El Hincha, Newell's Old Boys

NEWELL’S 1 - Huracán 0

Final feliz: la Lepra ganó y alcanzó a Boca


Película repetida, con un final feliz previsible y no por eso aburre. Newell’s repitió su historia de otros partidos. Fue sólido en defensa, no se desesperó nunca y encontró la victoria con la aparición de uno del tridente mágico. Esta vez fue Nacho Scocco, para definir un partido caliente y hacer trepar a la Lepra a la punta.

Boca ya no está solo. Y si gana y se libera, sabe que Newell’s es un rival que no le va a dar tregua. Sin lucir. No le hace falta. Conoce bien sus virtudes y se siente cómodo con la solidez defensiva. Y en esa seguridad comienza a construir su historia. Porque sabe que en algún momento del partido el guión le da un rol protagónico a Maxi, Nacho o el Gato, sus estrellas. Y casi nunca fallan. Fue Scocco quien de la nada inventó un gol. Y valió tres puntos. Y alcanzar a Boca en la punta. Sí, la Lepra es líder, crease o no.

El partido estuvo caliente. Huracán puso entusiasmo, pero poca jerarquía. Pero peleó siempre y obligó a Newell’s a transpirar más de lo normal. Ahí sobresalió Domínguez, que dejó de ser un actor de reparto y cada día se luce más. Rejuvenecido en su experiencia, aunque suene contradictorio.

Hubo polémica en un penal dudoso por una arriesgada barrida de Moiraghi que tentó a Gamarra para volar en el área. Paleta no compró y la gente explotó. Y casi se suspende la función por amenazas al árbitro. Aunque hubo voluntad y siguió la historia.

Acertó el director (técnico) con el ingreso de Mansilla por Amoroso, repetitivo y cansador en su actuación. Y como sucede casi siempre, la pelicula tuvo un final feliz. Lo liquidó Nacho y lo bancó el equipo entero en un cierre a puro centro del Globo y puro despeje de la Lepra.

Fue victoria, que esta vez significó mucho más que tres puntos. Porque Newell’s ya no está escondido en la tabla. Porque está arriba y ahí es imposible no verlo. Y aunque a muchos la película le aburra, la Lepra no se cansa de repetir la historia y disfrutar del final feliz.

Uno x uno leproso

Pocrnjic (6). Bien parado siempre. En el final descolgó un centro que valía tres puntos.

San Román (5,5). Bien en la marca. Le costó ser preciso en ataque, aunque nunca resignó atacar.

Domínguez (7). Sólido. Se puso la defensa al hombro y bancó cada embate rival. Su nivel crece partido a partido.

Moiraghi (6). Le costó acomodarse con Angulo. Cuando hizo pie no lo pasaron más. Otro que falla poco y nada.

Paz (6). Se cansó de sacar pelotas de arriba. Metió un cierre importante en el final

I. Sills (5). La pide siempre, pero la entrega mal demasiadas veces.

Quignon (4). Desaparecido. La Lepra extrañó su conducción y por eso careció de juego. Tomó malas decisiones con la pelota.

Amoroso (4). Ya no alcanza con correr. Esta vez no lo bancó ni Osella y lo reemplazó en el entretiempo.

Formica (5). No encontró nunca un lugar para jugar cómodo. Se desesperó cuando tuvo la pelota.

Rodríguez (5). Muy lejos del área para aportar su jerarquía en la zona de definición.

Scocco (7). Buscó siempre su chance y al final la encontró y definió el partido.

Mansilla (6). Entendió el partido. Aportó en el juego cuando Newell’s necesitaba ganar y después se paró de doble cinco y cumplió.

Figueroa (-). Socio de Nacho en el gol. Equivocó el camino en dos contragolpes.

Prediger (-). Entró para defender.

http://www.elciudadanoweb.com/osella-gran-resultado-jugando-mal/

Comentarios