Mundo

Chile

Fiscal indagará al acompañante del mapuche asesinado

Se aguarda con expectativa el testimonio de un chico de 15 años que estaba junto a Camilo Catrillanca cuando fue baleado por la espalda por un integrante del Comando Jungla. Las protestas continuaron en varias ciudades chilenas con cacerolazos exigiendo la renuncia del ministro del Interior


El fiscal que encabeza las indagatorias en Chile por el crimen del comunero mapuche Camilo Catrillanca, a manos de un comando policial chileno de élite, llegó este lunes hasta la comunidad Temucuicui por el caso que desató críticas al gobierno, pedidos de renuncias y cacerolazos en varias ciudades del país.

Roberto Garrido tomará declaración al menor de 15 años que acompañaba a Catrillanca el miércoles pasado cuando recibió el mortal disparo por la espalda, informó el medio digital chileno Mostrador.

Garrido llegó a Temucuicui, 590 kilómetros al sur de Santiago, junto a efectivos de la Policía de Investigaciones y miembros de la Unidad de Víctimas y Testigos de la Fiscalía.

Tras la muerte de Catrillanca, dirigente estudiantil y nieto de un lonko (líder) mapuche, pueblo que por años ha luchado por su derecho a ocupar la tierra en esta región, se desataron protestas estudiantiles y manifestaciones en diversos puntos del sur de Chile.

La muerte del joven encendió el conflicto mapuche, que enfrenta a la comunidad indígena con el Estado chileno.

La diligencia del fiscal es considerada como “muy relevante” por el Ministerio Público, pues será clave para esclarecer las condiciones en que se llevó a cabo el operativo que terminó con la muerte del joven de 24 años y el rol de los efectivos del Comando Jungla, un cuerpo de élite formado en EE.UU. y Colombia, y que opera en la conflictiva región de la araucanía.

El menor de 15 años, de iniciales M.P.C, fue quien aseguró que el policía que disparó a Castrillanca era el mismo que portaba la cámara con que la fuerza grabó el operativo.

El operativo que terminó con la muerte del joven desencadenó un problema político para el gobierno de Sebastián Piñera, luego de las versiones contradictorias sobre el origen y razones del operativo, la fuerza que había participado y si había sido grabado o no, como indica la ley, con cámaras GoPro en los cascos de los efectivos.

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, debió aclarar ayer que los carabineros que participaron del operativo sí portaban cámaras, a contramano de lo informado por el general director de Carabineros, Hermes Soto, pero que borraron las grabaciones registradas durante el operativo.

“Se ha podido comprobar que uno de los miembros de la patrulla que acudió a los hechos, que inicialmente había señalado que no tenía ni contaba con cámara de vigilancia, sí tenía, como correspondía al cumplimiento de su deber. Y que la tarjeta de memoria de esa cámara la destruyó. Eso no lo vamos a tolerar”, dijo Chadwick.

Cacerolazos en varias ciudades

En distintos puntos del país se escuchó un fuerte cacerolazo para pedir la renuncia del Chadwick, y el intendente de La Araucanía, Luis Mayol, por el crimen del comunero.

La oposición designó a la diputada socialista Emilia Nuyado, de origen mapuche, para interpelar a Chadwick el próximo miércoles en la Cámara.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios