basura como consecuencia de ataques con bombas molotov y objetos incendiarios arrojados por los manifestantes. Unos 200 manifestantes fueron detenidos, informó la policía.
El ministro del Interior francés, Gérard Collomb, condenó “con firmeza” la violencia y el vandalismo, y aseguró en Twitter que se ha puesto todo a disposición para cesar “estos graves altercados al orden público y detener a los autores de esos actos incalificables”.

En conferencia de prensa, el prefecto de policía de París, Michel Delpuech, dijo que la marcha convocó dentro del cortejo sindical a 20.000 personas y a otras 14.500 calificadas como “radicales” fuera de este, dentro de las cuales estaban los 1.200 extremistas.

La CGT, que se desmarcó de la violencia registrada, dijo en cambio haber contabilizado en esta ocasión a 55.000 personas en París, 25.000 menos que en 2017, y elevó esa cifra a unas 210.000 personas en todo el país.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios