Policiales, Región

"Sorete"

Fiscal apeló la condena a 20 años a violador serial de su hija: pide 10 años más de prisión

“Es lo que corresponde”, marcó Juan Carlos Ledesma. Y distinguió que no se trató de un solo abuso que se extendió 13 años, sino de “miles”. La audiencia para tratar la pena al bermudense Enrique Pochón se hará el próximo viernes 3 de septiembre


Especial para El Ciudadano

El fiscal de San Lorenzo Juan Carlos Ledesma apeló la condena a 20 años de cárcel a la que fue sentenciado en abril pasado Enrique Pochón y pidió 10 años más de prisión para el bermudense juzgado por violar durante 13 años a su hija, a quien dejó embarazada.

El pasado 13 de abril, en los Tribunales sanlorencinos, la jueza Griselda Strólogo y los jueces Jesús Rizzardi y Eugenio Romanini habían condenado a 20 años de prisión a Pochón por “abuso sexual gravemente ultrajante, con acceso carnal doblemente agravado y lesiones leves calificadas”. Sin embargo, el fiscal Ledesma había pedido 30 años de cárcel, y apeló el fallo. El próximo 3 de septiembre se realizará la audiencia en la Cámara Penal de Rosario. Allí también se tratará la apelación de la defensa del acusado, que pide reducir la pena.

Sobre su solicitud, el fiscal Ledesma explicó: “Apelé la condena no porque estuviera en desacuerdo con los hechos, sino porque me dieron la razón a mí, le creyeron a Bianca como yo le creí, y dieron por probados todos los hechos tal cual los contó ella”. Y recordó que Bianca “denunció tocamientos” y que “cuando tenía 11 años empezaron los accesos carnales” por parte del padre. “Ella dijo que eso ocurría una vez por semana o varias veces por semana, durante 13 años”.

Para el fiscal, la gravedad de los hechos es tal, que impulsa una condena más alta. Insistió en que al haber condenado a Pochón a 20 años de prisión, el Tribunal demostró que le creyó a la víctima. Y advirtió que no se trató de un solo hecho de abuso sexual extendido en el tiempo, sino que hubo un promedio de más de mil abusos distintos en esos 13 años. “Para mí, por más que 20 años sea una pena importante, eso sería para tres o cuatro hechos de abusos sexuales, pero no para más de 10 años de ese tipo de hechos. Por eso apelé el monto de la pena y pretendo que se le dé más cantidad de años al autor, pido 30 que es lo que solicité en primera instancia”, remarcó Ledesma.

La condena

La voz de Bianca fue fundamental para reconstruir la historia de amenazas, abusos y violaciones que sufrió desde sus 8 años hasta que tuvo 21, cuando fue embarazada por su padre y pudo al fin denunciarlo. Desde ese momento Pochón quedó detenido, la joven tuvo a la bebé al poco tiempo y decidió darla en adopción.

El Tribunal que presidió el juicio escuchó su voz y por eso condenó a Pochón. La jueza Strólogo en su exposición al dar el fallo dijo que “quedó específicamente comprobado el abuso sexual a Bianca” y sobre la cantidad de años que otorgó consideró: “Veinte años de prisión es toda una vida, en estos términos son 7.300 días de prisión, y es casi la edad que tiene Bianca (23), y es casi la edad que tendrá su bebé cuando la condena se cumpla. No es menor 20 años de prisión y esta es la máxima de las penas para los hechos cometidos”.

El fiscal Ledesma aseguró que se trata de “una cuestión de interpretación”, y puntualizó: “La jueza consideró que había un solo abuso sexual extendido 13 años, y yo lo que digo es que son tantos abusos sexuales como violaciones hubo”.

No hay pena que repare

Bianca en su declaración en el juicio dijo que su padre “arrancó a los 8 años y nunca paró” de violarla. Cuando se conoció la condena dijo: “Son 20 años que voy a poder vivir tranquila”. Y, abrazada a su mamá, dijo a la prensa: “Espero que esto sirva para que muchas chicas puedan hablar”.

Ahora, cuando supo que el fiscal que la acompañó en todo el proceso pide una condena mayor expresó: “No creo que haya condena que pueda reparar todo lo que yo viví y todo lo que yo sufrí. Para mí no existen años que me consuelen. Él tendría que tener una condena perpetua y quedarse ahí de por vida”.

“Puede ser que si alguien roba tenga una condena de unos años, que pague el haber robado, porque puede haber sido por necesidad o por lo que sea. Pero quien viola o mata no lo hace por necesidad, lo hace porque es un sorete y se caga en la vida del otro, y lo tiene que pagar con los años que más se pueda ahí adentro”.

Perspectiva de género

La jueza Strólogo se había referido a la perspectiva de género en su fallo: “Entiendo que el Estado no puede estar en cada casa, en cada niña y en cada mujer cuando pasan estas cosas, pero sí entiendo que una vez develado, cuando se visibilizan estas cuestiones, el Estado tiene que hacerse cargo y con una perspectiva de género juzgar este tipo de hechos”.

Tras conocerse su apelación, el fiscal Ledesma consideró: “La cuestión de género no es solamente darle muchos años, es darle la cantidad que corresponde. Porque la víctima dijo que se levantaba y sabía que si la mamá no estaba ese día la podía violar su padre”.

 

Comentarios