Edición Impresa, Policiales

buscan al uniformado que inició la balacera

Fiscalía investiga la versión sobre un solitario policía motorizado


“La persecución empieza con un policía motorizado –no sé si lo pudieron identificar ya–. Se les puso a la par y algo tuvo que haber sucedido tanto con el amigo, como con mi hermano que se asustaron y se escaparon. Porque sino hubieran parado. Tenía todos los papeles, todo en regla. No te escapás así nomás. Algo pasó. Y ahí empieza la cacería”, explicó Germán sobre la persecución policial del viernes pasado que duró casi 40 minutos y terminó en la muerte a balazos de su hermano David Campos y de Alejandro Medina en Arijón y Callao. La familia de David sostuvo que esta versión fue presentada y es investigada por el fiscal Adrián Spelta. Mañana a las 18 se reunirán amigos, familiares y organizaciones sociales en bulevar Oroño y Arijón para marchar hasta Callao al 5600 para reclamar justicia por las dos muertes, a las que enmarcan en un claro caso de gatillo fácil.

“El fiscal nos recibió y vemos que está trabajando. La familia le pidió por la seguridad de los testigos para que puedan contar lo que vieron tranquilos porque está la Policía en el medio”, agregó el muchacho, quien sostuvo desde un principio que los dos revólveres  hallados fueron plantados.

“Fue una cacería, no sé qué les habrá dicho el policía que aparece primero. Parece que vio a un negrito con un auto nuevo y querían los papeles. Lo que sé es que mi hermano y el amigo estaban asustados por algo. De ahí se sumaron muchos móviles al recorrido. Pareciera que se dijeron vamos cazar a estos dos pibes”, dijo Germán.

A principios de esta semana, el fiscal contó que los peritajes quedaron a cargo de la Policía Federal, que las camionetas, los móviles y el auto están siendo peritazos, que los policías que estuvieron en la escena fueron 19. “Los uniformados tienen diferentes participaciones y se sospecha de dos como los que dispararon. El auto en el que iban los muchachos esta desarmado para corroborar si existieron disparos desde el interior”, agregó Spelta.

Voceros judiciales contaron que ascienden a 30 las armas, tanto las pistolas reglamentarias como las escopetas, incautadas a los uniformados. Sobre este tema, la familia sostuvo que el objetivo es que todos los que participaron reciban su condena. “Vemos que la Fiscalía está haciendo muchas cosas, pero queremos que todos los que participaron en esta cacería sean considerados responsables. No sólo los cinco que llegaron primero porque a mi hermano y a Alejandro los acribillaron. Y le avisaron mucho después al fiscal. Tuvieron tiempo de arreglar todo”, explicó el muchacho.

Marcha

A una semana de la muerte de David, el empleado de 28 años y dueño del Volkswagen Up que protagonizó la persecución, y de Alejandro, de 32 años, quien conducía el auto, familiares se juntarán mañana a las 18 en Arijón y bulevar Oroño. “Vamos a estar las familias, los amigos, la Multisectorial contra la Violencia Institucional y organizaciones sociales en la esquina del bulevar Oroño y Arijón. Vamos a repartir volantes. Después marchamos por Arijón hasta Callao donde fue que los acribillaron para rendirle un pequeño homenaje”, contó Germán.

Comentarios