País, Policiales

Pedirá su sobreseimiento

Fiscal cree que el chico de 13 años que mató al ladrón actúo en legítima defensa

El menor usó la pistola de su padre cuando varios sujetos ingresaron al domicilio con intenciones de robo. Uno de ellos murió. Francisco Álvarez, fiscal de la causa,  dijo hoy que cree que se trató de un caso de legítima defensa y que una vez que finalicen las diligencias de rigor planea pedir el sobreseimiento del menor.


El fiscal Penal Juvenil de Moreno que interviene en la causa en la que un adolescente de 13 años mató de un balazo a un ladrón que asaltaba a su madre en su casa de la localidad bonaerense de Francisco Álvarez, dijo hoy que cree que se trató de un caso de legítima defensa y que una vez que finalicen las diligencias de rigor planea pedir el sobreseimiento del menor.

“Sobre la situación del menor, en este momento la hipótesis de la fiscalía es que fue un homicidio en legitima defensa. La fiscalía entiende que se han dado en el día del hecho, por las constancias que se fueron colectando, una situación clara de legitima defensa”, expresó el fiscal Pedro Marchetti en diálogo con radio La Red.

El funcionario judicial explicó que, como es de rigor en los expedientes judiciales, antes de tomar cualquier decisión debe aguardar el resultado de los peritajes dispuestos para luego solicitar el sobreseimiento del chico, sin perder de vista que además es inimputable porque es menor de 16 años.

“Aún faltan confirmar pericias, por ejemplo, el resultado de autopsia, los cotejos de balas, el barrido electrónico en las manos de las personas, que seguramente van a ir abonando la hipótesis de la fiscalía sobre la legítima defensa. Una vez que esté esto certificado, se va a solicitar el sobreseimiento del menor”, añadió Marchetti.

Fuentes de la pesquisa informaron a Télam que los primeros resultados de la autopsia practicada sobre el cuerpo del delincuente muerto, identificado como Pablo González, indican que recibió un balazo con entrada por el costado de axila derecha, le cruzó un pulmón y el corazón y salió por la espalda, lo que le produjo la muerte en el acto, mientras que un segundo balazo le dio en el chaleco antibalas que llevaba puesto,

Para el lunes, e fiscal Marchetti dispuso que se realicen las pruebas balísticas sobre el arma de fuego calibre 9 milímetro propiedad del padre del adolescente y sobre el revolver 38 tipo lechucero hallado en poder del delincuentes.

Sobre el episodio, el fiscal informó que el hecho “se trató de una entradera, porque la estaban esperando ahí (a la madre del adolescente), han entrado a la casa y el menor, como cualquier otra persona, sin perjuicio de la inimputabilidad, se ha visto en una situación inesperada y ha reaccionado de esa manera, es una total situación de legítima defensa, no de justicia por mano propia”.

Marchetti consideró que el menor se vio en una “situación tremenda para la edad de él y para cualquier persona” y contó que si bien la fiscalía aún no tuvo contacto con el chico, su padre le dijo que “está angustiado y es razonable, ya que ha pasado por una situación de estrés y muy fuerte”.

Finalmente, el funcionario judicial confirmó que los delincuentes en la huida efectuaron un disparo aunque no con intenciones de herir a la familia, sino que “tiraron para el lado contrario y de ahí se dio el rebote de una bala que hirió al otro menor”, de levedad.

Marchetti dijo a la familia se le asignó custodia policial y que esa medida permanecerá vigente “el tiempo que sea necesario”.

Por su parte, la jueza de Garantías del Joven del Departamento Judicial de Moreno, Mirta Guarino, dijo que aguarda la instrucción realizada por el fiscal para resolver la causa, aunque dejó en claro que el adolescente es inimputable y, en esos casos, el Estado renuncia a la posibilidad de sanción penal.

“En algunos casos, los fiscales piden para los no punibles una medida de seguridad, sobre todo cuando son causas especialmente graves y cuando puede haber un indicador que la haga pedir pero no es este el caso, ya que según lo que venimos hablando acá hay una causal de justificación como la legitima defensa, en este caso de la mamá del chico”, manifestó Guarino en diálogo con el canal Todo Noticias.

Y agregó: ” En el episodio hubo incluso otros disparos, uno que pudo haber alcanzado al hermanito, hay bastante para investigar”.

Consultada sobre si en el marco de la causa se investiga la posibilidad de que haya sido algún adulto y no el adolescente quien disparó, jueza dijo: “Estamos esperando una serie de pruebas, pericias en torno a cómo fueron los disparos, seguramente si el fiscal tiene esta apostura de la legítima defensa la va a fundamentar con la prueba. Acá hay un muerto y, mas allá de que haya una justificación, la fiscalía tiene la obligación de determinar la verdad, que es su misión fundamental”.

El episodio sucedió la noche del pasado martes en una casa situada en Tirso de Molina, a dos cuadras de la Autopista del Oeste, en esa localidad del partido de Moreno, cuando una banda de delincuentes interceptó con fines de robo a una productora de seguros en momentos en que entró con su auto al garaje de la vivienda, donde estaban sus hijos de 13 y 11 años.

La mujer fue reducida por la banda y, el mayor de sus hijos, al advertir lo que sucedía, se apoderó de un arma de su padre, con la que disparó y mató a uno de los ladrones, en tanto los restantes escaparon.

Comentarios